El ratio Precio / Flujo de Caja comparado con el PER

Algunos inversores prefieren criterios de selección de acciones alternativos al PER (relación entre el precio y el beneficio por acción) debido a los defectos de este último ratio. La cartera Contrarian que calculo desde marzo de 2006 se basa únicamente en el PER y ha dado buenos resultados pero cabe preguntarse si estos serían mejores con medidas de valoración como el Precio / Flujo de Caja Operativo por acción o el ratio Precio / Flujo de Caja Libre por acción. El flujo de caja libre es el flujo de caja operativo menos las inversiones en activos fijos.

En lo que respecta al período de inestabilidad bursátil de marzo a diciembre de 2018, he dividido las 28 empresas no financieras del IBEX 35 en tres tramos y he calculado la rentabilidad con dividendos de cada tramo por trimestres según los criterios indicados y el ratio Precio / Valor Contable. En este período, el IBEX 35 con dividendos perdió un 7,90% mientras que los nueve valores más baratos según el flujo de caja operativo perdieron de media un 12,13%, mientras que los nueve más baratos según el flujo de caja libre cedieron un 3,64% y los nueve más baratos según el PER, un 0,92%.

Hay que tener en cuenta que los datos están distorsionados por la caída del 77% de DIA en el cuarto trimestre. Este valor hubiera entrado en la selección basada en el ratio Precio / Flujo de Caja Operativo. Sin DIA, la rentabilidad en el período de nueve meses de este criterio habría sido negativa en un 7,12% en vez del 12,13%, aunque sigue siendo considerablemente peor que la selección basada en el PER.

El ratio Precio / Flujo de Caja Libre por acción es el que presenta los resultados más consistentes, pues en general se observa que cuanto más caros estaban los valores según este indicador, menor fue su rentabilidad bursátil.

A continuación indico las acciones que habrían entrado según los criterios comentados entre el 31 de marzo y el 31 de diciembre de 2018. El segundo y el tercer trimestre toman como referencia las magnitudes contables del ejercicio 2017 y el tercer trimestre, las interanuales a junio de 2018 (salvo ArcelorMittal).

Iré actualizando estas selecciones por trimestres para ver los resultados a más largo plazo.

 

 

Evolución de los valores del IBEX 35 en la corrección, su PER y su rendimiento por dividendo

La tabla siguiente recoge la rentabilidad de los valores del IBEX 35 desde el viernes 26 de enero, con el índice a 10.595 puntos, hasta el cierre de hoy 8 de febrero. El máximo anual se alcanzó el día 23 en los 10.609 puntos.

Los valores que mejor han aguantado han sido Abertis, Siemens-Gamesa y Bankinter, mientras que once valores han perdido entre un 10% y un 12%.

En la segunda tabla he indicado el ratio PER calculado en función del beneficio por acción interanual de septiembre de 2016 a septiembre de 2017 y el rendimiento por dividendo calculado a partir del dividendo ordinario pagado en los últimos doce meses.

El PER medio es de 18,6 pero está distorsionado por el elevado ratio de Cellnex. El PER mediano, más representativo, es de 15,6.

El rendimiento medio es del 3,52% y el mediano, del 3,67%.

Ver los dividendos pagados entre enero de 2017 y enero de 2018.

 

Actualizada la tabla del PER estándar, base y sostenible de los valores del IBEX 35

El 28 de febrero concluyó el período de presentación de estados financieros para las compañías del IBEX 35, salvo Inditex, que los publica en marzo.

En esta página podéis ver el PER de cada valor del IBEX 35 a lo largo de la sesión bursátil en función de los beneficios por acción del ejercicio 2016, de acuerdo con tres definiciones diferentes y complementarias de este concepto. En el caso de Inditex, el beneficio por acción continúa siendo el interanual de junio de 2015 a junio de 2016.

Para acceder a dicha página desde el menú superior, tenéis que ir al menú IBEX 35, luego a Ratios IBEX y finalmente a PER (Precio/Beneficio), tal como se ve en la siguiente captura de pantalla.

captura_per_valores

Los beneficios por acción de esta tabla se actualizan a principios de marzo en base a los resultados anuales (a finales de marzo para Inditex) y a principios de agosto en base a los resultados interanuales de junio a junio (a finales de agosto para Inditex).

Los beneficios por acción de las sociedades del IBEX 35 en 2016

Diferencias entre el PER estándar, el PER base y el PER recurrente

A qué se deben las discrepancias en el ratio PER según la fuente consultada

 

Cómo serán las carteras Contrarian y Valor el segundo trimestre

El 31 de marzo actualizaré la composición de las nueve carteras para el segundo trimestre.

Ya podemos prever la mayor parte de la composición de la Contrarian, que selecciona las empresas no financieras con el PER estándar más bajo. Se trata de Sacyr, Abertis, DIA, IAG y el quinto lugar será para ACS o Gas Natural, que en estos momentos tienen un ratio PER muy similar. La siguiente acción más barata por PER es Enagás pero con un valor mucho más alto.

En el caso de Sacyr y Abertis hay que tener en cuenta que su beneficio neto de operaciones continuadas fue negativo pero ambas empresas generaron sustanciosas plusvalías por la venta de sus respectivas participaciones en dos de sus filiales.

Sacyr obtuvo un beneficio neto de operaciones continuadas negativo de 800 millones pero ingresó 1.794 millones de euros por la enajenación del 77% de su filial de patrimonio en renta, Testa, a Merlin Properties, otra cotizada del IBEX. La operación le ha permitido obtener un beneficio neto atribuido de 370 millones de euros en 2015, a pesar del impacto negativo de 478 millones de euros provocado por la depreciación de su importante paquete accionarial en Repsol. De ese importe, 105 millones de euros corresponden al 8,5% del resultado negativo de 1.227 millones de la petrolera que Sacyr debe apuntarse como pérdida propia en aplicación de la norma relativa a los resultados de participadas. Los 373 millones restantes corresponden a un ajuste por la caída de las acciones de Repsol en bolsa. Sacyr todavía mantiene un 23% de Testa que presumiblemente también traspasará a Merlin Properties en 2016.

Por su parte, Abertis obtuvo unas jugosas plusvalías de 2.666 millones de euros por la venta del 66% de su filial Cellnex Telecom.

PER18-3-16

Otro criterio para evaluar si unas acciones están caras o baratas es el que relaciona el Enterprise Value (capitalización bursátil más deuda financiera neta más intereses minoritarios) con el beneficio de explotación.

Este ratio da un resultado negativo para Abertis ya que su beneficio operativo fue negativo en 2015, mientras que sitúa a Sacyr entre los últimos puestos, lo que contrasta con su posición en el ranking según el PER.

Con los precios del 18 de marzo, entrarían en la cartera Valor IAG, Gas Natural, OHL, ACS, Técnicas Reunidas, Gamesa, Endesa, DIA, Acciona y Red Eléctrica.

La ventaja de este criterio frente al PER es que no tiene en cuenta los resultados por operaciones interrumpidas, que pueden distorsionar ampliamente el beneficio anual. En cambio, su gran inconveniente es que no tiene en cuenta los gastos financieros y hay casos de empresas (Abengoa…) cuyos gastos financieros se comen prácticamente todo el beneficio operativo. Por este motivo, es útil comparar el Enterprise Value no solo con el beneficio de explotación u operativo sino también con el beneficio antes de impuestos, que es el beneficio operativo más el resultado financiero más el resultado de empresas participadas.

La cartera Valor se basa en el primer criterio, es decir el que relaciona el Enterprise Value con el beneficio de explotación, por lo que tiene el inconveniente mencionado. Los analistas suelen relacionar el Enterprise Value con el EBITDA, que es el beneficio operativo más las amortizaciones, lo cual tiene sentido pero puede distorsionar aún más la comparación.

Si relacionamos el Enterprise Value con el beneficio antes de impuestos, la composición de la cartera Valor sería diferente, como puede verse en la segunda tabla de las siguientes. Destaca el hecho de que Inditex aparece como más barata que Iberdrola, que sin embargo tiene un ratio PER que es la mitad que el de la textil.

EVBAIT18-3-16b

Por desgracia, Abengoa entró en la cartera Valor en trimestres pasados, algo que no hubiera pasado si se hubiera tomado el beneficio antes de impuestos en vez del beneficio operativo como base de comparación. Aunque la Valor ya era la menos rentable de las nueve carteras, la inclusión de Abengoa ha hecho que incluso se comporte peor que los índices de referencia. Lo mismo ha ocurrido con la Valor Al Alza, la versión que incluye las cinco acciones de la Valor con mayor plusvalía en los últimos nueve meses.

El cuadro siguiente recoge la rentabilidad por trimestres de las nueve carteras desde el 30 de septiembre de 2013, la última fecha de las carteras en mi libro Invertir Low Cost, y a partir de la cual empecé a actualizarlas en este blog diariamente. En todos los casos, la rentabilidad incluye dividendos y ampliaciones de capital.

De30sep13a18mar16b

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Qué fue de las diez “acciones ganga“ de abril de 2015

En abril la bolsa española estaba en sus máximos anuales. El día 8 de ese mes, un artículo del portal Estrategias de Inversión titulado Estas son las diez ‘acciones ganga‘ del Ibex 35 señalaba las acciones indicadas en el cuadro siguiente como las más baratas del selectivo en  base a la relación precio-beneficio (PER) según diversos brokers consultados.

Aunque en el artículo no se mencionaba, se entiende que se refería al PER estimado para 2015 y no al PER en base al beneficio por acción de 2014. Por ejemplo, OHL resultaba ser el segundo valor más barato con un PER estimado de 12,6 pero su beneficio por acción en 2014 fue de 0,233 €, por lo que el día 7 de abril el PER efectivo de la constructora era de 85 veces.

Algo más de siete meses más tarde, las diez acciones ganga perdían de media un 15,59% mientras que el IBEX-35 con dividendos perdía un 11,71%. Si tenemos en cuenta únicamente las cinco acciones más baratas según el PER estimado, la pérdida media era del 27,40%, con dividendos incluidos.

acciones ganga

El artículo advertía que solo cuatro de esas compañías tenían potencial alcista. Sin embargo, el concepto de “ganga“ suele ser interpretado por muchos inversores como sinónimo de gran potencial de revalorización, por lo que hay que extremar la prudencia cuando oigamos ese término aplicado a las acciones. Cuando un experto dice que una acción es una ganga no quiere decir necesariamente que recomienda su compra ni que considere necesariamente que la acción tenga un largo recorrido alcista. A veces los titulares pueden llevar a confusión.

Por otro lado, debemos tener cuidado al utilizar estimaciones de beneficio ya que eso lleva a valorar las acciones en función de un dato que todavía es desconocido.

Qué fue de “los 10 valores para ganar en 2014“

 

 

 

 

 

 

 

Bolsa española: ¿cara o barata?

El significado de caro o barato en bolsa

Para saber si unas acciones están caras o baratas no nos fijamos en su precio, ni siquiera en si han bajado o subido.

Unas acciones de 20 € pueden estar más caras que otras de 100 €. Lo que nos interesa no es el precio absoluto sino el precio relativo. Si las acciones de 20 € tienen un beneficio por acción de 1 €, estaremos pagando 20 veces ese beneficio. Si las de 100 € tienen un beneficio  por acción de 10 €, pagaremos solo 10 veces esa cantidad. Desde este punto de vista, las acciones de 20 € están el doble de caras que las de 100 €, a pesar de que su precio sea cinco veces inferior. Este precio relativo que resulta de comparar el precio con el beneficio por acción es lo que se conoce como relación precio-beneficio o PER.

Por otro lado, el hecho de que las acciones de 20 € bajen a 10 €, no significa necesariamente que se hayan abaratado. Si al mismo tiempo su beneficio ha caído en una proporción aún mayor, por ejemplo, de 1 € a 0,25 €, entonces el PER ha pasado de 20 a 40. Es decir, están el doble de caras que antes a pesar de que su precio ha caído a la mitad.

En cambio, si las acciones que valen 100 € suben a 200 € pero su beneficio por acción se multiplica por cuatro, su PER pasa de 10 a solo 5, es decir, están la mitad de baratas que antes a pesar de haber doblado de precio.

PER_1991_2013

La relación precio-beneficio o PER

La relación precio-beneficio debería llamarse más bien relación precio-beneficio por acción ya que compara el precio de una acción con su beneficio por acción. Este ratio es más conocido por las siglas en inglés PER, de Price-Earnings Ratio (que en realidad es una abreviación de Price-Earnings per Share Ratio). El PER nos da una idea acerca de si unas acciones están caras o baratas, especialmente en relación al conjunto del mercado (cuanto mayor el PER, más cara está la acción en términos relativos).

Pero el PER de las acciones de una empresa también puede calcularse dividiendo la capitalización de esta por su beneficio neto. La capitalización es el precio multiplicado por el número de acciones. Si dividimos el numerador y el denominador por el número de acciones, entonces en el numerador tendremos el precio y en el denominador el beneficio por acción.

Para ser más precisos, se tiene en cuenta el beneficio neto atribuido, no el beneficio neto. Al consolidar cuentas, las empresas o bancos suman todos los ingresos y gastos de las sociedades de las cuales poseen más del 50% del capital. Pero de este modo se apuntan un beneficio que no les corresponde en su totalidad. Por ejemplo, si la sociedad dominante posee el 70% de una empresa, se apunta el 100% del beneficio de esta, por lo que al final de la cuenta de resultados debe hacer un ajuste. Este ajuste consiste en restar el 30% del beneficio que no le corresponde. Se trata de los intereses minoritarios.

El PER de un índice

En general, el PER de un índice bursátil nos da una idea sobre si el mercado en general está caro o barato, aunque hay que compararlo con el ritmo de crecimiento de beneficios de las empresas que componen dicho índice. Durante una recuperación económica, es normal que el PER sea más alto de lo normal porque el mercado descuenta un ritmo de crecimento de los beneficios por encima de la media. Por ejemplo, en diciembre de 2013, el PER de la bolsa española era de 33 veces, según datos de la Sociedad de Bolsas.

La fiabilidad del valor del ratio PER aumenta conforme se avanza en el ciclo económico. Un PER de 33 veces tras varios años de expansión económica suele indicar una clara sobrevaloración del mercado.

En los dos ciclos bajistas más recientes de la bolsa española, el PER ha llegado a ser de solo unas 8 veces. Vimos esos valores en noviembre de 2008 y en agosto de 2011. A continuación el PER aumentó porque a pesar de que la bolsa continuó cayendo, los beneficios lo hicieron aún más. Haber comprado a esos niveles fue una buena inversión a largo plazo aunque a corto plazo la bolsa continuó cayendo varios meses más (hasta marzo de 2009 y julio de 2012 respectivamente).

Suele considerarse que si el valor del PER está en torno a 15 veces, el mercado está correctamente valorado. Algunos analistas indican que hay que comparar el PER con la inflación porque una inflación moderada suele llevar consigo unos costes de financiación más reducidos, lo cual es positivo para los beneficios. Estos analistas proponen que la suma del PER y de la tasa de inflación debería estar alrededor de 20 para hablar de un mercado correctamente valorado. Por ejemplo, si el PER es de 18 y la inflación es del 2%, la suma de ambas variables da 20 (en la tasa de inflación no se considera el porcentaje), lo que indica un valor correcto. En cambio, si la inflación es del 5%, un PER de 18 indicaría un mercado caro.

Para calcular el PER de un conjunto de empresas se puede sumar el PER de todas ellas y luego dividir la suma por el número de empresas. En tal caso tendremos el PER medio. Pero las medias pueden ocultar valores extremos y lo que es más importante, valores negativos. Se considera que el PER no tiene sentido cuando los beneficios son negativos. Si definimos el PER como el número de años que un inversor tardaría en recuperar su inversión si la empresa pagara todo el beneficio como dividendos, no tiene sentido decir que debe esperar un número negativo de años. Si lo definimos como el múltiplo que los inversores están dispuestos a pagar por un determinado nivel de beneficios, tampoco tiene sentido que ese múltiplo sea negativo. Así, los beneficios negativos se deben poner a cero para evitar que el PER quede distorsionado.

El PER ponderado

El PER medio no tiene en cuenta el diferente valor en bolsa (o sea, capitalización) de las entidades cotizadas. Por ejemplo, en el IBEX-35 el Banco Santander vale mucho más que Abengoa. Esta es la razón por la cual una variación en el precio de las acciones del Santander influye más en la variación del IBEX-35 que una variación en el precio de las acciones de Abengoa. Es decir, el IBEX-35 es un índice ponderado, en el cual las entidades ponderan según su nivel de capitalización.

El PER de un índice debe tener en cuenta esta circunstancia. Así, en vez de calcular la media del PER de todas las entidades del IBEX-35, es más adecuado sumar la capitalización de todas las entidades y luego dividir ese valor por la suma de los beneficios atribuidos de todas las entidades, salvo de aquellas que han tenido resultados negativos en los últimos 12 meses. Es decir, en el caso de las entidades con pérdidas, se tiene en cuenta su capitalización pero no sus resultados. Es como si hubieran obtenido un beneficio nulo.

Los ajustes en las ponderaciones

En el índice IBEX-35, algunas entidades ponderan menos de lo que les correspondería porque una parte relevante de su capital pertenece a un núcleo estable de accionistas. Se considera que estas acciones no son susceptibles de salir al mercado para ser negociadas.

El porcentaje del capital de una entidad que no está en manos de accionistas de control se denomina capital flotante o free-float. De aquí que el IBEX sea un índice ponderado por capitalización y por capital flotante.

Si el capital flotante es superior al 50% del capital total de la entidad, entonces no se ajusta la ponderación. Si dicho porcentaje está entre el 40% y el 50%, la ponderación se reduce en un 20%. Es el caso (en el segundo semestre de 2015) de Acciona, Acerinox, FCC y OHL. Si el capital flotante está entre el 30% y el 40% del capital total, la ponderación en el IBEX se reduce un 40%. Es el caso de Aena, Bankia, Caixabank, Gas Natural, Inditex y Mapfre. El reducido capital flotante de Endesa y de Arcelor Mittal hace que sus ponderaciones se reduzcan en un 60% y un 80% respectivamente.

PER de la bolsa española el 20 de septiembre

El 20 de septiembre, el PER estándar de la bolsa española era de 14,08, un valor que a primera vista podría considerarse correcto.

Sin embargo, hay que tener en cuenta que buena parte de los beneficios de algunas de las sociedades del IBEX-35 se debe a operaciones interrumpidas. Se trata de beneficios procedentes de una línea de negocio que se ha enajenado y que por tanto ya no se repetirán en el futuro.

Para que los accionistas puedan distinguir la procedencia de los beneficios de un ejercicio, la cuenta de resultados desglosa el beneficio neto consolidado en dos conceptos: el resultado de operaciones continuadas, que es el procedente de actividades que la empresa va a continuar explotando en un futuro próximo, y el de operaciones interrumpidas, antes mencionado.

El PER estándar tiene en cuenta todos los beneficios netos atribuidos a la sociedad, es decir, los de operaciones continuadas y los de operaciones interrumpidas.

En cambio, el PER básico solo tiene en cuenta los resultados de operaciones continuadas, ajustados por intereses minoritarios. En tanto que el PER básico toma como referencia los resultados que provienen de la actividades que la empresa va a conservar en el futuro, es más significativo que el estándar.

El valor del PER básico el 20 de septiembre era de 16,73, bastante más alto que el estándar, por lo que desde este punto de vista la bolsa española no estaba tan barata aunque seguiría en un nivel aceptable.

Pero los beneficios de operaciones continuadas también pueden contener partidas extraordinarias, como por ejemplo plusvalías obtenidas con la venta de inmuebles o activos financieros. Y en los últimos doce meses, una parte significativa de los beneficios de operaciones continuadas de las sociedades del IBEX proceden de plusvalías u otras partidas atípicas. Si descartamos este tipo de resultados (y hacemos un ajuste por impuestos), llegamos al PER recurrente. Su valor era de 25,65, un nivel muy alto. Desde este punto de vista, la bolsa estaría muy cara.

PER_IBEX_18sep15

Diferencias entre el PER estándar, el PER básico y el PER recurrente

PER estándar, básico y recurrente de los valores del IBEX-35

¿Y si fuera el aviso de un ciclo bajista?

La lista negra de las empresas del IBEX

 

 

 

 

Ranking del PER de las empresas del IBEX

La tabla recoge la relación precio-beneficio (PER) de las empresas no financieras del IBEX según el beneficio por acción (BPA) acumulado entre el 30 de junio de 2014 y el 30 de junio de 2015. El BPA de Sacyr e Inditex es todavía el de 2014 porque ambas empresas tienen pendiente la publicación de sus resultados semestrales.

Se considera que cuanto menor es el PER de un valor, más barato está en términos relativos. Desde este punto de vista, Abengoa sería el valor más barato pero su PER no es significativo porque el beneficio acumulado debería dividirse por el nuevo número de acciones que haya tras la macro ampliación prevista. En cuanto al PER de Endesa, Abertis y Telefónica, está distorsionado debido a los elevados beneficios procedentes de operaciones interrumpidas, que no son recurrentes. Por su parte, el beneficio neto de ACS y Repsol contiene importantes plusvalías por ventas de activos, que tampoco son recurrentes.

Para saber el PER medio de las empresas del IBEX es preferible tomar el PER del valor que ocupa la posición media en el ranking, más que hacer la media aritmética, pues esta puede quedar distorsionada por los extremos. Así, el PER mediano resulta ser de 18,20 (la media del PER de Acciona y de DIA, al ser el número de empresas impar).

PER 21-08-2015

 

PER de los valores del IBEX en base al beneficio por acción de 2014, estándar y recurrente

La relación precio-beneficio (PER)

 

 

La relación precio-beneficio

Qué es la relación precio-beneficio

La relación precio-beneficio es el ratio bursátil más conocido y utilizado. Suele conocerse por las siglas PER, del inglés Price-Earnings Ratio. Es el resultado de dividir el precio por el beneficio por acción.

Podemos encontrar el beneficio por acción anual en las dos últimas líneas de la cuenta de resultados consolidada anual (o “cuenta de pérdidas y ganancias consolidada”) que las sociedades cotizadas deben remitir a la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV). Este documento lo podemos encontrar en la página web de la entidad y en la de la CNMV.

Si usted compra una acción de una sociedad por 20 euros y el beneficio por acción de esa sociedad es de 2 euros, su acción le convierte en propietario de 2 euros de los beneficios de la empresa. Eso no significa que la sociedad vaya a pagarle 2 euros por cada acción. Usted acepta que la entidad le pague una parte, por ejemplo la mitad, en forma de dividendos y que reinvierta la otra parte para poder incrementar beneficios, y por tanto los dividendos, en el futuro.

Cuando tenemos el beneficio por acción, calcular el PER es muy sencillo. Basta dividir el precio de la acción por esa magnitud.

El PER nos da una idea de si la acción está cara o barata. A diferencia de los bienes corrientes, el precio de una acción no nos dice nada. Unas acciones a 100 euros pueden estar más baratas que otras a 2 euros. En bolsa, el precio es relativo y esa relatividad nos la da el PER. Si las acciones de 100 euros tienen un beneficio por acción de 10 euros, su PER será de 10 veces. Si las acciones de 2 euros tienen un beneficio por acción de 0,1 euros, su PER será de 20 veces. Esto significa que las que valen 2 euros son el doble de caras que las que valen 100 euros porque al comprar las de 2 euros, uno está pagando 20 veces el beneficio que corresponde a cada acción mientras que si uno compra las de 100 euros sólo paga 10 veces por el mismo concepto.

¿Es el PER un buen criterio de selección?

Para poner a prueba este criterio, cada semestre acabado el 31 de marzo y el 30 de septiembre seleccioné los siete valores del IBEX-35 con un PER menor y calculé su rentabilidad en los siguientes seis meses. En los semestres acabados el 31 de marzo, tomé el beneficio por acción correspondiente al año anterior. En los semestres acadabdos el 30 de septiembre, el beneficio por acción acumulado desde el segundo semestre del año anterior hasta el primer semestre del año corriente.

Los resultados pueden verse en la columna 7 de la tabla siguiente.

Fecha inicial

Fecha final

IBEX-35

Media 35 valores

7 valores con

menor PER

100,0 €

100,0 €

100,0 €

31 mar-2006

30 sep-2006

11,2%

111,2 €

9,2%

109,2 €

18,6%

118,6 €

30 sep-2006

31 mar-2007

14,7%

127,5 €

19,0%

129,9 €

22,1%

144,8 €

31 mar-2007

30 sep-2007

1,3%

129,2 €

-6,4%

121,6 €

-2,6%

141,0 €

30 sep-2007

31 mar-2008

-7,7%

119,3 €

-10,7%

108,7 €

-9,0%

128,3 €

31 mar-2008

30 sep-2008

-15,1%

101,3 €

-19,2%

87,7 €

-22,2%

99,8 €

30 sep-2008

31 mar-2009

-26,8%

74,1 €

-26,1%

64,9 €

-23,1%

76,8 €

31 mar-2009

30 sep-2009

55,5%

115,2 €

60,3%

104,0 €

95,9%

150,5 €

30 sep-2009

31 mar-2010

-5,6%

108,8 €

-3,5%

100,4 €

-5,5%

142,2 €

31 mar-2010

30 sep-2010

-0,2%

108,6 €

-7,5%

92,9 €

-10,8%

126,9 €

30 sep-2010

31 mar-2011

3,2%

112,0 €

13,3%

105,2 €

32,6%

168,3 €

31 mar-2011

30 sep-2011

-16,4%

93,7 €

-20,5%

83,6 €

-15,7%

141,9 €

30 sep-2011

31 mar-2012

-3,4%

90,5 €

-1,1%

82,7 €

-0,8%

140,8 €

Como puede observarse, cada 100 euros invertidos siguiendo este criterio de selección se hubieran convertido en 140,8 euros seis años después, significativamente más que los 82,7 euros de una cartera con los 35 valores del índice (media de referencia) o los 90,5 euros de una cartera con la misma composición y ponderaciones del IBEX-35.

En términos anuales, una cartera que al principio de cada semestre contara con los 7 valores con menor PER del índice hubiera generado una rentabilidad media del 5,86% anual frente a una pérdida del 3,11% anual de una cartera con los 35 valores y una pérdida del 1,66% anual del IBEX. Esto supone una ventaja de casi el 9% anual respecto a la media de referencia.

Hay que destacar, además, que en nueve de los doce semestres la estrategia fue más rentable que la media de referencia.

Podemos concluir, por tanto, que utilizar la relación precio-beneficio como criterio de selección produce resultados notables y que permite a un inversor sin demasiados recursos tener una cartera con pocos valores de la que se puede esperar una rentabilidad superior a la del índice de referencia.

La selección de valores en base a este criterio hubiera escandalizado a cualquier experto

El 30 de septiembre de 2007, de los siete valores seleccionados cuatro pertenecían al sector de la construcción y dos eran bancos. Una maravilla de cartera para afrontar el inicio de la doble crisis: la de la construcción y la financiera.

El 31 de marzo de 2008, un ferviente defensor de esta estrategia se hubiera empeñado en mantener tres constructoras y un banco en su cartera. No hubiera descartado una constructora y un banco debido a sus temores por lo que se estaba viniendo encima sino a que dichos valores habían descendido puestos en la clasificación del PER.

El 30 de septiembre de 2008, en plena tormenta financiera, hubiera liquidado totas las constructoras y el banco que tenia en cartera en el semestre precedente, no por la que estaba cayendo sino porque se habian vuelto a encarecer en términos relativos por PER.

El 31 de marzo de 2009, poco después de que la crisis financiera alcanzar su punto culminante, hubiera elegido cuatro entidades financieras (Mapfre incluida). Una cartera muy bien diversificada para los tiempos que corrían…

El 31 de marzo de 2010, en la segunda embestida de la doble crisis, hubiera seleccionado tres constructoras y tres entidades financieras, seis valores (sobre un total de siete) expuestos a los sectores más delicados.

A pesar de todo, hubiera obtenido nueve puntos anuales de ventaja sobre el mercado. Algo que casi ningún gestor profesional pudo conseguir, lo que demuestra que un pequeño capital gestionado por un inversor sin prejuicios puede obtener mejores resultados que un gran capital administrado con las teorías más sofisticadas.

Otras estrategias a examen:

El rendimiento por dividendo

La relación entre el precio y el valor contable

Los “perros” de la bolsa

La rentabilidad sobre recursos propios

La relación precio-beneficio

El mago y el inversor

Un inversor conocía un mago que siempre acertaba. Así que un día le pidió una predicción acerca de alguna empresa que fuera a tener un crecimiento espectacular de sus ingresos. El mago le aseguró que la empresa X doblaría sus ingresos en los siguientes tres años. Cuando el mago hizo la predicción, X ingresaba 100 y sus costes eran de 60, de modo que sus beneficios eran de 40.

Al cabo de esos tres años, los ingresos de X se duplicaron, tal como había predicho el mago, pero los costes de la empresa se multiplicaron por 5 de forma que sus ingresos fueron de 300 y sus gastos de otros 300. Por tanto, el beneficio fue cero y las acciones de X se desplomaron.

Habiendo aprendido la lección, el inversor volvió a ver al mago y le pidió que le hablara de alguna empresa que fuera a doblar beneficios en poco tiempo. El mago le complació al decirle que la compañía Z alcanzaría esa proeza en sólo dos años. El inversor se apresuró en comprar las acciones de Z.

Habían transcurrido unos meses cuando Z compró otra compañía. En efecto, al cabo de dos años los beneficios de Z se habían duplicado porque incorporaban los beneficios de la nueva filial. Pero Z tuvo que hacer una macroampliación de capital para absorber la empresa adquirida y el número de sus acciones se multiplicó por 2,5, de forma que su beneficio por acción cayó un 20%. El mercado penalizó la pesada digestión de Z y el precio de las acciones se derrumbó.

El inversor tenía claro ahora que lo importante no era el volumen de ingresos ni el de beneficios sino el beneficio por acción ya que esto era lo que realmente le interesaba al accionista. Entonces le pidió al mago que le predijera qué empresa del mercado iba a tener el mayor crecimiento en su beneficio por acción. El mago le dijo que ABY destacaba sin duda por encima de todas las demás y le anticipó que doblaría su beneficio por acción en tres años.

El inversor compró tantas acciones de ABY como pudo a un precio de 200 euros. Nunca había realizado una apuesta tan decidida. En ese momento, el beneficio por acción de la empresa era de 5 euros.

En efecto, al cabo de tres años el beneficio por acción de ABY se multiplicó por dos, a 10 euros. Pero el precio cayó a 100 euros, un 50%. ¿Por qué? ¿Qué había pasado?

El inversor compró las acciones a 200 euros cuando el beneficio por acción era de 5 euros. Es decir, la proporción entre ambas variables era de 40. En otras palabras, había pagado 40 veces el beneficio por acción de ABY. En bolsa esta proporción se conoce con el nombre de relación precio-beneficio o PER (del inglés Price-Earnings Ratio). Pero en tres años las cosas pueden cambiar mucho y ABY dejó de ser una empresa de alto crecimiento para convertirse en una empresa de resultados sólidos per con un crecimiento más lento. El mercado dejó de valorar las expectativas futuras de ABY como lo había hecho años atrás y sólo estaba dispuesto a pagar 10 veces el beneficio por acción. Por eso, el precio fue de 100 euros.

El inversor llegó a la conclusión de que debía pedirle al mago que adivinara qué PER tendrían las acciones en el futuro. Pero también comprendió que ese dato no servía de nada si no sabía además el beneficio por acción de cada compañía. Cuando fue a ver al mago, este le avisó de que no podía predecir dos variables al mismo tiempo. Finalmente, el inversor, después de haber perdido casi todo su dinero en apuestas seguras, comprendió que nunca podría comprar un valor “con futuro”.