Ranking de volatilidad de los valores del mercado continuo

La tabla siguiente ordena los valores cotizados en el mercado continuo según su volatilidad en el semestre que va del 30 de abril al 31 de octubre de 2019. Solo se consideran sociedades domiciliadas en España (con la excepción de ArcelorMittal). Se han descartado compañías con volúmenes de negociación excesivamente bajos o que han sido objeto de una OPA (Oferta Pública de Adquisición).

Los valores indicados en negrita son los 40 que forman el índice Menor Volatilidad 40, cuya evolución puede seguirse diariamente en este blog.

En los últimos 18 meses (30 de abril de 2018 a 31 de octubre de 2019), el índice compuesto por las 40 empresas no financieras menos volátiles ha ganado un 3,92% con dividendos, mientras que el resto de valores ha perdido un 11,94%. La rentabilidad media de todos los valores considerados (entre 93 y 99 según el semestre) ha sido negativa en un 5,46%.

 

Los valores menos volátiles del mercado continuo, los más rentables

En mayo de 2018, concretamente a partir del día 11, la bolsa española inició una larga trayectoria descendente que duró cerca de 33 semanas. El IBEX 35 se dejó un 18,57% hasta el 27 de diciembre y el Indice General de la Bolsa de Madrid (IGBM), un 18,79% en el mismo período. Desde el mínimo del año pasado, el IGBM, la referencia para los valores del mercado continuo, se ha recuperado un 14%, aunque sigue un 7% por debajo del máximo relativo de mayo de 2018.

En abril de 2018 presenté una serie de índices para evaluar la rentabilidad de diversos criterios de selección y combinaciones de doble factor aplicados a las empresas no financieras (domiciliadas en España) del mercado continuo.

Uno de estos índices divide los valores en función de su volatilidad a lo largo de los seis meses anteriores a las fechas de selección, que son el 30 de abril y el 31 de octubre.

La tabla siguiente recoge los resultados hasta la fecha. El primer grupo, compuesto por los diez valores menos volátiles, gana un 1,78% desde el 30 de abril de 2018 hasta el pasado 18 de abril, mientras que la rentabilidad media de todos los valores (99 en el primer semestre de abril a octubre de 2018 y 95 valores desde noviembre de 2018) ha sido negativa en un 3,98%.

En la tabla se observa que el segundo y tercer grupo de acciones menos volátiles también están en positivo, con rentabilidades del 1% y 2,66% respectivamente. En cambio, los valores más volátiles lo hicieron, en general, peor que la media del mercado. El último grupo, compuesto por los 19 valores más volátiles en el primer semestre y los 15 más volátiles en el segundo, pierde de momento un 4,95%.

Si dividiimos los valores en tres grupos, tenemos la siguiente relación:

Es decir, las 30 acciones menos volátiles ganan un 1,83% desde el 30 de abril de 2018, el grupo de 30 acciones con volatilidad media pierde el 5,76% y el grupo de valores más volátiles (39 en el primer semestre y 35 en el segundo) se deja un 7,18%.

Todas las rentabilidades incluyen dividendos.

Aunque suele creerse que hay que arriesgar más para obtener una mayor rentabilidad, los hechos demuestran que existe una relación inversa entre volatilidad y rentabilidad.

Los datos presentados se refieren al conjunto del mercado continuo para un período de menos de un año. El estudio que acabo de publicar en mi nueva monografía (Ganar en Bolsa con bajo riesgo: Desmontando el mito de la relación rentabilidad – riesgo) cubre solo las acciones del IBEX 35 pero para un período más extenso, de 2009 a 2018. Los resultados indican una clara ventaja de los diez valores menos volátiles del IBEX 35, de cerca de un 10% anual respecto al índice y además con un riesgo sensiblemente inferior al del mercado.

 

 

 

Una estrategia que combina altos dividendos con baja volatilidad

Uno de los índices que he creado referenciado al mercado continuo es el Dividendo 35, que comprende los 35 valores con mayor rendimiento por dividendo. El índice se actualiza en octubre y en abril y toma como referencia el dividendo ordinario pagado en los doce meses previos a la selección. A diferencia de los otros índices que calculo, el Dividendo 35 incluye entidades financieras y ArcelorMittal.

Se da la circunstancia de que en la última actualización (31 de octubre de 2018) había 70 valores del mercado continuo español que pagaban dividendo (sin contar empresas domiciliadas en el exterior, con la excepción de ArcelorMittal). Así, he dividido las acciones en tres grupos: las 35 con mayor rendimiento, las 35 con menor rendimiento y el resto (42) que no paga dividendos.

Dentro del primer grupo, he realizado un filtro basándome en la volatilidad de cada acción a lo largo de los seis meses previos a la selección. De este modo, he creado dos subgrupos: uno formado por los veinte valores, de entre los 35 con mayor rendimiento, con menor volatilidad y otro formado por los quince con mayor volatilidad relativa.

La estrategia parece tener sentido, pues un elevado rendimiento por dividendo puede indicar que la acción está infravalorada pero también puede ser un síntoma de que la empresa en cuestión está atravesando dificultades, lo cual suele quedar reflejado en las fluctuaciones del precio de mercado. Al descartar los valores más volátiles, se reduce el riesgo de caer en “trampas del dividendo“, por ejemplo comprar acciones cuyo dividendo es elevado pero que corre el peligro de ser reducido o suprimido.

Los resultados (con dividendos incluídos) desde el 30 de abril de 2018, fecha de la primera selección, hasta el 11 de enero de 2019 (a las 10h) se indican en el cuadro siguiente. Vemos que el índice Dividendo 35 acumulaba una pérdida del 7,98% en ese período. Pero el grupo de veinte valores menos volátiles perdía aproximadamente la mitad, un 3,66%, mientras que el grupo de quince valores más volátiles perdía considerablemente más, un 13,60%.

La tabla siguiente indica la composición del DIvidendo 35 con los precios del 11 de enero de 2019 a las 10h ordenados según su volatilidad. Los veinte valores con menor volatilidad relativa están recuadrados en gris y los quince valores con mayor volatilidad relativa, en blanco. El número que aparece en el ranking por volatilidad corresponde a la posición por este concepto de cada valor en relación a los 112 valores considerados.

 

 

Los valores menos volátiles de la bolsa española, más rentables que la media

He incluido una nueva referencia de la familia de índices dedicada al mercado continuo. Se trata de un índice que incluye las cuarenta empresas no financieras menos volátiles durante el semestre anterior. Podéis ver la composición actual, no solo de los cuarenta valores menos volátiles sino también del resto de valores, ordenados de menos a más volátil. También podéis consultar la composición en el semestre anterior (30 abril – 31 octubre 2018).

En la tabla resumen se puede apreciar que los 40 valores menos volátiles acumulan una pérdida del 5,67% desde el 30 de abril de 2018, fecha de inicio del índice, mientras que el resto de valores pierde un 13,97%. La rentabilidad media de todos los valores considerados (alrededor de un centenar) es del 10,56%. En el semestre actual, iniciado el 31 de octubre de 2018, la rentabilidad de los 40 valores menos volátiles es positiva en un 1,10%.

Si dividimos los valores por deciles, vemos que los dos primeros (es decir, los veinte valores menos volátiles) lo hacen bastante mejor que los veinte siguientes y que la media del mercado en general.

En lo que llevamos de 2019, en cambio, los 40 valores menos volátiles se están quedando rezagados. Al día de hoy ganan un 1,90% frente al 6,27% de la media del mercado. Aún así, siguen conservando una ventaja apreciable desde abril de 2018.

Podéis consultar en el siguiente enlace todos los Indices Invesgrama para el mercado continuo actualmente disponibles.

 

 

 

Mejores y peores valores del IBEX 35 en los últimos 16 trimestres

Cada trimestre se constata una evolución muy dispar de los 35 valores que componen el IBEX. La diferencia entre la rentabilidad (dividendos incluídos) de los cinco mejores respecto a la de los cinco peores está alrededor del 36%. En siete de los últimos 16 trimestres ha llegado a superar el 40%. Sin embargo, en los últimos cuatro trimestres la diferencia ha tenido tendencia a reducirse. Varios de los valores que han estado de forma repetida entre los cinco peores han acabado saliendo del índice, como OHL, Sacyr, FCC, Abengoa y Banco Popular.

También se observa que en cada uno de los 16 trimestres los cinco mejores valores acabaron con saldo positivo a pesar de que en diez períodos la rentabilidad media de los 35 valores fue negativa.

Los valores más volátiles, en el sentido que se han situado más veces en un extremo u otro son ArcelorMittal, Técnicas Reunidas, Banco Popular, Indra, DIA, Siemens-Gamesa e IAG.

En el trimestre actual, los cinco mejores valores está siendo, por el momento, Amadeus, Siemens-Gamesa, Acerinox, Naturgy (Gas Natural) y Viscofán, con una rentabilidad media del 9,8%, y los cinco peores, DIA, BBVA, Mediaset, Bankinter y Sabadell, con una pérdida media del 8,8%. En vista de los datos expuestos, es probable que la diferencia entre ambos grupos se vaya ampliando hasta el 30 de septiembre.

Convivir con el pánico

Los inversores en acciones sabemos que tenemos que convivir con el pánico. Desde que empezó el ciclo alcista actual en julio de 2012 ya hemos sufrido once episodios que se han saldado con caídas de entre el 5,4% y el 13,3%, lo que hace una media de casi cuatro pánicos al año. Han durado una media de cinco semanas, o sea que no han sido cosa de cuatro días.

El pánico actual motivado por el fatal desenlace de la crisis griega no es aún el de mayor calado de la presente fase alcista pero está siendo el más largo: ya dura once semanas. Finalmente se produjo el temido accidente. Cuando las negociaciones estaban a punto de llegar a buen puerto y las bolsas habían anticipado con subidas del 3% el cierre de un acuerdo, llegó la inesperada convocatoria de un referéndum con el que el gobierno griego quiere dar validez democrática a sus propias gestiones, pero para las cuales pide un voto en contra.

El golpe de efecto ha pillado desprevenido a los demás actores europeos, que se han negado a prorrogar el rescate que vence mañana, lo que significa que Grecia no podrá pagar mañana lo que debe al FMI ni lo que el 20 de julio tiene que devolver al Banco Central Europeo (BCE). El BCE ha decidido mantener las líneas de liquidez urgente a la banca griega pero ha reducido el caudal de las mismas, lo que ha obligado al gobierno griego a decretar el cierre de los bancos y de la bolsa. Como dice Iñaki Gabilondo para El País TV, Grecia y los socios europeos defienden dos principios sagrados que han entrado en colisión, el de que la soberanía reside en el pueblo y el de que las deudas se tienen que pagar, pero que el segundo es más acuciante que el primero. Podéis escuchar el excelente resumen (4 minutos) que hace Gabilondo sobre la situación en este enlace.

No suele ser buena idea vender en un pánico porque uno puede hacerlo demasiado tarde y la recuperación llega tarde o temprano. Algunos inversores se niegan a ser víctimas de este tipo de situaciones y quieren verlas como una oportunidad. Aprovechan para vender lo que menos baja y comprar lo que más cae, con la confianza de que los valores más castigados serán los que mejor lo harán en la recuperación, momento que volverán a aprovechar para deshacer el cambio. Es una apuesta que puede salir mal o puede salir bien. A veces sí que los valores que más caen son los que mejor se recuperan pero otras veces son los que quedan más tocados.

Es típico que en un día de pánico haya valores que aguanten mucho mejor que otros. En el momento de escribir estas líneas, el IBEX-35 se deja un 3,5% pero cinco valores (Amadeus, Gas Natural, Endesa, Aena y Técnicas Reunidas) caen menos de un 2% mientras que los bancos Popular, Santander, Sabadell y BBVA, las constructoras OHL, Sacyr  y FCC, así como Abengoa pierden entre un 5% y un 6%. El mercado nos está diciendo qué valores son percibidos como de menor y de mayor riesgo en estos momentos. Está por ver cuáles serán los que mejor se comporten cuando todo haya pasado.

 

 

Los ciclos cortos y medios del IBEX

En este blog podéis encontrar la evolución cíclica del IBEX-35 de acuerdo con tres criterios:

Los ciclos cortos son aquellos definidos por alzas de al menos un 7% y correcciones de al menos un 5%.

Los ciclos medios están definidos por subidas de al menos un 14% y caídas de al menos un 8%.

Los ciclos largos vienen dados por alzas de al menos un 20% y correcciones de al menos un 15%.

Desde el inicio del ciclo alcista actual, el 24 de julio de 2012, el IBEX se revalorizó un 99,2% hasta el 13 de abril de 2015. Fueron 142 semanas sin una corrección superior al 15%, aunque hubo dos caídas que se acercaron a ese porcentaje (ambas fueron del 13,5%), una en 2013 y otra en 2014. Y en 2015 no podía faltar otra de las típicas correcciones bursátiles.

En un ciclo alcista, la bolsa no siempre sube. Como indicaba en la entrada de ayer, lo hace alrededor del 70% del tiempo. El 13 de abril de 2015, día del máximo anual, el IBEX venía siendo alcista el 73% del tiempo desde el mínimo de julio de 2012, de acuerdo con los ciclos medios (que tal vez sean los más representativos), por lo que no tiene que extrañar que haya detenido su subida. Con la corrección actual ese porcentaje se ha reducido al 69%. La presente fase correctiva dura 8 semanas, mientras que las dos anteriores se extendieron durante 17 y 21 semanas, según la definición de los ciclos medios.ciclos_cortos_ibex_feb07jun15

Los ciclos cortos dan una lectura algo diferente, pues desde este punto de vista la corrección actual está siendo la más larga desde el inicio de la fase alcista de largo plazo. Del 24 de julio de 2012 al 8 de junio de 2015 (150 semanas) ha habido 11 ciclos cortos alcistas y 11 ciclos cortos bajistas. Los primeros han durado una media de 8,6 semanas y los segundos, una media de 5,1 semanas. En total, ha habido el equivalente a 94,1 semanas alcistas (62,8% del tiempo) y 55,7 semanas bajistas (37,2% del tiempo), de manera que el ciclo alcista está teniendo un sesgo bajista superior al normal.

En las estrategias que seguimos aquí no tenemos en cuenta los ciclos de los índices para tomar decisiones, pero vale la pena echar una mirada de vez en cuando al comportamiento cíclico de la bolsa para recordar que esas correcciones son el pan nuestro de cada año en este mercado y que una vez concluidas suele venir una subida importante. Como se puede ver en la tabla de los ciclos medios, tras la corrección de 2013 el IBEX se revalorizó un 48,1% en un año, y después de la de 2014 lo hizo en un 22,7% en medio año, sin tener en cuenta los dividendos.

ciclos_medios_ibexjun07jun15

Tercera corrección de al menos un 8% desde julio de 2012