Ampliaciones de capital con descuento, ¿qué gana el accionista?

En las ampliaciones de capital gratuitas vimos que el accionista no sale realmente beneficiado por el hecho de recibir nuevas acciones (aunque sí puede obtener ventajas fiscales), pero tampoco perjudicado porque haya más acciones de la empresa en circulación.

Ahora veremos qué ocurre cuando una sociedad hace una ampliación de capital en la cual las acciones no son gratuitas sino que se venden con un descuento respecto al precio de mercado. Se trata de las ampliaciones con prima de emisión.

El precio al que se venden las acciones es el precio de emisión. La prima de emisión es la diferencia entre el precio de emisión y el valor nominal al que fueron emitidas las acciones en el momento de la constitución de la sociedad (ese valor puede haber experimentado cambios en el tiempo, pero eso carece de importancia ahora). El precio de emisión es superior al valor nominal pero inferior al precio de mercado.

Intuitivamente, parece que el accionista ganará menos que en el caso de una ampliación gratuita, ya que debe aportar dinero. Sin embargo, la sociedad está recaudando nuevos recursos, por lo que podrá generar más beneficios en el futuro (siempre y cuando destine los nuevos recursos a invertir, que suele ser el caso, y no a pagar deudas, lo cual sucede de vez en cuando).

Se plantean dos cuestiones:

1. Con una ampliación con prima de emisión, ¿un accionista gana más o menos que con una ampliación gratuita?
2. Cuanto más barato sea el precio de emisión de las nuevas acciones, ¿tanto más ganará el accionista?

En el ejemplo para explicar la rentabilidad de una ampliación de capital liberada,  supusimos que la ampliación tenía lugar un año después de comprar las acciones. Sin embargo, para explicar los efectos de una ampliación con prima de emisión, es mejor suponer que esta tiene lugar enseguida después de que el accionista haya comprado las acciones. El motivo es que para calcular la rentabilidad de la operación hay que considerar el efecto que tiene sobre el valor de las acciones los beneficios que la sociedad ha obtenido con los nuevos recursos recaudados, a fin de comparar el valor de las acciones al cabo de un año con el valor que tenían estas en el momento de la ampliación.

Estos son los datos relevantes de la sociedad:
Patrimonio neto = 1.000.000 euros
Número de acciones = 10.000
Valor contable = 100 euros (patrimonio neto dividido por el número de acciones).
Suponemos que el precio es igual al valor contable.

1. Con una ampliación con prima de emisión, ¿un accionista gana más o menos que con una ampliación gratuita?

Un inversor compra 20 acciones a 100 euros. Seguidamente, la empresa anuncia que creará 1 acción nueva por cada 20 antiguas a un precio de emisión de 80 euros, o sea con un descuento del 20%.

La ampliación hace bajar el precio de las acciones que ya están en circulación, pues los beneficios tendrán que repartirse entre más títulos. Para saber en cuánto lo hace bajar, se hace el siguiente razonamiento:

Antes de la ampliación, un accionista con 20 acciones tenía 20 x 100 = 2.000 euros. Después tendrá 21 acciones pero habrá pagado 80 euros por la nueva acción. Su inversión total será de 2.080 euros. Como no se puede crear dinero de la nada, las 21 acciones seguirán valiendo 2.080 euros. Por tanto, después de la ampliación cada acción valdrá en el mercado 2.080 / 21 = 99,048 euros.

Llegaremos al mismo resultado si calculamos el valor contable. La sociedad ha creado en total 500 nuevas acciones e incrementa sus recursos propios en 500 x 80 = 40.000 euros. Su nuevo patrimonio neto será de 1.040.000 euros. Al dividir por las 10.500 acciones que tiene ahora, el valor contable es de 99,048 euros. Como dijimos en el caso de la ampliación liberada, las acciones suelen cotizar por encima del valor contable pero la lógica es la misma.

Si el inversor suscribe la nueva acción, gana 99,048 – 80 = 19,048 euros. Pero pierde un poco (99,048-100 = 0,952 euros) en cada una de las 20 acciones que ya tenía, o sea 19,048 euros en total. Con una acción gana mucho pero con las 20 restantes pierde un poco con cada una. La ganancia total es igual a la pérdida total. Es decir, en el momento de la ampliación, el accionista no tiene ningún beneficio.

Sin embargo, hay que ver qué pasará dentro de un año.

Ahora la sociedad tiene un patrimonio neto de 1.040.000 euros. Como en el ejemplo de la ampliación gratuita, supondremos que la empresa obtiene una rentabilidad del 15% sobre sus recursos propios. Entonces, al cabo de un año habrá obtenido un beneficio de 156.000 euros. Si no reparte dividendos, esa cantidad se añadirá al patrimonio neto, que alcanzará la cifra de 1.196.000 euros. Al dividir por el número de acciones (10.500), el nuevo valor contable será de 113,905 euros. Como el precio coincide con el valor contable, el accionista tendrá 21 x 113,905 = 2.392 euros, un 15% más de los 2.080 euros que invirtió. Es la misma rentabilidad que obtenía en el caso de una ampliación gratuita.

Por tanto, una ampliación con prima de emisión da la misma rentabilidad al accionista que una ampliación gratuita, siempre y cuando la sociedad obtenga un rendimiento adecuado de los recursos recaudados en la ampliación. En caso contrario, la rentabilidad será inferior.

2. Cuanto más barato sea el precio de emisión de las nuevas acciones, ¿tanto más gana el accionista?

¿Qué pasa si la sociedad, en vez de ofrecer las acciones a 80 euros, las vende a 20 euros? En este caso, el descuento sobre el precio de mercado será del 80%. Muchos inversores creerán que se trata de una oportunidad mejor que la anterior. ¿Estarán en lo cierto?

Supongamos que la sociedad quiere recaudar la misma cantidad que en el caso anterior, 40.000 euros. Entonces tendrá que emitir 2.000 acciones y no 500. O sea, 4 acciones nuevas por cada 20 antiguas (2.000 es a 10.000 lo mismo que 4 es a 20).

El accionista que suscriba las 4 acciones deberá pagar 80 euros en total, de modo que su inversión global será de 2.080 euros, igual que antes.

Haciendo un cálculo parecido al anterior, se puede comprobar que el nuevo precio de mercado será de 86,67 euros. El efecto sobre el precio es mucho mayor porque el número de acciones creadas también es mucho mayor.

Así, un accionista con 20 acciones que suscriba 4 acciones nuevas a 20 euros cada una, ganará 4x (86,67 – 20) = 266,67 euros. Pero con las 20 acciones que ya tenía, perderá 20 x (100 – 86,67) = 266,67 euros. Tampoco obtiene un beneficio inmediato con la ampliación, a pesar de que la sociedad le ofrece las acciones a precio de saldo.

Y al cabo de un año, ¿cuál será la situación?

Los recursos propios también serán de 1.196.000 euros pero el número de acciones será de 12.000. Así, el precio (que coincide con el valor contable) será de 99,67 euros. El accionista tendrá 24 acciones, que valdrán 2.392 euros, un 15% más que al principio.

De nuevo, el mismo resultado. Esto significa que el accionista no gana más por recibir acciones más baratas. A mayor descuento no hay mayor ganancia. Si las sociedades cotizadas a veces ofrecen sus acciones a precios muy bajos es solo con el fin de persuadir a los inversores para que las suscriban.

Ampliaciones de capital gratuitas, ¿buenas o malas para el accionista?

Ampliaciones de capital gratuitas, ¿buenas o malas para el accionista? Parte II (ejemplo numérico)

 

Un comentario en “Ampliaciones de capital con descuento, ¿qué gana el accionista?

  1. Pingback: Ampliaciones de capital gratuitas, ¿buenas o malas para el accionista? | Invertir low cost

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s