La “estrategia“ de cambiar cada año a los fondos más rentables

Si somos partícipes de un fondo de inversión, es muy probable es que al final de cada año haya muchos que hayan sido más rentables que el nuestro. De vez en cuando, nuestro fondo estará incluso entre los peores. La tentación para cambiar a alguno de los más rentables es grande, sobre todo teniendo en cuenta que no se devengan impuestos al cambiar de fondo y que actualmente la mayoría de estos productos no cobra comisiones de suscripción ni de reembolso.

Tenía curiosidad por saber si vale la pena hacer el cambio cada vez que las cosas no nos han ido bien, y en base a los rankings de los fondos de renta variable española entre 2009 y 2014, he elaborado las siguientes “estrategias“. 

La primera consiste en comprar al principio de cada año, empezando en 2010, los tres fondos más rentables el año anterior. La segunda, en hacer lo contrario, es decir comprar los tres peores fondos en el año anterior. Y la tercera, en comprar los cinco fondos cuya rentabilidad durante el año anterior haya estado en un término medio, o sea los que hayan sido más “discretos“.

Indico los resultados en la tabla siguiente. El dato de 2015 es hasta el 30 de septiembre.

fondos 2010-2015

Vemos que cambiar cada año a los tres fondos más rentables hubiera generado casi exactamente la misma rentabilidad acumulada entre enero de 2010 y septiembre de 2015 que haber cambiado cada año a los tres peores. El resultado en ambos casos hubiera sido una rentabilidad total de cerca del 9%, solo un 1% más que la rentabilidad media de todos los fondos.

En cambio, si hubiéramos comprado participaciones en los cinco fondos más discretos habríamos ganado algo más, un 15%, y habríamos mejorado incluso la rentabilidad, con dividendos incluidos, de la referencia más amplia de la bolsa española, el Indice General de la Bolsa de Madrid (IGBM). Por otro lado, se observa que este criterio habría producido unos resultados menos volátiles, tanto en relación a los otros dos criterios como en relación al mercado.

No obstante, en ninguno de los casos las diferencias son demasiado significativas, por lo que no tiene demasiado sentido cambiar a otros fondos por mucho que el nuestro se haya quedado rezagado durante el año.

Sin embargo, sí que debemos cambiar de fondo cuando este obtiene resultados peores a la media de forma reiterada.

Artículo publicado originariamente en inBestia

También en inBestia: Un inversor en bolsa a largo plazo no se queda sin cobrar ningún año

Fondos en bolsa española: cuáles baten al mercado y por cuánto

 

 

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s