Guía visual de por qué sube y baja el precio de las acciones

En los siguientes gráficos se compara la evolución del beneficio por acción con el precio en bolsa de 34 de los 35 valores actuales del IBEX 35, junto con DIA y Técnicas Reunidas, que abandonaron el índice en años recientes. Solo se ha excluido MásMóvil, debido a su breve recorrido histórico.

Para la mayoría de empresas se ha cubierto el período de 2012 a 2019, en cuyo caso se ha utilizado como base para ambas series de datos un índice 100 al 31 de diciembre de 2012. Este procedimiento permite una mejor comparación a nivel visual de las variables. Para algunas empresas se han utilizado períodos más breves en función del tiempo que llevan cotizando en bolsa, o debido a la existencia de datos no comparables.

Los beneficios negativos se han puesto a cero para una mejor representación de los datos. Para Inmobiliaria Colonial y Merlin Properties se ha tenido en cuenta el beneficio recurrente, ya que el beneficio estándar suele incluir revalorizaciones o plusvalías de activos que distorsionan las magnitudes.

En otras empresas se ha tenido en cuenta el beneficio por acción recurrente en algunos años, en particular cuando ha habido amortizaciones aceleradas.

Se puede observar que el precio tiende a evolucionar de forma similar al beneficio por acción, con algunas excepciones, como Ferrovial y algunos bancos. En particular, se observa que el precio suele “acompañar“ al beneficio por acción a lo largo del tiempo. Esto significa que las acciones de una compañía tienden a subir mientras sigan aumentando los beneficios de esta, independientemente de si el precio está caro o barato. Una excepción relevante al respecto es Grifols, cuyo beneficio por acción ha aumentado mucho más que el precio, pero hay que tener en cuenta que en 2012 el ratio PER era de 72, muy superior al valor habitual de esta magnitud, que suele estar entre 10 y 25.

Para Acerinox se ha tenido en cuenta el beneficio por acción recurrente en 2019 (0,651 €) en vez del estándar, que fue negativo.

Aena salió a bolsa en febrero de 2015.

En el caso de ArcelorMittal se ha utilizado una escala logarítmica debido a la presencia de cuatro años con beneficios negativos, lo que distorsiona el gráfico con los parámetros habituales.

Para Cellnex he usado el Flujo de Caja Libre Apalancado Recurrente (FCLAR) por acción, dato proporcionado por la compañía, al tratarse de una empresa de crecimiento. La compañía salió a bolsa en mayo de 2015.

La conjunción de las dos líneas en 2019 indica que desde 2012 el precio de la acción de CIE Automotive aumentó lo mismo que el beneficio por acción. En concreto, el precio se multiplicó por 4 y el beneficio por acción, por 3,9.

En el caso de Inmobiliaria Colonial, el beneficio por acción recurrente es más representativo porque no incluye revalorizaciones de activos ni plusvalías por venta de activos.

Supermercados DIA dejó de cotizar en el IBEX 35 el 24 de diciembre de 2018.

Los beneficios por acción de Endesa de los ejercicios 2014 y 2019 son los recurrentes (0,90 € y 1,47 € respectivamente). En 2014 la eléctrica obtuvo elevadas plusvalías por ventas de activos y en 2019 el beneficio por acción estándar fue de 0,16 € debido a depreciaciones de activos.

Los beneficios por acción de Ferrovial de los años 2018 y 2019 son los recurrentes, proporcionados por la propia compañía. En 2018, el beneficio por acción estándar fue negativo.

El beneficio por acción de IAG de 2018 es el recurrente (1,19 €). El estándar fue de 1,38 €.

Los beneficios por acción de Indra de 2014 y 2015 fueron negativos. Se han puesto a cero.

Para Merlin Properties he tenido en cuenta los Fondos de las Operaciones (FFO) por acción, magnitud que excluye revalorizaciones de activos y plusvalías por ventas de activos.

En 2018 Naturgy contabilizó una depreciación de activos, por lo que se ha usado el beneficio por acción recurrente (1,24 €). El beneficio por acción estándar fue de -2,82 €.

El beneficio por acción de Repsol de 2019 es el recurrente (1,33 €). La magnitud estándar fue de -2,48 € debido a depreciaciones de activos.

Técnicas Reunidas salió del IBEX en junio de 2019, tras haber sido integrante del selectivo desde abril de 2008.

El beneficio por acción de Telefónica de 2019 es el recurrente (0,65 €). El estándar fue de 0,17 € debido a gastos extraordinarios.

 

 

 

 

Los beneficios del IBEX cayeron un 50% en el segundo trimestre

Foto: Erol Ahmed

El 15 de mayo todas las empresas del IBEX 35, salvo Inditex (que tiene el año fiscal acabado en enero), habían publicado sus informes del primer trimestre. Ya podemos, por tanto, hacer una radiografía del impacto de la pandemia en las cuentas de las principales cotizadas españolas.

La caída conjunta de los ingresos operativos (margen bruto en el caso de los bancos) no fue significativa, de un 7,3% respecto al primer trimestre de 2019. Los mayores descensos los sufrieron, como cabía esperar, compañías relacionadas con el transporte y el turismo, o perjudicadas por el desplome precio del petróleo. Pero cinco compañías consiguieron aumentar su cifra de negocio más de un 10%: Cellnex, MásMóvil, Ferrovial, Grifols y Viscofán.

Sin embargo, la suma de los beneficios netos atribuidos cayó un 50,4%, teniendo en cuenta únicamente los positivos. El total fue de 4.746 millones €, frente a los 9.568 millones € del primer trimestre de 2019.

Si se tienen en cuenta los beneficios netos recurrentes en aquellas empresas que informan de esta magnitud, el descenso fue menor, del 24,4%, aunque también destacable. El BBVA, por ejemplo, aunque contabilizó 1.792 millones € en pérdidas, informó de un beneficio recurrente de 292 millones €.

Los mayores números rojos fueron presentados por el BBVA (Banco Bilbao Vizcaya Argentaria), con 1.792 millones €, debido a las provisiones realizadas, ArcelorMittal, con 1.015 millones €, por la caída del precio del acero, y la aerolínea IAG , con 556 millones €, debido a la paralización del transporte aéreo en el mes de marzo. Otras seis sociedades declararon pérdidas. Solo una lo hizo en el primer trimestre de 2019.

Ocho compañías lograron aumentar sus beneficios estándar: Endesa (132%), Grifols (63%), Colonial (39%), Iberdrola (30%), Viscofán (20%), Enagás (15%), Acciona (7%) y CIE Automotive (0,3%). No obstante, salvo para Viscofán y CIE Automotive, estos aumentos se debieron en gran parte a elementos atípicos. En el caso de Endesa, hubo una reversión de provisiones, que si bien se considera beneficio recurrente, no deja de tener carácter extraordinario.

Este trimestre he comentado los resultados de las siguientes compañías:

 

 

 

MásMóvil afianza su crecimiento en el inicio de 2020

MásMóvil fue una de las compañías del IBEX 35 con mayor crecimiento de ingresos en el primer trimestre de 2020 respecto al mismo período de 2019, un 16%. Solo fue superada por Cellnex, que creció un 48%. Ambas operan en el sector de las telecomunicaciones y entraron en el IBEX recientemente: MásMóvil lo hizo en junio de 2019 y Cellnex en junio de 2016.

La compañía afirma que el número de suscriptores móviles de banda ancha y postpago aumentó un 43% y un 18% interanual respectivamente. MásMóvil opera las marcas Lebara, Pepephone y Yoigo, entre otras. 

El resultado neto, en cambio, se mantuvo estable en 20 millones € y el resultado neto ajustado o recurrente descendió de los 37 a los 33 millones €. En términos interanuales (marzo de 2019 a marzo de 2020), el beneficio neto es de 92,9 millones €, igual al del cierre de 2019, mientras que el beneficio recurrente asciende a 150 millones €.

El capital social de la compañía está dividido en 131,7 millones de acciones pero a efectos del cálculo del beneficio por acción hay que incluir 14,3 millones de acciones con efectos dilutivos, debido a la existencia de bonos convertibles, lo que eleva el total a 146 millones de títulos. Por tanto, el beneficio por acción interanual fue de 0,636 € al cierre de marzo (un 38% más que al cierre de marzo de 2019) y de 1,027 € en términos recurrentes (un aumento del 29,5% en términos interanuales).

El resultado neto ajustado o recurrente descarta gastos operativos no recurrentes y otros impactos contables no relacionados con el negocio, como costes de integración o amortización de base de clientes adquirida. Este trimestre los gastos no recurrentes incluyen los derivados de las iniciativas solidarias para dar soporte y ayuda durante la crisis sanitaria (donación de mascarillas, terminales y tarjetas SIM, entre otras).

Al precio actual de 17,6 €, la acción cotiza con un ratio PER (relación precio-beneficio) de 27,7, que se convierte en 17,1 cuando se toma como referencia el beneficio por acción ajustado. La acción es una de las de mejor comportamiento relativo en bolsa este año, al perder un 13,47%, la mitad de lo que se deja el IBEX 35, que es un 28,30% hasta el 18 de mayo. Desde el mínimo anual de 12,20 € del 20 de marzo ha subido un 44%.

A mitad del segundo trimestre (14 de mayo), la compañía ha reiterado sus objetivos para el presente ejercicio y el siguiente a pesar de la irrupción de la pandemia. Es una de las contadas compañías del IBEX que no va a variar sus planes de inversión para 2020. Espera continuar con su plan de desapalancamiento para situar su deuda financiera neta, que actualmente es de 1.845 millones €, en 3,2 veces el beneficio bruto de explotación (EBITDA) ajustado. En marzo de 2019 la deuda neta era de 1.241 millones €, 2,6 veces el EBITDA ajustado.

En febrero de este año adquirió Lyca, operador móvil virtual especializado en prepago, por el que ha pagado 372 millones €, para reforzarse en este segmento. La adquisición se ha financiado con deuda bancaria pero la compañía espera un aumento en el apalancamiento financiero del Grupo de solo 0,2 veces el EBITDA ajustado como consecuencia de la operación, tras tener en cuenta las sinergias aportadas por la nueva marca.

Leer el Informe trimestral de MásMóvil

 

Resultados de Merlin Properties y Colonial: las inmobiliarias ante la crisis

Merlin Properties

La compañía logró mantener sus ingresos en el primer trimestre de 2020 respecto al mismo período de 2019 (131,8 millones € vs. 132,6 millones €) a pesar de que en los últimos 17 días del trimestre ofreció una bonificación del 100% a los locales comerciales que tuvieron que cerrar debido al estado de alarma decretado el 14 de marzo.

El resultado neto cayó un 35,7% pero esta variable no es significativa en el caso de Merlín, ya que suele incluir plusvalías por ventas de inmuebles o revalorizaciones de activos. El resultado recurrente, medido a través de los fondos de las operaciones (FFO), cayó un 5,6%.

En términos interanuales (marzo de 2019 a marzo de 2020), el beneficio por acción estándar fue de 1,154 €, frente a los 1,705 € de marzo de 2019. En cambio, el beneficio por acción recurrente (0,658 €) se mantuvo por encima del de hace un año (0,63 €).

La acción pierde un 45% en 2020 (cerró 2019 a 12,79 €). El mercado anticipa una significativa reducción de los ingresos en el segundo trimestre, ya que tal vez la totalidad del período estará bajo los efectos del estado de alarma. Sin embargo, la compañía afirma que sus ingresos están ampliamente diversificados por categoría de activos, tipología de inquilinos y exposición sectorial, con lo que espera mitigar los efectos del confinamiento. Añade que el 89% de los locales comerciales resultaron afectados, pero que únicamente suponen el 22% de su cartera de activos, mientras que solo el 3,5% de las oficinas ha tenido que cerrar, y estos activos suponen el 47% del total de su cartera patrimonial. Por otro lado, el 73% de los inquilinos de locales comerciales son empresas que cotizan en bolsa o grandes corporaciones privadas y el 95% de los inquilinos de oficinas son grandes corporaciones.

Merlín indica que el valor contable por acción fue de 15,72 € al cierre de marzo de 2020, mientras que en marzo de 2019 fue de 14,94 €. Sin embargo, el valor contable según la metodología de la asociación EPRA (European Public Real Estate), proporcionado por la propia compañía, fue de 7,384 €. La acción cotiza actualmente a 7 €, muy cerca de este valor. El valor neto contable según la EPRA, abreviado como EPRA NAV (estas últimas, siglas de Net Asset Value) considera las propiedades y otras inversiones a su valor justo y solo tiene en cuenta los activos susceptibles de generar valor en una estrategia de inversión inmobiliaria a largo plazo.

La deuda financiera bruta era de 6.380 millones €. Tras descontar 1.277 millones en efectivo y equivalentes de efectivo, se obtiene una deuda neta de 5.103 millones €. Según Merlín, el interés medio de la deuda fue del 1,99% en el primer trimestre.

En la Junta General del 17 de junio propondrá un dividendo complementario de 0,146 € y una devolución de la prima de emisión de 0,176 €, lo que supone un importe combinado de 0,30 €. Ya pagó 0,20 € a cuenta en octubre de 2019, de modo que la remuneración total a cargo de 2019 será de 0,50 €, si se aprueba la propuesta.

La compañía cuenta con un rating crediticio de S&P Global de BBB, que en una escala del 0 al 10 podríamos considerar un 5,5 y que significa calidad crediticia satisfactoria.

Fuente: Merlin Properties

Leer el Informe trimestral de Merlin Properties

Inmobiliaria Colonial

Al igual que Merlin Properties, Inmobiliaria Colonial obtiene la mayoría de sus ingresos recurrentes con el alquiler de propiedad inmueble de tipo comercial y sus clientes son principalmente grandes corporaciones.

Los activos de Colonial están concentrados en Barcelona, Madrid y París. Los nuevos proyectos están íntegramente situados en el centro de estas tres ciudades, con un 50% de su valor en tres proyectos en París. 

El resultado neto del trimestre aumentó un 39% respecto al primer trimestre de 2019, si bien la magnitud más significativa del beneficio recurrente lo hizo un 9% (mientras que el de Merlin cayó un 5,6%). La diferencia entre ambas magnitudes se debe a que el resultado financero mejoró en 6 millones € en el primer caso pero solo 1 millón € en términos recurrentes.

En términos interanuales, el beneficio por acción estándar se sitúa en 1,645 € al cierre de marzo y el beneficio por acción recurrente, en 0,279 €. Al precio actual de 7,35 €, el PER (relación precio-beneficio) estándar es de 4,4 y el PER recurrente (más significativo), de 26,3. En el caso de Merlin Properties, el PER estándar es de 6 mientras que el PER recurrente, de 10,6, sensiblemente inferior al de Colonial.

La acción de Colonial ha caído menos que la de Merlín Properties en lo que llevamos de año (35% vs. 45%). El 15 de mayo había recuperado un 16% respecto del mínimo de 6,35 € del 19 de marzo. Merlin, en cambio, solo ha recuperado un 4% en relación al mínimo de 6,70 € del día 23.

Colonial tiene un menor endeudamiento relativo (medido por el Loan To Value o deuda en relación al valor de los activos): un 36% vs. el 40,1% de Merlin.

El rating crediticio de la compañía es BBB+, según la escala de S&P Global, un grado por encima del de Merlin.

Colonial no ha actualizado su valor contable segun la metodología EPRA (EPRA NAV), como sí lo ha hecho Merlín. En 2019 esta magnitud fue de 11,46 €, una mejora sustancial respecto a los 10,03 € de 2018. Así, mientras la acción de Merlin Properties cotiza a un valor muy cercano al de su EPRA NAV, Colonial cotiza un 35% por debajo de esa referencia.

La compañía afirma que la liquidez que tiene disponible de 2.000 millones € cubre todos los vencimientos de deuda hasta el año 2023, si bien hay que tener en cuenta que únicamente 500 millones € son efectivo en caja.

En estos momentos, la tasa de ocupación de las propiedades del grupo en todos los usos (oficinas, comercial y logístico) es del 98%. Pero Colonial señala que los resultados del primer trimestre no reflejan todavía el impacto de la crisis generada por la pandemia. Indica que la tasa de impago de las rentas se situó en solo el 1% en abril pero que podría empeorar en los meses siguientes. Las negociaciones de aplazamientos o bonificación de rentas alcanza actualmente al 2% de los resultados pero Colonial estima, de momento, que podría llegar impactar un máximo del 6% en los resultados del conjunto del ejercicio.

La compañía tomará una decisión sobre el dividendo en la próxima Junta General, que el año pasado se celebró a mediados de junio. Con cargo a 2019 repartió 0,20 € por acción.

Fuente: Inmobiliaria Colonial

Leer el Informe trimestral de Inmobiliaria Colonial

 

La pandemia trunca la exitosa trayectoria de Amadeus

Amadeus, uno de los valores con mejor trayectoria de la bolsa española en los últimos años, frenó en seco su positiva progresión en el primer trimestre de 2020, debido a su elevada dependencia del tráfico aéreo. Aunque el estado de alarma en España se decretó el 13 de marzo, la compañía empezó a notar los efectos de la pandemia a mediados de febrero.

Los datos ofrecidos por la compañía en su informe de resultados dan idea del impacto que la restricción a la libertad de movimientos ha tenido en las cuentas: el número de reservas de agencias de viajes cayó un 47,7%, los ingresos descendieron un 27,3% y el beneficio neto bajó un 62,1%.

No obstante, el flujo de caja libre (flujo de caja menos inversiones en activos fijos) mejoró un 3% respecto al primer trimestre de 2019, hasta los 289,8 millones €.

La compañía reaccionó rápidamente a la nueva situación y fue la primera del IBEX en cancelar su dividendo complementario, que estaba previsto para junio. Con esta medida consiguió retener unos 319 millones €. Puso en marcha un plan de reducción de costes fijos y de inversiones en inmovilizado por valor de 300 millones €. También modificó su programa de recompra de acciones propias que había aprobado en febrero, de un máximo inicial de 72 millones € a 28 millones €.

El beneficio neto fue de 117,8 millones €, mientras que en el primer trimestre de 2019 fue de 298,5 millones € (este último dato ha sido revisado a la baja, pues en su día se informó de 311,2 millones €). En términos interanuales (marzo de 2019 a marzo de 2020), el beneficio neto fue de 919,7 millones €, lo que supone un beneficio por acción de 2,133 €.

Amadeus ofrece una medida complementaria del beneficio neto, el beneficio ajustado, que descarta partidas no recurrentes, como las depreciaciones de activos. Esta magnitud fue de 141,8 millones, un 57% menos que los 333,8 millones € del primer trimestre de 2019. En términos acumulados, el beneficio ajustado fue de 1.077,3 millones € o 2,498 € por acción.

La deuda financiera neta al 31 de marzo de 2020 era de 2.779,6 millones €, prácticamente la misma cantidad que en marzo de 2019. Supone 1,39 veces el beneficio bruto de explotación de los últimos doce meses, un bajo endeudamiento en términos relativos. Tal como reconoce la compañía, la definición de deuda financiera no es la estándar, pues está ajustada por las comisiones de financiación diferidas, los intereses devengados y los ajustes de valor razonable de un préstamo del BEI (Banco Europeo de Inversiones). Según la definición habitual, la deuda financiera neta fue 3.030,5 millones €.

El 3 de abril de 2020, Amadeus anunció una ampliación de capital de 19.230.769 acciones a un precio de 39 €, lo que ha supuesto un aumento de recursos propios de 750 millones €. De esta cantidad, el aumento de capital es de 192.307 € (ya que el valor nominal de la acción es de 0,01 €) y el aumento de reservas por prima de emisión es de 749,8 millones € (al ser la prima de emisión de 38,99 €). Por tanto, el capital social está formado ahora por 450.499.205 acciones.

El mismo día, emitió obligaciones convertibles en acciones por valor de otros 750 millones €, con un interés del 1,5% anual y vencimiento a cinco años (abril de 2025). El precio de conversión inicial es de 54,60 €, mientras que ahora la acción cotiza a 37,4 €. Amadeus habrá de computar cada año, hasta el vencimiento, un determinado número de acciones con efectos potencialmente dilutivos, que habrá que sumar a las acciones del capital social a efectos de determinar el beneficio por acción y el valor contable. No necesariamente todas las obligaciones serán convertidas en acciones, ya que la compañía tiene la potestad de amortizar anticipadamente los títulos.

Fuente: Amadeus, informe de resultados

Leer el Informe de resultados de Amadeus

 

 

Los resultados de ArcelorMittal en el primer trimestre de 2020

ArcelorMittal incurrió en pérdidas por cuarto trimestre consecutivo. Además, el beneficio neto ajustado también entró en terreno negativo. La empresa define el beneficio neto ajustado como el beneficio neto informado menos depreciaciones de activos y partidas extraordinarias.

ArcelorMttal comenta que el beneficio operativo estaba mejorando a principios de año pero admite un deterioro significativo del mercado del acero debido a las medidas de emergencia tomadas por los gobiernos para combatir la pandemia del COVID-19. La compañía ha emprendido una drástica reducción de costes para responder a “niveles de uso de la capacidad excepcionalmente bajos“, hasta el punto que espera recortar los costes fijos en el segundo trimestre entre un 25% y un 30%.

La compañía ha realizado unos cargos excepcionales de 457 millones de dólares (414 millones €) en el primer trimestre derivados del impacto de la pandemia sobre el precio del acero.

El beneficio por acción de doce meses hasta marzo de 2020 es de -3,538 €, aplicando el tipo de cambio euro-dólar del 31 de marzo. El beneficio por acción interanual es de -0,74 €.

ArcelorMIttal informa del beneficio neto ajustado por trimestres desde 2019. Para 2018 solo disponemos del dato anual.

La tabla siguiente recoge ambos tipos de beneficio en los últimos cinco trimestres, en millones de dólares.

Fuente: ArcelorMittal.

El patrimonio neto atribuido a los accionistas fue de 34.249 millones de dólares en marzo de 2020, una reducción significativa respecto a los 42.286 millones de dólares de marzo de 2019. En euros, dicha variable asciende a 31.050 millones, lo que da un valor contable de 30,38 €, el triple del precio al que cotizan actualmente las acciones (10,4 €). Hace un año (30 de abril de 2019), el valor contable era de 36,85 € y la acción cotizaba a 19,35 €.

ArcelorMittal ha decidido cancelar el dividendo con cargo a 2019, por lo que no remunerará a sus accionistas a lo largo de 2020. Esperará a la normalización del entorno operativo para revisar su política de dividendos.

A pesar de la situación de crisis, mantiene su objetivo de bajar su deuda financiera neta a los 7.000 millones de dólares en el corto plazo. Actualmente esta variable asciende a 9.499 millones de dólares, frente a los 11.159 millones de dólares de marzo de 2019.

La compañía está domiciliada en Luxemburgo pero cotiza en la bolsa española. Ocupa el decimoquinto lugar por capitalización aunque pondera un 0,57% debido a los coefcientes de corrección por capital flotante.

Ver Las condiciones y el impacto de la ampliación de capital de ArcelorMittal de mayo de 2020

Leer el Informe de Resultados (en dólares) de ArcelorMittal

 

Los resultados de Telefónica en el primer trimestre de 2020

Resultados del primer trimestre de 2020

Telefónica ha reconocido que la crisis del Covid-19 ha tenido un impacto significativo en sus balances debido a la menor actividad por roaming, prepago y tráfico de empresas, que no se ha visto compensada por el mayor uso de datos a nivel doméstico.

La caída de ingresos respecto al primer trimestre de 2019 fue moderada, de un 5,1%. En términos orgánicos (sin ventas de activos y a tipos de cambio constantes) la reducción fue menor aún, de un 1,3%. SIn embargo, el beneficio neto se redujo un 56%, hasta los 406 millones €. El beneficio recurrente (subyacente en la terminología de la empresa) fue de 619 millones €, un 30,1% inferior. El beneficio subyacente excluye las pluvalías por ventas de activos y los gastos de reestructuración, entre otras partidas atípicas.

En el período de doce meses del 31 de marzo de 2019 al 31 de marzo de 2020, el beneficio neto fue de 621,8 millones € pero en términos subyacentes fue de 3.448 millones €. A estos importes hay que deducir 282 millones € que se imputan a los titulares de “otros instrumentos de patrimonio“, o sea a titulares de deuda subordinada que computa como patrimonio neto debido a la baja exigibilidad de la misma. Por tanto, el beneficio neto atribuido a los accionistas de Telefónica fue de 339,8 millones € (3.166 millones € en términos subyacentes).

Dado que el capital social está compuesto por 5.192,1 millones de títulos, el beneficio por acción interanual es de 0,065 € y el beneficio por acción interanual subyacente, de 0,610 €. Al precio actual de 4,3 €, la acción cotiza con un ratio PER (precio dividido por el beneficio por acción) recurrente de 7 veces.

La tabla siguiente indica la evolución del beneficio por acción interanual de Telefónica desde marzo de 2017 y del beneficio por acción subyacente desde diciembre de 2018.

La compañía afirma que su deuda financiera neta se ha reducido un 5,3% en términos interanuales y al cierre de marzo ascendía a 38.223 millones €. Sin embargo, este dato no incluye arrendamientos financieros. Al incluir estos, la deuda financiera neta asciende a 44.754 millones €, una ligera reducción respecto a los 45.123 millones € del cierre de 2019.

Los intereses disminuyeron un 1%, hasta los 666 millones €. No obstante, los gastos financieros netos (gastos financieros menos ingresos financieros) se han incrementado ligeramente hasta los 428 millones € (411millones € en el primer trimestre de 2019). Según la compañía, el coste de la deuda en los últimos doce meses fue del 3,37%.

Invertia informa de que Telefónica destinará a reducir su deuda la totalidad de los 6.500 millones € que prevé recibir tras la fusión de O2 y Virgin en el Reino Unido

Dividendo de 2020 y 2021

Telefónica ha reiterado que pagará el complementario de 2019 el próximo mes de junio por 0,20 € a través de la modalidad de dividendo flexible voluntario (es decir, con la posibilidad de recibir la remuneración en acciones). El dividendo total a cargo de 2019 habrá sido de 0,40 €, pues en diciembre de 2019 pagó 0,20 € a cuenta.

En tanto que el beneficio por acción del ejercicio 2019 fue de 0,166 € y el dividendo de ese año será de 0,40 €, algo más de la mitad del dividendo se pagará a cargo de reservas.

La compañía confía en la flexibilidad y resistencia de su modelo de negocio en el contexto actual de crisis y en la solidez que le otorga una elevada posición de liquidez. De aquí que también haya confirmado que el dividendo para el ejercicio 2020 será de otros 0,40 €. De este importe, propondrá a la Junta General que el primer tramo, a pagar en diciembre de 2020, sea bajo la modalidad de dividendo flexible voluntario. El segundo tramo, o dividendo complementario, a abonar en junio de 2021, sería en efectivo.

Fuente: Telefónica, Resultados enero-marzo 2020

Leer el Informe de resultados publicado por Telefónica

 

Los resultados de Endesa en el primer trimestre de 2020

Endesa es otra de las compañías de la bolsa española que mejor está resistiendo la crisis actual.

A pesar de que en el primer trimestre de 2020 la demanda de energía cayó un 3% en relación al primer trimestre de 2019, los ingresos disminuyeron un 0,3%. En cambio, el beneficio neto fue de 844 millones €, un 132% superior. El resultado ordinario neto fue de 831 millones €. Endesa define como “resultado ordinario neto“ o beneficio recurrente la diferencia entre el resultado neto de la sociedad dominante (o sea, de los accionistas de Endesa) menos las plusvalías netas en ventas de activos no financieros (cuando son superiores a 10 millones de euros) y menos las pérdidas netas por deterioro de activos no financieros (superiores a 10 millones de euros). 

De hecho, el significativo aumento del beneficio se debió en buena parte a una reversión de provisiones por reestructuración de plantilla por un importe de 356 millones €, con un impacto neto de 267 millones €. Una reversión de provisiones tiene lugar cuando en un momento anterior se llevó a cabo una provisión para cubrir un riesgo que resultó ser excesiva una vez materializado ese riesgo. En realidad, se trata de una partida no recurrente en tanto que tiene carácter extraordinario. Sin embargo, si el exceso de provisión realizado en su día fue contabilizado como gasto ordinario, es lógico que la reversión sea considerada ingreso ordinario.

En el ejercicio 2019, el beneficio neto de Endesa fue solo de 171 millones € pero de 1.562 millones € en términos recurrentes. La eléctrica registró un deterioro neto de activos por valor de 1.409 millones de euros correspondiente a la totalidad del valor neto contable de los activos de generación térmica peninsular de carbón (1.105 millones €) y a las Unidades Generadoras de Efectivo (UGEs) de los Territorios No Peninsulares (304 millones €).

En términos interanuales (de marzo de 2019 a marzo de 2020), el resultado neto asciende a 652 millones € y el resultado ordinario neto, a 2.030 millones €. El beneficio por acción estándar es de 0,616 € y el recurrente, de 1,917 €.  Supone un crecimiento significativo respecto a los datos de 0,16 € y 1,48 € respectivamente del ejercicio 2019. Al precio actual de 20,5 €, el ratio PER (precio dividido por el beneficio por acción) es de 13,9 veces (teniendo en cuenta el BPA recurrente).

Endesa mantendrá un porcentaje de distribución del beneficio (payout) del 100% en 2019 y 2020. En 2019, el beneficio por acción fue de 1,475 €, de modo que el dividendo será de ese mismo importe, superior al inicialmente previsto de 1,40 €. El 30 de diciembre de 2019 descontó 0,70 € a cuenta y el complementario propuesto por la compañía es de 0,775 €, a pagar en junio o julio de 2020.

A cargo del presente ejercicio prevé pagar 1,60 €, de modo que en diciembre de 2020 el pago a cuenta podría ser de unos 0,80 €.

Así, el dividendo total de aquí a final de año podría ascender a unos 1,575 € brutos (1,275 € netos). Al precio actual, el rendimiento por dividendo es del 7,7% bruto y 6,2% neto.

Endesa ha comunicado que a cargo de los ejercicios 2021 y 2022 el payout será del 80% y del 70% respectivamente. La base a la hora de aplicar dicho payout será el resultado ordinario neto. Si, por ejemplo, en 2021 el beneficio por acción estándar fuera de 2 € y el recurrente (u ordinario) fuera de 2,20 €, el dividendo a cargo de 2021 sería de 1,76 € (el 80% de 2,20 €).

Ver Las nuevas perspectivas de beneficios y dividendos de Endesa para 2020-2022

La deuda financiera neta de Endesa era de 7.376 millones € al 31 de marzo de 2020, mientras que el patrimonio neto atribuido a los accionistas ascendía a 8.591 millones €, lo que da un apalancamiento financiero (el cociente entre ambas magnitudes) del 84%, un porcentaje moderado. El ratio de endeudamiento (deuda financiera neta dividida por la suma del patrimonio neto total y de la deuda financiera neta) era del 45,7%.

El valor contable de la acción es de 8,114 € al cierre del primer trimestre.

Fuente: Endesa, Informe de gestión consolidado

Leer el Informe de gestión consolidado de Endesa

 

Los resultados de CIE Automotive en el primer trimestre de 2020

CIE Automotive aumentó sus ingresos un 1,2% en el primer trimestre de 2020 respecto al mismo período de 2019, a pesar del fuerte impacto de la crisis sanitaria en la industria del automóvil.

La compañía afirma que sigue ganando cuota de mercado frente a sus competidores. En este sentido, un dato elocuente es el crecimiento de las ventas a tipo de cambio constante de CIE (1,8%) en relación a la caída del 24,4% del mercado global de automoción. La diferencia fue especialmente significativa en China, donde CIE creció un 112,3% mientras que el mercado cayó un 49%.

El beneficio neto fue de 72,8 millones €, un 0,2% más. El beneficio neto acumulado entre marzo de 2019 y marzo de 2020 fue de 287,6 millones €, lo que supone un beneficio por acción interanual de 2,23 €, el mismo que en diciembre de 2019 pero un 13,8% superior al de marzo de 2019.

La tabla siguiente indica la evolución del beneficio por acción interanual al cierre de cada trimestre desde 2018:

Al precio actual de 16 €, el ratio PER (relación precio-beneficio) de la acción es de únicamente 7,1 veces, muy bajo para una empresa de crecimiento como CIE.

La compañía obtiene el 31% de sus ingresos en Europa, el 28% en Norteamércia y el 20,6% en India y China. Pero la región que más aporta a su beneficio operativo, y también la más rentable, es Norteamérica, con un margen operativo del 17,7% (mientras que en Europa dicho margen es del 12,1% y en Asia, del 10,5%.

La deuda financiera neta fue de 1.678,2 millones €, lo que supone un razonable ratio de 2,7 veces el EBITDA (beneficio operativo más amortizaciones).

CIE se muestra confiada en sus perspectivas para este año gracias a la mejora de su posición competitiva, a la diversificación de su mercado, a un modelo de gestión flexible que se adapta a las variaciones de la demanda, así como a la gestión local de sus filiales, que compensa los problemas actuales de movilidad.

Leer el Informe de resultados de CIE Automotive

 

 

Los resultados de Iberdrola en el primer trimestre de 2020

 

Resultados de Iberdrola en el primer trimestre de 2020

La compañía ha informado de un beneficio neto en el primer trimestre de 1.257 millones €, un 30,4% más que el mismo período del año anterior. Este importe incluye extraordinarios por la venta de Siemens-Gamesa (484,5 millones €) y algunos ajustes negativos, entre ellos 16,7 millones € por el COVID-19, lo que indica un escaso impacto de la pandemia en la cuenta de resultados.

El 5 de febrero de 2020, Iberdrola vendió a la alemana Siemens la totalidad de su participación del 8,07% en Siemens-Gamesa a 20 € por acción (mientras que actualmente esta cotiza a 13,8 €). El importe de la transacción fue de 1.099,5 millones €.

El beneficio neto interanual (de marzo de 2019 a marzo de 2020) asciende a 3.699,4 millones €. Implica un beneficio por acción de 0,573 €, un 18,8% más que en marzo de 2019 y un 7,5% más que los 0,533 € del ejercicio 2019.

En términos ajustados, el beneficio neto trimestral fue de 968,1 millones €, un 5,3% más. El acumulado en los últimos doce meses fue de 3.255,9 millones de euros, lo que supone un beneficio por acción ajustado de 0,505 €, similar al del ejercicio 2019 (0,504 €). Al precio actual de 9,3 €, la relación precio-beneficio de la acción (ratio PER) es de 18,4.

Iberdrola informa de una deuda financiera neta de 38.065 millones €, 1.363 millones más que en marzo de 2019. El aumento se debe a un incremento del 24% de las inversiones brutas (1.728 millones € en el trimestre), el 91% de las cuales se concentró en los negocios de redes y de energías renovables. La deuda financiera neta supone 3,7 veces el EBITDA (beneficio operativo más amortizaciones) ajustado.

El coste de la deuda es relativamente elevado (3,87% calculado como el cociente entre los gastos financieros y la deuda financiera bruta en 2019), en comparación con el 2,87% de Endesa, el 2,58% de Enagás y el 2,19% de Red Eléctrica. No obstante, la proporción del beneficio operativo que se destinó al pago de la deuda fue de un razonable 19,45% en 2019.

Dividendo de Iberdrola a cargo de 2019

Iberdrola pagará un dividendo de 0,40 € a cargo de 2019, un 14% más que los 0,351 € abonados a cargo de 2019. Este importe es también superior a los 0,36 € de dividendo mínimo que la eléctrica había anunciado en el Plan Estratégico presentado en febrero del año pasado.

Ver Dividendos de Iberdrola previstos para 2019-2022

De dichos 0,40 €, la compañía abonó 0,168 € a cuenta en enero de 2020, de modo que el complementario será de 0,232 € en junio o julio de 2020. Al precio actual de 9,3 €, el rendimiento por dividendo es del 4,3%.

Iberdrola ha propuesto repartir entre el 65% y el 75% del beneficio neto consolidado. El beneficio por acción de 2019 fue de 0,533 €, por lo que el pay-out de 2019 está en el máximo de esa banda.

Fuente: Iberdrola, presentación de resultados del primer trimestre de 2020

 

 

Viscofán, el valor más destacado del IBEX en 2020

Viscofán está siendo el valor más destacado del IBEX 35 en los primeros meses de 2020. Tras haber resistido la crisis bursátil mucho mejor que el resto, a día de hoy acumula una revalorización del 24%, mientras que el selectivo cae un 29%.

La compañía se ha visto favorecida de pertenecer a un sector considerado esencial, ya que fabrica envolturas para alimentos, con especial enfoque en la seguridad alimentaria, y de hallarse a pleno rendimiento.

A pesar de no estar entre las preferencias de los analistas, el mercado descontaba un importante crecimiento de resultados. En efecto, el beneficio neto del primer trimestre creció un 20,3% en relación al mismo período del año pasado (27,4 millones € vs. 22,8 millones €). El aumento del beneficio operativo (mejor indicador de la evolución de un negocio) fue igualmente destacable, un 18,7%.

En términos interanuales (de marzo de 2019 a marzo de 2020), el resultado neto disminuye un 4,1%, al pasar de 114,9 millones € a 110,2 millones €. Para el conjunto del ejercicio, la compañía anunció en febrero un resultado neto de 112-115 millones de euros (beneficio por acción entre 2,41 € y 2,47 €), entre un 6% y un 9% más que en 2019. Por tanto, el objetivo parece fácilmente asolible.

Aunque el crecimiento interanual todavía es negativo, el mercado valora que Viscofán haya confirmado su previsión de mantener el ritmo de crecimiento que anunció en la presentación de los resultados de 2019. En ese momento indicó que esperaba un flujo de caja libre de 215-220 millones de euros para 2020, un 15% más que en 2019. El flujo de caja libre es la diferencia entre el flujo de caja y las inversiones. Un aspecto a destacar en este sentido es que la compañía necesita invertir cada vez menos para mantener su nivel operativo: si en 2016-2017 las inversiones fueron de 87 y 107 millones de euros, en los útlimos tres años estas han sido de 72, 62 y 54 millones de euros respectivamente.

El beneficio por acción de 12 meses a marzo de 2020 es de 2,37 €, un 4,4% más que los 2,27 € al cierre de 2019. Al precio actual de 58 €, la acción cotiza con un ratio PER de 24,4.

La compañía informa que la deuda bancaria neta (las deudas con entidades de crédito menos el efectivo) disminuyó de los 42,5 millones de euros en diciembre de 2019 a los 28,9 millones de euros en marzo de 2020. Los gastos financieros cayeron notablemente, de los 487 millones € del primer trimestre de 2019 a los 364 millones € del trimestre actual.

Fuente: Viscofán, Nota de resultados primer trimestre 2020

Los resultados de Grifols en el primer trimestre de 2020

Grifols es uno de los tres valores, junto con Viscofán y Cellnex, del IBEX que están en positivo en 2020. Al precio de 32 €, sube un 2%, mientras que el índice se deja cerca de un 29%.

De hecho, la compañía está plenamente operativa en las actuales circunstancias derivadas de la pandemia. Está llevando a cabo diversas investigaciones para tratar la enfermedad del COVID-19, como una inmunoglobulina hiperinmune anti-SARS-CoV-2, y está desarrollando una prueba diagnóstica de alta sensibilidad para detectar dicho virus.

En este contexto adverso para la mayoría de empresas, los resultados de Grifols evolucionan de modo positivo. En el primer trimestre de 2020, los ingresos aumentaron un 11,8% y el beneficio de explotación un 18,4%. El beneficio neto creció un 63%, aunque la variable más significativa en este sentido es el beneficio neto ajustado, que aumentó un 8%. El fuerte crecimiento del beneficio neto estándar se debió principalmente a una disminución de gastos financieros de 21 millones de euros, en virtud de la refinanciación de la deuda llevada a cabo en noviembre de 2019, y a un impacto positivo no recurrente de 56,5 millones de euros por la revalorización contable del cierre de la operación con Shanghai RAAS. 

El beneficio neto ajustado excluye partidas no recurrentes, de modo que ofrece una visión más realista del beneficio sostenible a largo plazo. Normalmente, las cifras de esta variable se encuentran bastante por encima del beneficio neto no ajustado. Sin embargo, a marzo de 2020 el beneficio neto interanual (31 de marzo de 2019 a 31 de marzo de 2020), que fue de 697,14 millones €, se ha acercado mucho al beneficio neto ajustado (723,20 millones €).

El beneficio por acción interanual es de 1,014 € sin ajustar y de 1,0518 € ajustado. A un precio de 32 €, el ratio PER (precio dividido por el beneficio por acción) de los títulos se encuentra por encima de 30. En el ejercicio 2019, el beneficio por acción no ajustado fue de 0,91 € y el ajustado, de 1,045 €.

Ver Beneficios por acción estándar y recurrentes de las compañías del IBEX.

A cargo de 2018, Grifols repartió un dividendo de 0,345 € (0,20 € en noviembre de 2018 y 0,145 € en junio de 2019). A cargo de 2019 ha repartido 0,20 € a cuenta en diciembre de 2019. En la presentación de resultados del primer trimestre no se hace referencia al pago del complementario, de modo que cabe esperar que la decisión se anuncie en las próximas semanas.

La deuda financiera neta, según datos de la empresa, fue de 5.803,6 millones de euros al cierre del trimestre, lo que equivale a 4,12 el EBITDA (beneficio operativo más amortizaciones). El coste medio de la deuda financiera fue relativamente elevado en 2019 (5,05% si lo calculamos como el cociente entre gastos financieros y deuda financiera bruta media). No obstante, la proporción del beneficio operativo que se destinó al pago de la deuda fue de un asumible 20,2%.

El cuadro siguiente recoge la cuenta de resultados del primer trimestre de 2020.

Fuente: Grifols, Resultados primer trimestre 2020