Las empresas con mayor volumen de beneficios, las más vulnerables a la crisis

Las diez compañías del IBEX con mayor volumen de beneficios en 2019, salvo Iberdrola, perdieron más de un 25% en bolsa en el primer cuatrimestre del año. La pérdida media de este grupo, incluyendo dividendos, fue del 34,18%. 

En cambio, las diez compañías con menores resultados perdieron de media un 17,66%, la mitad que el grupo anterior. Las quince empresas en el grupo intermedio tuvieron una rentabilidad media negativa del 25,52%, prácticamente igual que la media de los 35 valores del índice.

Se da la circunstancia, por tanto, de que las compañías con más beneficios están siendo las más vulnerables ante la crisis generada por la pandemia, puesto que son las que más salen perdiendo ante la brusca caída de la actividad económica.

Entre los valores más perjudicados están los tres grandes bancos y las tres grandes compañías relacionadas con el transporte aéreo: IAG, Aena y Amadeus. La banca ha debido realizar fuertes provisiones en el primer trimestre del año. El Santander, por ejemplo, ha informado de un beneficio neto de 331 millones € en los tres primeros meses del año, frente a los 1.840 millones del mismo período de 2019.

Entre los valores con menor volumen de beneficios, o incluso resultados negativos, encontramos los dos grandes ganadores de este año: Viscofán y Cellnex, que se apuntaron un 24% en el período considerado.

No parece, pues, buena estrategia comprar acciones de las compañías con mayores beneficios en términos absolutos.

 

Los resultados de Grifols en el primer trimestre de 2020

Grifols es uno de los tres valores, junto con Viscofán y Cellnex, del IBEX que están en positivo en 2020. Al precio de 32 €, sube un 2%, mientras que el índice se deja cerca de un 29%.

De hecho, la compañía está plenamente operativa en las actuales circunstancias derivadas de la pandemia. Está llevando a cabo diversas investigaciones para tratar la enfermedad del COVID-19, como una inmunoglobulina hiperinmune anti-SARS-CoV-2, y está desarrollando una prueba diagnóstica de alta sensibilidad para detectar dicho virus.

En este contexto adverso para la mayoría de empresas, los resultados de Grifols evolucionan de modo positivo. En el primer trimestre de 2020, los ingresos aumentaron un 11,8% y el beneficio de explotación un 18,4%. El beneficio neto creció un 63%, aunque la variable más significativa en este sentido es el beneficio neto ajustado, que aumentó un 8%. El fuerte crecimiento del beneficio neto estándar se debió principalmente a una disminución de gastos financieros de 21 millones de euros, en virtud de la refinanciación de la deuda llevada a cabo en noviembre de 2019, y a un impacto positivo no recurrente de 56,5 millones de euros por la revalorización contable del cierre de la operación con Shanghai RAAS. 

El beneficio neto ajustado excluye partidas no recurrentes, de modo que ofrece una visión más realista del beneficio sostenible a largo plazo. Normalmente, las cifras de esta variable se encuentran bastante por encima del beneficio neto no ajustado. Sin embargo, a marzo de 2020 el beneficio neto interanual (31 de marzo de 2019 a 31 de marzo de 2020), que fue de 697,14 millones €, se ha acercado mucho al beneficio neto ajustado (723,20 millones €).

El beneficio por acción interanual es de 1,014 € sin ajustar y de 1,0518 € ajustado. A un precio de 32 €, el ratio PER (precio dividido por el beneficio por acción) de los títulos se encuentra por encima de 30. En el ejercicio 2019, el beneficio por acción no ajustado fue de 0,91 € y el ajustado, de 1,045 €.

Ver Beneficios por acción estándar y recurrentes de las compañías del IBEX.

A cargo de 2018, Grifols repartió un dividendo de 0,345 € (0,20 € en noviembre de 2018 y 0,145 € en junio de 2019). A cargo de 2019 ha repartido 0,20 € a cuenta en diciembre de 2019. En la presentación de resultados del primer trimestre no se hace referencia al pago del complementario, de modo que cabe esperar que la decisión se anuncie en las próximas semanas.

La deuda financiera neta, según datos de la empresa, fue de 5.803,6 millones de euros al cierre del trimestre, lo que equivale a 4,12 el EBITDA (beneficio operativo más amortizaciones). El coste medio de la deuda financiera fue relativamente elevado en 2019 (5,05% si lo calculamos como el cociente entre gastos financieros y deuda financiera bruta media). No obstante, la proporción del beneficio operativo que se destinó al pago de la deuda fue de un asumible 20,2%.

El cuadro siguiente recoge la cuenta de resultados del primer trimestre de 2020.

Fuente: Grifols, Resultados primer trimestre 2020

 

 

Enagás mantiene sus previsiones para 2020

Enagás ha anunciado un resultado neto atribuido de 119,1 millones de euros en el primer trimestre de 2020, un 14,6% más que el mismo trimestre del año anterior. Parte de este beneficio (18,4 millones de euros) se debe a diferencias de cambio positivas no recurrentes. Sin este efecto, el resultado habría sido similar al del primer trimestre de 2019.

El resultado acumulado de marzo de 2019 a marzo de 2020 es de 437,8 millones de euros, lo que supone un beneficio por acción de 1,67 €. Esta magnitud es similar a la de finales de 2013, cuando fue de 1,69 €.

La deuda financiera neta del grupo asciende a 3.605 millones de euros, una disminución de 150 millones de euros respecto al cierre de 2019. Según la compañía, supone 3,8 veces el EBITDA (beneficio operativo más amortizaciones), un ratio adecuado. El coste financiero medio de la deuda es del 2,1%, uno de los porcentajes más bajos de las compañías del IBEX.

La acción de Enagás cotizaba a 24,02 € el 4 de marzo pero se desplomó hasta los 16 € el 12 de marzo. Sin embargo, ha sido uno de los valores que mejor se ha recuperado desde entonces. A día de hoy (21 de abril) cotiza a 19,6 €.

Enagás cuenta con la ventaja de haber disipado las incertidumbres que en los dos últimos años habían afectado al futuro de su marco regulatorio. Actualmente cuenta con un marco estable hasta el año 2026. La compañía afirma que sus ingresos regulados no se verán afectados por el Decreto aprobado por el gobierno el 31 de marzo de 2020 sobre medidas urgentes para hacer frente al COVID-19.

La gasista indica que opera con total normalidad en las actuales circunstancias derivadas de la pandemia y no ha llevado a cabo ajuste alguno en sus cuentas como consecuencia de la misma. 

Los resultados del segundo trimestre podrían verse afectados por la caída de la demanda de gas natural. En el primer trimestre dicha caída fue del 2,1% debido a la disminución del consumo de la industria, comercios y pymes en las dos últimas semanas de marzo. Pero en el segundo trimestre el parón de la actividad industrial y sobre todo de la comercial habrá sido mayor, ya que abarcará el mes de abril y buena parte de mayo. 

Por el momento, la compañía mantiene sus previsiones de resultado y dividendo para 2020. A cargo de 2019 anunció una remuneración de 1,60 € por acción, de los que pagó 0,64 € en diciembre, de modo que quedan 0,96 € pendientes para julio de 2020. A cargo del ejercicio 2020 prevé repartir 1,68 €, de los que previsiblemente 0,67 € se abonarían en diciembre de este año y 1,01 € en julio de 2021.

Ver Los dividendos de Enagás de 2020 a 2026

Fuente: Enagás.

Leer el Informe trimestral de Enagás

 

PER del IBEX 35 con los beneficios a septiembre de 2019

Ayer publiqué los beneficios por acción de los valores del IBEX 35 tras la reciente publicación de los resultados de Inditex, que es la última compañía en dar a conocer sus balances trimestrales debido a su diferente año fiscal. Ver Beneficio por acción estándar y recurrente de los valores del IBEX a septiembre de 2019.

Con estos datos podemos conocer el ratio PER actual del IBEX 35, así como el beneficio por acción del índice a septiembre de 2019. Al cierre del 12 de diciembre de 2019, dicho ratio era de 15,58 veces si tenemos en cuenta los beneficios positivos sin ajustar por elementos extraordinarios. Si tenemos en cuenta los beneficios recurrentes, el PER era de 13,13 veces.

Las compañías que en 2019 han publicado medidas alternativas de su beneficio para tener en cuenta elementos no recurrentes o extraordinarios son: Caixabank, Cellnex, CIE Automotive, Colonial, Endesa, Grifols, IAG, MásMóvil, Merlin, Naturgy, Repsol, Santander, Telefónica y VIscofán. Ferrovial ofrece una medida alternativa en sus cuentas anuales pero no en las trimestrales.

El cuadro siguiente indica los datos necesarios para el cálculo del ratio PER del IBEX 35. En tanto que el IBEX 35 es un índice ajustado por capital flotante (capital que no está en manos de accionistas de control), se ha tenido en cuenta la capitalización y los beneficios corregidos por los coeficientes de ajuste que utiliza la Sociedad de Bolsas. Cuanta mayor es la proporción del capital de una empresa en poder de accionistas significativos, menor es el coeficiente de ajuste, de modo que más se reduce la ponderación efectiva de dicha empresa en el índice.

Beneficio por acción estándar y recurrente de los valores del IBEX a septiembre de 2019

Con la publicación de los resultados del tercer trimestre de Inditex hoy 11 de diciembre, ya podemos hacer balance de los beneficios de las compañías del IBEX 35 en el período de doce meses comprendido entre el 30 de septiembre de 2018 y el 30 de septiembre de 2019. Inditex tiene el año fiscal acabado el 31 de enero, de modo que en el caso de la textil, el beneficio de doce meses se refiere al período del 31 de octubre de 2018 al 31 de octubre de 2019.

Las tablas siguientes recogen el resultado de los últimos cuatro trimestres, en miles de euros. También se indica el resultado recurrente (o un concepto similar) cuando la compañía publica este dato alternativo, así como el resultado acumulado en el período de doce meses. El número de acciones (en miles) corresponde a septiembre de 2019 y procede de la Sociedad de Bolsas.

El beneficio por acción es el resultado de dividir el resultado neto atribuido de doce meses por el número de acciones, sin restar la autocartera. La magnitud está referida al 30 de septiembre de 2019 (31 de octubre para Inditex).

En el caso de los bancos, Repsol y Telefónica se ha restado del resultado de doce meses la parte imputada a titulares de instrumentos de capital híbridos según el dato proporcionado por la compañía en las cuentas de 2018, ya que en realidad se trata de emisiones de deuda.

Los ratios PER están referidos a los precios de cierre del 11 de diciembre de 2019. Vemos que en algunos valores hay una diferencia significativa entre el ratio PER estándar y el recurrente. En Colonial, el PER estándar es de 9,13 mientras que el recurrente es de 42,43, debido a que la inmobiliaria contabiliza como beneficios las revalorizaciones de activos en su cuenta de resultados estándar. Algo parecido ocurre con la otra SOCIMI (sociedad de inversión de activos inmobiliarios) del IBEX, Merlin Properties, por el mismo motivo.

El PER estándar de Endesa es de 64,29 y el recurrente, de 17,71, debido a la depreciación de activos de 1.052 millones de euros llevada a cabo en el tercer trimestre de 2019 por la totalidad del valor neto contable de los activos de generación térmica peninsular de carbón.

MásMóvil tiene un beneficio por acción estándar negativo pero a partir de los datos ofrecidos por la compañía sobre su resultado neto ajustado, el beneficio por acción ajustado a septiembre de 2019 es de 0,86 €, lo que da un ratio PER de 22,47 veces.

El beneficio por acción subyacente de Telefónica es más del doble que su beneficio por acción estándar, una de las mayores diferencias entre ambas magnitudes de los últimos años. Ver Beneficio por acción estándar y subyacente de Telefónica de 2015 a 2019.

Para el Banco Santander, ver Beneficio por acción estándar y recurrente del Santander a septiembre de 2019.

 

Beneficio por acción estándar y subyacente de Telefónica de 2015 a septiembre de 2019

Además de la magnitud habitual del beneficio neto atribuido, Telefónica calcula también una medida alternativa, el beneficio neto subyacente, dato que excluye partidas no recurrentes tales como plusvalías, gastos de reestructuración o ajustes por hiperinflación en países de Latinoamérica.

En el cuarto trimestre de 2018, el beneficio neto atribuido estándar fue de 610 millones de euros y el subyacente, de 1.261 millones de euros, como puede leerse en el siguiente extracto del informe trimestral de resultados:

En el primer trimestre de 2019, el beneficio estándar fue de 926 millones de euros y el subyacente, de 971 millones.

En el segundo trimestre de 2019, el beneficio estándar volvió a situarse sensiblemente por debajo del subyacente: 862 millones de euros vs. 1.042 millones de euros.

En el tercer trimestre de 2019 la compañía declaró pérdidas debido a unos gastos de reestructuración de 1.402 millones de euros pero el resultado subyacente fue de 806 millones de euros.

Si hacemos la suma de los beneficios subyacentes de los tres primeros trimestres de 2019 obtenemos un acumulado de 2.819 millones de euros. Sin embargo, como puede leerse a continuación, Telefónica nos informa de que el subyacente de enero a septiembre fue de 2.588 millones, lo que implica que ha revisado a la baja el resultado del primer semestre en 231 millones.

Al sumar los 1.261 millones de subyacente del cuarto trimestre de 2018 y los 2.588 millones de los nueve primeros meses de 2019, obtenemos un resultado acumulado a septiembre de 2019 de 3.849 millones de euros, casi el doble que los 1.954 millones del beneficio neto atribuido informado.

Sin embargo, en el caso de Telefónica, al igual que ocurre con el Banco Santander y otros bancos, debemos restar la parte imputada a titulares de deuda híbrida. Este dato fue de 62 millones de euros en el cuarto trimestre de 2018. Tal como indica la nota siguiente, fue de 216 millones de euros de enero a septiembre de 2019.

Por tanto, consideramos que debe restarse un total de 278 millones al beneficio neto para obtener el beneficio realmente atribuible a los accionistas. Dividiendo por el número de acciones a septiembre de 2019, que fue de 5.192,1 millones, obtenemos que el beneficio por acción de doce meses es de 0,323 € y en términos subyacentes, de 0,688 € al cierre del mes de septiembre de 2019.

El beneficio por acción estándar ha estado sistemáticamente por debajo del subyacente, como puede verse en la tabla siguiente. Esto indica que la compañía está inmersa desde hace años en un continuo proceso de reestructuración.

También se observa que el beneficio por acción subyacente ha disminuido un 38% desde 2015.
Beneficio por acción estándar y recurrente del Banco Santander a septiembre de 2019

 

Beneficio por acción estándar y recurrente del Banco Santander a septiembre de 2019

El Banco Santander ofrece cada trimestre el beneficio neto atribuido estándar y el beneficio neto ordinario atribuido, tanto en términos absolutos como por acción.

Como afirma la propia entidad, el beneficio ordinario atribuido “no incluye las partidas consideradas como no recurrentes, que se presentan de forma separada en la línea de ‘neto de plusvalías y saneamientos’“. Por tanto, podemos considerar que este concepto equivale al beneficio neto recurrente.

De los últimos cuatro trimestres, el último de 2018 fue el único en el que los elementos extraordinarios fueron positivos. En el tercer trimestre de 2019, el beneficio neto estándar fue de 501 millones tras deducir un cargo extraordinario de 1.634 millones de euros, principalmente por un deterioro de 1.491 millones de euros del fondo de comercio en el Reino Unido. En el segundo trimestre el cargo extraordinario fue de 706 millones de euros, debido sobre todo a unos costes de reestructuración de 626 millones de euros.

Si sumamos los beneficios de los últimos cuatro trimestres (del cuarto trimestre de 2018 al tercer trimestre de 2019), la suma total es de 5.799,8 millones de euros para el beneficio neto estándar y de 8.201,9 millones de euros para el recurrente, una diferencia notable. Si dividimos ambas magnitudes por el número de acciones a septiembre de 2019, obtenemos un beneficio por acción estándar de 0,349 € y un beneficio por acción recurrente de 0,494 € (ver tabla siguiente).

Sin embargo, la suma de los beneficios por acción trimestrales proporcionados por el banco da resultados diferentes, como puede observarse en la segunda tabla.

Esto se debe a que, en el cálculo del beneficio por acción, el Banco Santander resta del beneficio neto atribuido “a los accionistas“ la parte imputada a titulares de deuda híbrida (deuda cuya baja exigibilidad la hace asimilable al capital). Así, el beneficio neto atribuido “a los accionistas“ del Santander incluye en realidad una parte que no es de los accionistas sino de determinados acreedores.

La parte del beneficio que se imputa a titulares de deuda híbrida solo se proporciona en el informe anual. En el ejercicio 2018 el importe fue de 560 millones de euros. Si restamos esta cantidad al beneficio neto acumulado en los doce meses hasta septiembre de 2019, y dividimos el resultado por el número de acciones, obtenemos unos datos de beneficio por acción muy similares a los proporcionados por la propia entidad, como puede verse al comparar la tercera tabla con la anterior. De aquí se infiere que el beneficio imputado hasta la fecha a los titulares de deuda híbrida es similar al de 2018.

Beneficios por acción de los valores del IBEX 35, 2012-2018

La tabla siguiente recoge la evolución del beneficio por acción estándar de los valores del IBEX 35 entre 2012 y 2018, salvo para aquellos que empezaron a cotizar en bolsa más recientemente. El beneficio por acción estándar incluye resultados extraordinarios.

En 2018, CIE Automotive, IAG, Merlin Properties e Inmobiliaria Colonial obtuvieron elevados resultados de tipo extraordinario. Ver Beneficios recurrentes de las empresas del IBEX con mayores extraordinarios en 2018.

Por otro lado, otras compañías (Cellnex, Ferrovial y Naturgy) declararon pérdidas pero afirman tener un beneficio recurrente positivo. Ver Beneficios recurrentes de las empresas del IBEX que tuvieron pérdidas en 2018.

Nota: los beneficios por acción de Siemens-Gamesa (antes Gamesa) han sido corregidos para 2012-2014.

Beneficios por acción de las empresas del IBEX 35 en 2018, informados y efectivos

 

El ratio PER y el beneficio por acción del IBEX 35 con los resultados de 2018

Una vez publicados todos los resultados del ejercicio 2018 por parte de las compañías del IBEX 35, podemos saber cuál fue el beneficio por acción del índice en 2018.

Para calcular el beneficio por acción del IBEX 35 tenemos que dividir la capitalización total, en una fecha determinada, de las compañías que lo componen por la suma de los beneficios netos atribuidos a los accionistas a lo largo de doce meses que sean positivos. A veces se cuentan los beneficios negativos pero a efectos del ratio PER tiene más sentido considerar las pérdidas como beneficios nulos.

En 2018, los beneficios netos conjuntos del IBEX 35 fueron de 44.775 millones de euros. En el caso de los bancos, Telefónica y Repsol, se ha restado la parte imputada a titulares de instrumentos híbridos de capital, ya que estos en realidad son deuda financiera de baja exigibilidad y conviene considerar únicamente los beneficios estrictamente atribuibles a los accionistas.

Si sumamos los beneficios recurrentes de aquellas compañías que tuvieron pérdidas en 2018 (Cellnex, Ferrovial y Naturgy), que da una cifra de 1.906 millones de euros, pero descontamos los resultados extraordinarios de aquellas empresas que mayores atípicos obtuvieron (CIE Automotive, Colonial, Merlin Properties e IAG), que fueron de un total de 1.550 millones de euros, ambas cifras se compensan en su mayor parte, de modo que la suma total de beneficios solo aumenta un 0,80%, hasta los 45.131 millones de euros.

Los datos de la tabla siguiente están expresadas en miles de euros.

Al cierre de 2018, la capitalización no ajustada del IBEX 35 era de 535.077 millones de euros. Si dividimos por los 44.775 millones de beneficios netos atribuidos, obtenemos un ratio PER de 11,95 veces. Si ahora dividimos el valor del IBEX 35 al final de 2018 (8.539,9 puntos) por 11,95, obtenemos que el beneficio por acción de 2018 fue de 714,62 puntos.

Pero hay que tener en cuenta que el IBEX 35 es un índice ajustado por capital flotante, es decir, la capitalización se corrige mediante un coeficiente para tener en cuenta el porcentaje de acciones que está en manos de accionistas de control. Actualmente, se aplica un coeficiente del 20% a ArcelorMittal (de modo que solo computa un 20% de la capitalización de esta empresa), del 40% a Endesa, del 60% a Aena, Bankia, Inditex, Mapfre, Naturgy y Siemens Gamesa y del 80% a Acciona, Acerinox, CIE Automotive, Colonial, Mediaset y Melià. Cuanto menor es ese coeficiente, mayor es el porcentaje de acciones que pertenece a accionistas mayoritarios.

Así, la capitalización ajustada total al cierre de 2018 fue de 450.151 millones de euros y el conjunto de beneficios netos ajustados por el mismo procedimiento, de 37.544 millones de euros. Al dividir ambas cantidades, obtenemos el PER ajustado del IBEX 35, que fue de 11,99, lo que nos da un beneficio por acción en 2018 de 712,26 puntos.

Si tomamos en consideración los beneficios del IBEX 35 con los recurrentes de Cellnex, CIE Automotive, Colonial, Ferrovial, IAG, Merlin Properties y Naturgy, el beneficio por acción sin ajustar fue de 720,30 puntos pero el beneficio por acción ajustado fue de 711,76 puntos, muy similar al beneficio por acción ajustado sin tener en cuenta los recurrentes mencionados.

Si bien el beneficio por acción de un índice varía ligeramente según cambien los precios relativos de las acciones, podemos tomar como referencia el dato al cierre de 2018 para saber el PER del IBEX 35 en todo momento. Por ejemplo, si el IBEX 35 cotiza a 9.200 puntos, su ratio PER (con los beneficios del ejercicio 2018) es de 9.200 dividido por 712,26 puntos, lo que da 12,91.

Beneficios por acción de las empresas del IBEX 35 en 2018, informados y efectivos

Beneficios recurrentes de las empresas del IBEX con mayores extraordinarios en 2018

Beneficios recurrentes de las empresas del IBEX que tuvieron pérdidas en 2018

 

 

 

 

Ranking por ratio PER de las compañías del IBEX (al cierre del 22 de marzo de 2019)

Al cierre del viernes 22 de marzo de 2019, ArcelorMittal e IAG tenían un ratio PER de únicamente 4 o 5 veces. Esto se debe a la evolución cíclica de sus resultados y a su fuerte dependencia del precio de las materias primas.

Merlin Properties ocupa la tercera plaza en este ranking pero de los 855 millones de euros de beneficio neto informado en 2018, 629 millones son revalorizaciones de activos. De acuerdo con el dato del beneficio recurrente ofrecido por la propia empresa, se encontraría en la mitad inferior de la tabla.

Le sigue el BBVA, con un PER de 6,9, por lo que cotiza con descuento respecto a su rival, el Santander, que lo hace con un ratio de 9,29 veces.

El PER de CIE Automotive, de 7,38 veces, también está distorsionado por elevados extraordinarios. Con el beneficio recurrente, el PER es de 12,05.

El caso de Inmobiliaria Colonial es similar al de Merlin Properties. Su PER es de 8,75 pero su PER recurrente, de 45,48, por lo que en realidad se encuentra entre los valores más caros. En 2018 declaró un beneficio neto de 525 millones de euros y un beneficio neto recurrente de 101 millones de euros.

A continuación figuran bancos y empresas cíclicas como ENCE, Acerinox, Repsol y Mediaset.

El primer trimestre de 2019 no está siendo favorable para las empresas con menores ratios PER. Hasta el 22 de marzo, las diez compañías más baratas según este criterio ganaban solo un 2,36% de media, mientras que las diez más caras lo hacían un 15,95% y el IBEX 35, un 8,39%. El temor a un empeoramiento de la situación económica en Europa y Estados Unidos está penalizando a las compañías con resultados más sensibles a una posible recesión.

 

Beneficios por acción de las empresas del IBEX 35 en 2018, informados y efectivos

La tabla siguiente recoge el beneficio neto atribuido a los accionistas (en miles de euros) de las compañías del IBEX 35 en el ejercicio 2018. En el caso de los bancos, Repsol y Telefónica, se ha restado la parte imputada a titulares de otros instrumentos de patrimonio, tales como deuda subordinada, oblgaciones perpetuas o bonos convertibles. Ver Ranking por beneficio neto real de las empresas del IBEX.

También se indica el beneficio neto recurrente de las tres compañías que tuvieron pérdidas (Cellnex, Ferrovial y Naturgy) y de cuatro sociedades que tuvieron elevados extraordinarios (CIE Automotive, Inmobiliaria Colonial, IAG y Merlin Properties).

La cuarta columna indica el número (en miles) de acciones admitidas a cotización en diciembre de 2018 según la Sociedad de Bolsas. En la quinta figura el número de acciones dilutivas, que son títulos que, a diciembre de 2018, todavía no se habían creado pero cuya emisión era prevista a corto plazo debido a la existencia de bonos convertibles, planes de incentivos, etc.

El beneficio por acción estándar informado es el dato que ofrece la compañía en sus estados financieros. El efectivo es el que resulta de dividir el beneficio neto atribuido total por el número total de acciones (que incluye las dilutivas). Las discrepancias entre ambos datos se deben a que en su cálculo las empresas restan las acciones en autocartera y se basan en el número medio ponderado de acciones en circulación durante el ejercicio, mientras que el beneficio por acción efectivo no tiene en cuenta la autocartera y se basa en el número de acciones al final del ejercicio. La mayor discrepancia se da en Colonial porque la inmobiliaria incrementó el número de acciones en un 17% en 2018.

En el caso de ArcelorMittal no se indica el beneficio por acción informado porque la compañía domiciliada en Luxemburgo presenta sus estados financieros en dólares.

El ejercicio fiscal de Siemens-Gamesa acaba en septiembre de 2018 y el de Inditex, en enero de 2019.

 

Ranking por beneficio neto real de las empresas del IBEX 35 en 2018 (corregido)

La tabla siguiente ordena las 35 compañías del IBEX en función de su beneficio neto atribuido a los accionistas en 2018. Los datos están en millones de euros.

En el caso de Santander, BBVA, Telefónica, Repsol, CaixaBank, Bankia, Bankinter y Sabadell se ha restado del beneficio neto atribuido informado la parte imputada a titulares de instrumentos híbridos de patrimonio tales como bonos convertibles, obligaciones contingentemente convertbles (CoCos) o acciones preferentes.

Por ejemplo, si bien Telefónica declaró un beneficio neto superior al de Iberdrola, una vez realizado este ajuste la eléctrica obtuvo un beneficio más elevado.

Nota: Se ha corregido el dato correspondiente a Cellnex y a Mapfre.

El total de beneficios atribuidos a los accionistas sin los resultados negativos de Naturgy (debidos a depreciaciones de activos), de Ferrovial (consecuencia de pérdidas extraordinarias) y de Cellnex fue de 44.775,1 millones de euros, un aumento del 5,3% respecto a los beneficios positivos (ajustados del modo descrito) obtenidos en 2017. Hay que tener en cuenta que la composición del IBEX 35 en marzo de 2018 no es exactamente la misma que en marzo de 2017, pues Abertis y DIA han sido sustituidas por CIE Automotive y ENCE.