Resultados de Endesa en el primer semestre de 2020 y dividendos futuros

El beneficio neto de Endesa aumentó un 45% en el primer semestre de 2020 frente al mismo período de 2019, hasta los 1.128 millones €. SIn embargo, esta cantidad incluye una partida de 267 millones € por el efecto neto de una reversión de provisiones, debida a la aplicación del nuevo convenio colectivo, y de nuevas provisiones para futuras reestructuraciones de personal. Sin dicha partida, el beneficio neto habría sido de 861 millones €, un 11% más, a pesar de que la demanda de electricidad cayó un 7,4%.

Una reversión de provisioes, si bien tiene carácter extraordinario en el tiempo, no se considera un resultado atípico ya que la provisión realizada en su momento tampoco fue considerada como resultado atípico. De aquí que Endesa considera que el beneficio neto fue igual al beneficio neto recurrente.

El menor resultado financiero en 96 millones € y las menores amortizaciones en 34 millones € también contribuyeron a la mejora del beneficio.

El resultado neto acumulado entre junio de 2019 y junio de 2020 asciende a 523 millones € pero a 1.914 millones € en términos recurrentes. El beneficio por acción recurrente es de 1,808 €, un 32,8% más que hace un año y un 50,9% más que en junio de 2017.

Al precio actual de 24,8 €, la acción cotiza con un ratio PER recurrente de 13,7.

La deuda financiera neta aumentó hasta los 7.092 millones €, frente a los 6.377 millones € de finales de 2019. El apalancamiento financiero, calculado como la deuda neta en relación al EBITBA (beneficio operativo más amortizaciones) es de 1,7, un ratio adecuado. El coste medio de la deuda se mantiene en el 1,8%, un nivel históricamente bajo.

Endesa está apostando fuerte en energías renovables. El 72% de las inversiones en capacidad del semestre se destinaron a este sector. La compañía aifrma que el 89% de la producción de los seis primeros meses de 2020 fue libre de emisiones contaminantes, frente al 73% del primer semestre de 2019. La cartera de proyectos en renovables está dedicada en un 70% a la energía solar y un 30% a la eólica.

Fuente: Endesa

Dividendos

Endesa ha pagado 1,475 € a sus accionistas a cargo de 2019: 0,70 € a cuenta en enero de 2020 y 0,775 € de complementario en julio de 2020. Supone el 100% del beneficio por acción recurrente de 2019.

A cargo de 2020 prevé pagar como dividendo el 80% del beneficio por acción de 2020. Si esta magnitud se mantiene en los 1,808 € actuales, la remuneración a lo largo de 2021 sería de unos 1,45 €, similar a la de 2019, de los cuales unos 0,70 € se pagarían en enero de 2021 y unos 0,75 € e julio de 2021. A los precios actuales supone un rendimiento del 5,85%.

A cargo de 2021 prevé reducir el payout al 70%, de manera que para mantener un dividendo de 1,45 € debería ganar 2,07 € por acción.

Los resultados de Endesa en el primer trimestre de 2020

Endesa es otra de las compañías de la bolsa española que mejor está resistiendo la crisis actual.

A pesar de que en el primer trimestre de 2020 la demanda de energía cayó un 3% en relación al primer trimestre de 2019, los ingresos disminuyeron un 0,3%. En cambio, el beneficio neto fue de 844 millones €, un 132% superior. El resultado ordinario neto fue de 831 millones €. Endesa define como “resultado ordinario neto“ o beneficio recurrente la diferencia entre el resultado neto de la sociedad dominante (o sea, de los accionistas de Endesa) menos las plusvalías netas en ventas de activos no financieros (cuando son superiores a 10 millones de euros) y menos las pérdidas netas por deterioro de activos no financieros (superiores a 10 millones de euros). 

De hecho, el significativo aumento del beneficio se debió en buena parte a una reversión de provisiones por reestructuración de plantilla por un importe de 356 millones €, con un impacto neto de 267 millones €. Una reversión de provisiones tiene lugar cuando en un momento anterior se llevó a cabo una provisión para cubrir un riesgo que resultó ser excesiva una vez materializado ese riesgo. En realidad, se trata de una partida no recurrente en tanto que tiene carácter extraordinario. Sin embargo, si el exceso de provisión realizado en su día fue contabilizado como gasto ordinario, es lógico que la reversión sea considerada ingreso ordinario.

En el ejercicio 2019, el beneficio neto de Endesa fue solo de 171 millones € pero de 1.562 millones € en términos recurrentes. La eléctrica registró un deterioro neto de activos por valor de 1.409 millones de euros correspondiente a la totalidad del valor neto contable de los activos de generación térmica peninsular de carbón (1.105 millones €) y a las Unidades Generadoras de Efectivo (UGEs) de los Territorios No Peninsulares (304 millones €).

En términos interanuales (de marzo de 2019 a marzo de 2020), el resultado neto asciende a 652 millones € y el resultado ordinario neto, a 2.030 millones €. El beneficio por acción estándar es de 0,616 € y el recurrente, de 1,917 €.  Supone un crecimiento significativo respecto a los datos de 0,16 € y 1,48 € respectivamente del ejercicio 2019. Al precio actual de 20,5 €, el ratio PER (precio dividido por el beneficio por acción) es de 13,9 veces (teniendo en cuenta el BPA recurrente).

Endesa mantendrá un porcentaje de distribución del beneficio (payout) del 100% en 2019 y 2020. En 2019, el beneficio por acción fue de 1,475 €, de modo que el dividendo será de ese mismo importe, superior al inicialmente previsto de 1,40 €. El 30 de diciembre de 2019 descontó 0,70 € a cuenta y el complementario propuesto por la compañía es de 0,775 €, a pagar en junio o julio de 2020.

A cargo del presente ejercicio prevé pagar 1,60 €, de modo que en diciembre de 2020 el pago a cuenta podría ser de unos 0,80 €.

Así, el dividendo total de aquí a final de año podría ascender a unos 1,575 € brutos (1,275 € netos). Al precio actual, el rendimiento por dividendo es del 7,7% bruto y 6,2% neto.

Endesa ha comunicado que a cargo de los ejercicios 2021 y 2022 el payout será del 80% y del 70% respectivamente. La base a la hora de aplicar dicho payout será el resultado ordinario neto. Si, por ejemplo, en 2021 el beneficio por acción estándar fuera de 2 € y el recurrente (u ordinario) fuera de 2,20 €, el dividendo a cargo de 2021 sería de 1,76 € (el 80% de 2,20 €).

Ver Las nuevas perspectivas de beneficios y dividendos de Endesa para 2020-2022

La deuda financiera neta de Endesa era de 7.376 millones € al 31 de marzo de 2020, mientras que el patrimonio neto atribuido a los accionistas ascendía a 8.591 millones €, lo que da un apalancamiento financiero (el cociente entre ambas magnitudes) del 84%, un porcentaje moderado. El ratio de endeudamiento (deuda financiera neta dividida por la suma del patrimonio neto total y de la deuda financiera neta) era del 45,7%.

El valor contable de la acción es de 8,114 € al cierre del primer trimestre.

Fuente: Endesa, Informe de gestión consolidado

Leer el Informe de gestión consolidado de Endesa

 

Las cuentas de Endesa en 2018

Endesa obtuvo un beneficio por acción de 1,338 € en 2018, un 3,2% inferior a los 1,382 € de 2017 y muy similar a los 1,333 € de 2016. Como es normal esperar de una compañía que distribuye la práctica totalidad de sus beneficios, estos tienden a estancarse. No obstante, Endesa recalca el hecho de que el EBITDA (beneficio de explotación más amortizaciones) aumentó un 2% y que el incremento fue del 12% en términos ajustados (sin extraordinarios).

Por otro lado, la eléctrica afirma que el “Resultado neto ordinario“, que define como la diferencia entre el resultado neto informado menos el resultado neto por enajenación de activos no financieros menos el resultado neto por deterioro de activos no financieros, aumentó un 4%. Ambas partidas restaron 110 millones de euros al beneficio operativo en 2018 mientras que sumaron 51 millones de euros al de 2017.

Se da la circunstancia de que no solo el beneficio por acción de 2018 fue similar al de 2016 sino que el precio al cierre de 2018 (20,13 €) fue el mismo que el del cierre de 2016.

Endesa fue el segundo valor más rentable del IBEX 35 en 2018, con una ganancia del 20,52% con dividendos. Cien euros invertidos en acciones de la eléctrica en 2006 habrían crecido a 178 € en 2018 con reinversión de dividendos netos.

La compañía presenta buenos ratios financieros en todos los aspectos. La deuda financiera neta aumentó un 15,5% en 2018 pero siguió siendo menos de tres veces el beneficio operativo (en el caso de Enagás e Iberdrola este ratio está por encima de seis veces). Los gastos financieros netos solo representaron una proporción del 7,1% del beneficio operativo.

La rentabilidad sobre el capital empleado está por encima de la media, en el 12,88%. Al restar el coste de la deuda financiera, del 2,86%, se obtiene una rentabilidad efectiva de un destacable 10,02%.

Al igual que Iberdrola, Endesa se propone continuar reduciendo la dependencia de los combustibles fósiles y está aumentando su apuesta por las energías renovables, que considera un motor de crecimiento para el futuro. Según la compañía, el 50% de la producción eléctrica que genera está libre de CO2.

Ver El dividendo de Endesa en 2019 y previsión para 2020