Resultados de Endesa en el primer semestre de 2020 y dividendos futuros

El beneficio neto de Endesa aumentó un 45% en el primer semestre de 2020 frente al mismo período de 2019, hasta los 1.128 millones €. SIn embargo, esta cantidad incluye una partida de 267 millones € por el efecto neto de una reversión de provisiones, debida a la aplicación del nuevo convenio colectivo, y de nuevas provisiones para futuras reestructuraciones de personal. Sin dicha partida, el beneficio neto habría sido de 861 millones €, un 11% más, a pesar de que la demanda de electricidad cayó un 7,4%.

Una reversión de provisioes, si bien tiene carácter extraordinario en el tiempo, no se considera un resultado atípico ya que la provisión realizada en su momento tampoco fue considerada como resultado atípico. De aquí que Endesa considera que el beneficio neto fue igual al beneficio neto recurrente.

El menor resultado financiero en 96 millones € y las menores amortizaciones en 34 millones € también contribuyeron a la mejora del beneficio.

El resultado neto acumulado entre junio de 2019 y junio de 2020 asciende a 523 millones € pero a 1.914 millones € en términos recurrentes. El beneficio por acción recurrente es de 1,808 €, un 32,8% más que hace un año y un 50,9% más que en junio de 2017.

Al precio actual de 24,8 €, la acción cotiza con un ratio PER recurrente de 13,7.

La deuda financiera neta aumentó hasta los 7.092 millones €, frente a los 6.377 millones € de finales de 2019. El apalancamiento financiero, calculado como la deuda neta en relación al EBITBA (beneficio operativo más amortizaciones) es de 1,7, un ratio adecuado. El coste medio de la deuda se mantiene en el 1,8%, un nivel históricamente bajo.

Endesa está apostando fuerte en energías renovables. El 72% de las inversiones en capacidad del semestre se destinaron a este sector. La compañía aifrma que el 89% de la producción de los seis primeros meses de 2020 fue libre de emisiones contaminantes, frente al 73% del primer semestre de 2019. La cartera de proyectos en renovables está dedicada en un 70% a la energía solar y un 30% a la eólica.

Fuente: Endesa

Dividendos

Endesa ha pagado 1,475 € a sus accionistas a cargo de 2019: 0,70 € a cuenta en enero de 2020 y 0,775 € de complementario en julio de 2020. Supone el 100% del beneficio por acción recurrente de 2019.

A cargo de 2020 prevé pagar como dividendo el 80% del beneficio por acción de 2020. Si esta magnitud se mantiene en los 1,808 € actuales, la remuneración a lo largo de 2021 sería de unos 1,45 €, similar a la de 2019, de los cuales unos 0,70 € se pagarían en enero de 2021 y unos 0,75 € e julio de 2021. A los precios actuales supone un rendimiento del 5,85%.

A cargo de 2021 prevé reducir el payout al 70%, de manera que para mantener un dividendo de 1,45 € debería ganar 2,07 € por acción.

Las nuevas perspectivas de beneficios y dividendos de Endesa para 2020-2022

Endesa publicó el 27 de noviembre la actualización de su plan estratégico para los años 2020-2022, que implica cambios en la previsión de beneficios y de dividendos.

En cuanto al beneficio neto ordinario (es decir, sin posibles beneficios o costes extraordinarios), espera ganar 1.900 millones de euros en 2022, lo que supondría un crecimiento del 25,7% respecto a 2018. En 2018 la eléctrica obtuvo un beneficio neto de 1.417 millones de euros, similar al de 2016, pero un beneficio neto ordinario de 1.511 millones de euros. Ver Las cuentas de Endesa en 2018.

Por tanto, el crecimiento medio anual del beneficio neto ordinario en 2019-2022 sería del 5,9% anual. El beneficio por acción resultante en 2022 sería de 1,79 €, frente a los 1,34 € (1,43 € ordinario) de 2018.

En 2019 se prevé un beneficio por acción de 1,41 €. A los precios actuales de 24,7 €, el valor cotiza con un ratio PER de 17,5 veces.

A partir de los datos previstos de beneficio neto, resultaría que el beneficio por acción en 2020 sería de 1,60 € y en 2021, de 1,70€.

Fuente: Endesa

La compañía espera una deuda financiera neta de 8.500 millones de euros en 2020, frente a los 5.771 millones de euros de 2018. El aumento previsto es considerable, del 47%, si bien el endeudamiento relativo en términos de beneficio operativo es moderado. Mientras que en 2019 se espera que la relación entre deuda financiera neta y EBITDA (beneficio operativo más amortizaciones) sea de 1,92, para 2022 se espera que sea de 1,98.

En lo que respecta al dividendo, la previsión es reducir el porcentaje de distribución del beneficio (pay-out) del actual 100% al 70% en 2022. A cargo de los resultados de 2018, la eléctrica repartió 1,427 € (0,70 € a cuenta en diciembre de 2018 y 0,727 € de complementario en junio de 2019), más que el beneficio por acción de 2018, que fue de 1,34 €. Sin embargo, el beneficio por acción ordinario fue precisamente de 1,427 €.

El pay-out de 2019 y de 2020 seguirá siendo del 100%, de modo que los dividendos a cargo de dichos ejercicios serían de 1,41 € y 1,60 €. Esto implica que el dividendo a cuenta de 2019, a pagar en diciembre de 2019 será previsiblemente de 0,70 € y el complementario, a descontar en junio o julio de 2020, de 0,71 €. El dividendo a cuenta de 2020, a pagar en diciembre de 2020, sería de 0,80 € y el complementario de 2020, a pagar en junio o julio de 2021, de otros 0,80 €.

Fuente: Endesa

Sin embargo, el dividendo a cargo del ejercicio 2021 sería de 1,36 €, ya que la cantidad a abonar sería el 80% del beneficio esperado dicho año, que es de 1,70 € por acción. En cuanto al dividendo a cargo del ejercicio 2022, sería menor aún, de 1,25 €, o sea el 70% del beneficio por acción esperado en 2020, que es de 1,79 €.

A pesar de ello, al reducir la remuneración al accionista, la compañía estará mejor capitalizada y tendrá mejores perspectivas de crecimiento.

 

 

Las cuentas de Endesa en 2018

Endesa obtuvo un beneficio por acción de 1,338 € en 2018, un 3,2% inferior a los 1,382 € de 2017 y muy similar a los 1,333 € de 2016. Como es normal esperar de una compañía que distribuye la práctica totalidad de sus beneficios, estos tienden a estancarse. No obstante, Endesa recalca el hecho de que el EBITDA (beneficio de explotación más amortizaciones) aumentó un 2% y que el incremento fue del 12% en términos ajustados (sin extraordinarios).

Por otro lado, la eléctrica afirma que el “Resultado neto ordinario“, que define como la diferencia entre el resultado neto informado menos el resultado neto por enajenación de activos no financieros menos el resultado neto por deterioro de activos no financieros, aumentó un 4%. Ambas partidas restaron 110 millones de euros al beneficio operativo en 2018 mientras que sumaron 51 millones de euros al de 2017.

Se da la circunstancia de que no solo el beneficio por acción de 2018 fue similar al de 2016 sino que el precio al cierre de 2018 (20,13 €) fue el mismo que el del cierre de 2016.

Endesa fue el segundo valor más rentable del IBEX 35 en 2018, con una ganancia del 20,52% con dividendos. Cien euros invertidos en acciones de la eléctrica en 2006 habrían crecido a 178 € en 2018 con reinversión de dividendos netos.

La compañía presenta buenos ratios financieros en todos los aspectos. La deuda financiera neta aumentó un 15,5% en 2018 pero siguió siendo menos de tres veces el beneficio operativo (en el caso de Enagás e Iberdrola este ratio está por encima de seis veces). Los gastos financieros netos solo representaron una proporción del 7,1% del beneficio operativo.

La rentabilidad sobre el capital empleado está por encima de la media, en el 12,88%. Al restar el coste de la deuda financiera, del 2,86%, se obtiene una rentabilidad efectiva de un destacable 10,02%.

Al igual que Iberdrola, Endesa se propone continuar reduciendo la dependencia de los combustibles fósiles y está aumentando su apuesta por las energías renovables, que considera un motor de crecimiento para el futuro. Según la compañía, el 50% de la producción eléctrica que genera está libre de CO2.

Ver El dividendo de Endesa en 2019 y previsión para 2020

 

El dividendo de Endesa en 2019 y previsión para 2020

Endesa prevé distribuir 1.510,9 millones de euros en dividendos a cargo del resultado de 2018, cifra que supera con creces el flujo de caja libre (909 millones de euros según el cálculo de la compañía) y en 94 millones de euros el beneficio neto atribuido (1.417 millones de euros).

Pero Endesa vincula al pago del dividendo al resultado neto ordinario (magnitud que resulta de descontar las enajenaciones y el deterioro de actvos no financieros), que fue precisamente de 1.511 millones de euros.

Ver Las cuentas de Endesa en 2018

El dividendo por acción a cargo de 2018 será de 1,427 €. De esta cantidad, se descontó un pago a cuenta de 0,70 €  el 28 de diciembre de 2018, de modo que el complementario será de 0,727 € a descontar previsiblemente a finales de junio o principios de julio de 2019.

El importe total supone un 7,3% más que el dividendo mínimo de 1,33 € que la compañía había garantizado para 2018. Es además un 3,3% más que los 1,382 € repartidos a cargo de los resultados de 2017, a pesar de que el beneficio por acción declarado fue de 1,338 € en 2018, un 3,2% menos que los 1,382 € de 2017.

Es decir, a cargo de 2017, Endesa repartió el 100% del beneficio neto declarado, si bien este incluyó 51 millones de euros de resultados por enajenaciones y deterioros de activos no financieros. En cambio, para 2018 ha tomado como referencia el beneficio sin tener en cuenta pérdidas combinadas de 110 millones de euros por las mismas partidas.

En términos comparables, un dividendo de 1,427 € frente a un beneficio por acción de 1,338 € supone un pay-out (porcentaje de distribución del beneficio) del 107%.

Endesa prevé ganar 1.500 millones de euros en 2019 (1,417 € por acción) y 1.600 millones en 2020 (1,51 € por acción). En tanto que la empresa prevé repartir la totalidad de los beneficios netos, el dividendo a cargo de 2019 sería de unos 1,417 €, de los que podría repartir 0,70 € en diciembre de 2019 y 0,717 € en junio o julio de 2020. 

Ver Dividendos del IBEX 35 previstos para 2019, por meses

 

Los dividendos de Endesa en 2018-2020

En su actualización a su Plan Estratégico para 2018-2020 presentada en noviembre de 2017, Endesa había previsto un dividendo mínimo de 1,32 € a cargo de 2017, que finalmente ha sido de 1,382 €. Esta cantidad coincide al 100% con el beneficio por acción de 2017.

En el mismo documento anticipó un dividendo mínimo a cargo de 2018 de 1,33 €. De esta cantidad, aproximadamente 0,70 € se descontarían a finales de 2018 y se pagarían a principios de 2019, y 0,63 € se descontarían en junio de 2019, por lo que el dividendo a lo largo de 2019 sería también de 1,33 €.

Si bien la compañía no especifica el dividendo por acción que prevé repartir a cargo de 2019 y 2020, prevé ganar 1.400 millones de euros en 2018 (1,322 € por acción), 1.500 millones en 2019 (1,417 € por acción) y 1.600 millones en 2020 (1,51 € por acción). Dado que la política de Endesa es la de repartir la totalidad del beneficio neto atribuido, el dividendo a cargo de 2019 será previsiblemente de alrededor de 1,417 € y el de 2020, en torno a 1,51 €.

En el cuadro siguiente se ha indicado en negrita los dividendos ya abonados. El resto de cifras son las estimaciones antes comentadas.

Estos datos suponen un ajuste a la baja respecto a las estimaciones anteriores, que apuntaban hacia un beneficio por acción en 2019 y 2020 de 1,42 € y 1,57 € respectivamente.

El dividendo a cargo de 2014 fue de 0,76 €, que se repartió en 2015. La retribución a cargo de 2015 fue de 1,026 €, repartidos en 2016. Pero el 29 de diciembre de 2016 también se descontaron 0,70 € del dividendo a cuenta de 2017, de ahí que en el cuadro aparezcan 1,726 € pagados en 2016.

El 21 de noviembre de 2018, Endesa avanzó que a partir del ejercicio 2021 distribuirá el 80% del beneficio en vez del 100% debido a las inversiones que prevé llevar a cabo en renovables y digitalización.