Indice “Miedo y Avaricia“

El Fear & Greed Index (FGI), Indice Miedo y Avaricia, que calcula el canal de noticias CNN tenía un valor de solo 2 puntos sobre 100 el 24 de diciembre de 2018, con el S&P 500 a 2.351,10 puntos, un 20% por debajo del máximo anual de 2018, que fue de 2.930,75 puntos el 20 de septiembre.  Los inversores de la bolsa de Nueva York se encontraban dominados por un miedo extremo desde al menos un mes antes a dicha fecha.

El 21 de enero de 2019 este índice mostraba por primera vez en varios meses una lectura neutral. El 20 de febrero, con el S&P 500 a 2.784,7 puntos, el FGI daba una lectura de “greed“ (avaricia).

Desde el 24 de diciembre de 2018, cuando el FGI estaba a 2 puntos (miedo extremo), hasta el 20 de febrero de 2019, con el FGI a 70 puntos, la revalorización del S&P 500 fue del 18,4% (de 2.351,10 a 2.784,70 puntos).

El S&P 500 alcanzó un máximo anual de 2.945,83 puntos el 30 de abril de 2019. Entonces el valor del FGI era de unos 60 puntos. Supone una ganancia del 25,3% desde el mínimo de diciembre de 2018.

La reanudación de las tensiones comerciales entre Estados Unidos y China a partir de mayo ha provocado una corrección que el 9 de mayo alcanzaba el 3,5%. La lectura del FGI de ese día daba un valor de 34, lo que indica miedo en el mercado. La imagen siguiente ha sido obtenida de money.cnn.com.

El Fear & Greed Index (FGI) puede variar entre 0 y 100. Cuanto más cerca de 100, más “avaricioso“ es el comportamiento de los inversores, según la interpretación de los creadores del índice. En cambio, cuanto más cerca de 0, más miedo hay en el mercado. Una puntuación de 10 o menos se considera “miedo extremo“.

El FGI se construye a partir de la media de siete indicadores, que a su vez tienen una puntuación entre 0 y 100 en la misma escala de miedo-avaricia. Estos indicadores son:

Momentum del S&P 500: Valor del índice S&P 500 en relación con su media móvil de 125 días.

Fortaleza del mercado: Compara el número de acciones que alcanzan máximos de 52 semanas con el número de los que alcanzan mínimos de 52 semanas en la Bolsa de Nueva York.

Profundidad de las variaciones de precios: Comparara el volumen negociado en acciones alcistas con el volumen negociado en acciones bajistas.

Opciones put y call: Compara el volumen de negociación de opciones de compra (alcistas) con el de opciones de venta (bajistas).

Demanda de bonos basura: Diferencia entre los rendimientos de la deuda con grado de inversión respecto a los rendimientos de la deuda basura.

Volatilidad del mercado: Se toma como referencia el índice VIX (Indice de Volatilidad del mercado de opciones de Chicago).

Demanda de activos refugio: Diferencia entre el rendimiento de las acciones y el de la deuda del Tesoro de Estados Unidos.

Algunos inversores contrarian consideran que una puntuación elevada del Fear & Greed Index (FGI) anticipa una corrección del mercado mientras que una puntuación muy baja (miedo o miedo extremo) anticipa una recuperación del mercado. No es posible confirmar con precisión esta tesis porque no hay datos históricos (al menos no los he encontrado) sobre los valores del FGI. La CNN solo proporciona un gráfico de la evolución del índice para un período de tres años. He obtenido dos gráficos de períodos anteriores de la página Seeking Alpha, que reproduzco a continuación, junto con el más reciente obtenido de la CNN:

Período: Mediados de 2011 a mediados de 2013

Período: Mediados de 2013 a mediados de 2016

Período: Mediados de 2016 a diciembre de 2018 

Se observa que según el FGI, el estado de ánimo de los inversores fluctúa con unos patrones bastante recurrentes y que cada año alcanza momentos de miedo o miedo extremo.

A grandes rasgos, se constata que una puntuación elevada del FGI tiende a anticipar, efectivamente, una corrección, aunque con frecuencia esta es brusca pero breve. En cambio, una puntuación muy baja tiende a predecir una recuperación. Sin embargo, en ocasiones después de una breve reacción al alza hay una recaída y en otras, la recuperación puede tardar varios meses en producirse.

Por ejemplo, en torno a marzo de 2011 el FGI alcanzó los 20 puntos, el S&P 500 se recuperó algo hasta junio pero en julio-agosto cayó un 17%. Praa entonces, la lectura del FGI era de miedo extremo. El mínimo se alcanzó a principios de octubre, pero a continuación el S&P subió un 17% en unas semanas.

Alrededor de abril de 2012, una lectura de unos 20 puntos del FGI anticipó una corrección del 10% hasta principios de junio, y no una recuperación. En la corrección se alcanzó una puntuación de miedo extremo y a continuación sí tuvo lugar una alza significativa: casi un 15% hasta septiembre.

En cambio, los 20 puntos alcanzados a mediados de 2013 y principios de 2014 no anticiparon caídas importantes. Hacia octubre de 2014 hubo una lectura de miedo extremo y el S&P 500 subió cerca de un 15% hasta mayo de 2015.

En agosto de 2015 se dio una nueva lectura de miedo extremo. A continuación hubo una recuperación del 9% hasta noviembre pero en febrero de 2016 el S&P 500 se situó algo por debajo del nivel de agosto de 2015. En febrero de 2016 la lectura fue nuevamente de miedo extremo y en esta ocasión sí que hubo una fuerte alza del 17% hasta agosto. Tras una corrección de en torno al 5% en octubre, las subidas prosiguieron sin correcciones importantes hasta enero de 2018.

En enero y marzo de 2018 se volvieron a alcanzar niveles de miedo extremo. A continuación el S&P 500 subió un 13% hasta septiembre desde los mínimos de marzo pero actualmente (diciembre de 2018) está en mínimos anuales.

Vemos que en general las lecturas de miedo extremo del FGI tienden a anticipar fuertes recuperaciones pero que en ocasiones estas pueden ser la antesala de nuevas caídas. 

Ver Previsiones de los analistas sobre la bolsa de Nueva York