La cartera Contrarian ha podido comprarse a buen precio hoy

En el primer día hábil del segundo trimestre de 2018, los cinco valores de la cartera Contrarian han podido comprarse por debajo del precio de referencia, la cotización al cierre de marzo.

Este trimestre, las carteras Contrarian, Contrapunto, Valor Al Alza y Pragmática tienen la misma composición, una circunstancia muy atípica.

IAG ha hecho un mínimo de 6,868 €, un 2,1% por debajo del cierre de marzo. Merlín Properties ha podido comprarse a 12,35 € y ha cerrado a 12,50 €. Inmobiliaria Colonial, el valor que más ha ganado, ha hecho un mínimo en 9,35 €, un 0,5% por debajo del cierre de marzo, y ha concluido la sesión en 9,64 €. Repsol ha caído hasta un 1,1% pero ha ganado un 0,62% al final del día. ArcelorMittal es el valor que más ha llegado a bajar, un 2,3%, pero ha cerrado con una ligera pérdida del 0,23%.

Al cierre de la primera sesión bursátil del trimestre, la cartera ha ganado un 0,57% mientras que la referencia básica, el IBEX Empresas, ha perdido un 0,36%. El IBEX 35 ha cedido un 0,58%.

La cartera Contrarian gana un 30% hasta octubre

Este año, la cartera Contrarian es la más rentable de las nueve estrategias que propuse en mi libro Invertir Low Cost, con diferencia respecto a las demás. Gana un 30,02% hasta el 31 de octubre, frente al 13,66% que se revaloriza la referencia principal, el IBEX Empresas (que incluye dividendos) y el 15,98% del IBEX 35 con dividendos.

En buena parte se debe a la presencia de IAG, el único valor que se ha repetido en cada trimestre y que se revaloriza un 43,3% hasta la fecha.

La Contrarian está obteniendo una ventaja respecto al mercado mayor desde la última fecha de las carteras en Invertir Low Cost que en el período previo. Del 31 de marzo de 2016 al 30 de septiembre de 2013 (período analizado en el libro), la cartera ganó un 5,84% anual mientras que el IBEX Empresas se revalorizó un 0,2% anual, siendo la ventaja del 5,64% anual. En cambio, como puede verse en la tabla siguiente, del cuarto trimestre de 2013 al tercer trimestre de 2017 (cuatro años completos), la Contrarian ganó un 16,46% anual frente al 9,43% anual del IBEX Empresas, por lo que la ventaja fue del 7,02% anual.

Respecto al IBEX 35 con dividendos, la ventaja ha sido del 12,35% anual. Sin embargo, la referencia principal es el IBEX Empresas (la rentabilidad media con dividendos de las empresas no financieras del IBEX 35) ya que la cartera no invierte en entidades financieras.

Los resultados sorprenden en tanto que el criterio de selección en que se basa la estrategia, el ratio PER, está cada vez más desprestigiado entre expertos y analistas, quienes aseguran que solo sirve para hacer comparaciones entre empresas del mismo sector.

Como expliqué en mi libro, esta estrategia es la que produce resultados más cíclicos, en el sentido de que genera más períodos consecutivos de ventaja o desventaja. En cuanto a los períodos de desventaja, se han dado plazos de hasta seis trimestres consecutivos en que lo hizo peor que la referencia, como ocurrió del 30 de junio de 2009 al 31 de diciembre de 2010. De marzo de 2006 a septiembre de 2017, ha habido, además, un período de cuatro trimestres consecutivos y otros dos períodos de tres trimestres consecutivos de desventaja frente a la referencia.

No hay ninguna estrategia que funcione siempre pero esta es particularmente cíclica, algo que hay que tener en cuenta.Rentabilidades históricas de las nueve carteras

 

Las tasas de éxito de la cartera Contrarian

Contrarian tasa éxitos junio2016La tasa de éxito de una estrategia de inversión puede medirse de varias maneras. Una de ellas es el porcentaje de valores seleccionados en un período determinado que supera la rentabilidad de referencia. En el caso de las carteras de Invertir Low Cost, la actualización es trimestral y el índice de referencia es el IBEX Empresas, que es la rentabilidad media de las empresas no financieras del IBEX 35 (ya que las carteras no invierten en valores financieros).

En los 40 trimestres transcurridos desde la fecha de inicio de las carteras, el 31 de marzo de 2006, hasta el 31 de marzo de 2016, el 53% de los valores seleccionados por la estrategia Contrarian ha batido al IBEX Empresas, lo que representa una moderada tasa de éxito. Sin embargo, cuando calculamos el porcentaje de trimestres en los que la cartera en su conjunto batió a la referencia, vemos que esa cifra es más elevada, del 60%.

En tanto que lo que nos interesa es el resultado anual, cuando tomamos el porcentaje de años (o ejercicios) en los que la cartera batió a la referencia, la tasa de éxito alcanza el 63,6%. Como puede verse en el segundo cuadro, la Contrarian lo hizo mejor que el IBEX Empresas en siete de los once ejercicios indicados.

Para la mayoría de inversores, el éxito se mide por valores positivos y no por ventajas relativas. Aunque es comprensible, este enfoque tiende a menoscabar el éxito a largo plazo porque se centra en valores absolutos mientras que el éxito es siempre una magnitud relativa. Desde este punto de vista, solo el 55,5% de los valores seleccionados por la estrategia Contrarian tuvieron una rentabilidad trimestral positiva y el porcentaje de trimestres positivos fue menor aún, de justo el 50%, pues veinte de los trimestres acabaron en negativo. No obstante, ocho de los once ejercicios transcurridos desde marzo de 2006 han sido positivos, lo que supone una tasa del 72,7%. La razón es que si bien en los veinte trimestres negativos la pérdida media fue del 7,05%, en los veinte positivos la ganancia media fue del 12,71%.

ContrarianMarzo2006-Junio2016

En definitiva lo que tiene mayor interés es el resultado a largo plazo. En el período de diez años transcurrido entre el 31 de marzo de 2006 y el 31 de marzo de 2016 la rentabilidad media anual de la Contrarian fue del 9,07% frente al 1,93% del IBEX 35 y del 3,32% del IBEX Empresas.

GraficoContrarian Marzo2016-3

Las tasas de éxito de la cartera Término Medio

Consenso Relativo, la cartera que bate al IBEX 35 el 82% de los ejercicios

 

 

Cómo serán las carteras Contrarian y Valor el segundo trimestre

El 31 de marzo actualizaré la composición de las nueve carteras para el segundo trimestre.

Ya podemos prever la mayor parte de la composición de la Contrarian, que selecciona las empresas no financieras con el PER estándar más bajo. Se trata de Sacyr, Abertis, DIA, IAG y el quinto lugar será para ACS o Gas Natural, que en estos momentos tienen un ratio PER muy similar. La siguiente acción más barata por PER es Enagás pero con un valor mucho más alto.

En el caso de Sacyr y Abertis hay que tener en cuenta que su beneficio neto de operaciones continuadas fue negativo pero ambas empresas generaron sustanciosas plusvalías por la venta de sus respectivas participaciones en dos de sus filiales.

Sacyr obtuvo un beneficio neto de operaciones continuadas negativo de 800 millones pero ingresó 1.794 millones de euros por la enajenación del 77% de su filial de patrimonio en renta, Testa, a Merlin Properties, otra cotizada del IBEX. La operación le ha permitido obtener un beneficio neto atribuido de 370 millones de euros en 2015, a pesar del impacto negativo de 478 millones de euros provocado por la depreciación de su importante paquete accionarial en Repsol. De ese importe, 105 millones de euros corresponden al 8,5% del resultado negativo de 1.227 millones de la petrolera que Sacyr debe apuntarse como pérdida propia en aplicación de la norma relativa a los resultados de participadas. Los 373 millones restantes corresponden a un ajuste por la caída de las acciones de Repsol en bolsa. Sacyr todavía mantiene un 23% de Testa que presumiblemente también traspasará a Merlin Properties en 2016.

Por su parte, Abertis obtuvo unas jugosas plusvalías de 2.666 millones de euros por la venta del 66% de su filial Cellnex Telecom.

PER18-3-16

Otro criterio para evaluar si unas acciones están caras o baratas es el que relaciona el Enterprise Value (capitalización bursátil más deuda financiera neta más intereses minoritarios) con el beneficio de explotación.

Este ratio da un resultado negativo para Abertis ya que su beneficio operativo fue negativo en 2015, mientras que sitúa a Sacyr entre los últimos puestos, lo que contrasta con su posición en el ranking según el PER.

Con los precios del 18 de marzo, entrarían en la cartera Valor IAG, Gas Natural, OHL, ACS, Técnicas Reunidas, Gamesa, Endesa, DIA, Acciona y Red Eléctrica.

La ventaja de este criterio frente al PER es que no tiene en cuenta los resultados por operaciones interrumpidas, que pueden distorsionar ampliamente el beneficio anual. En cambio, su gran inconveniente es que no tiene en cuenta los gastos financieros y hay casos de empresas (Abengoa…) cuyos gastos financieros se comen prácticamente todo el beneficio operativo. Por este motivo, es útil comparar el Enterprise Value no solo con el beneficio de explotación u operativo sino también con el beneficio antes de impuestos, que es el beneficio operativo más el resultado financiero más el resultado de empresas participadas.

La cartera Valor se basa en el primer criterio, es decir el que relaciona el Enterprise Value con el beneficio de explotación, por lo que tiene el inconveniente mencionado. Los analistas suelen relacionar el Enterprise Value con el EBITDA, que es el beneficio operativo más las amortizaciones, lo cual tiene sentido pero puede distorsionar aún más la comparación.

Si relacionamos el Enterprise Value con el beneficio antes de impuestos, la composición de la cartera Valor sería diferente, como puede verse en la segunda tabla de las siguientes. Destaca el hecho de que Inditex aparece como más barata que Iberdrola, que sin embargo tiene un ratio PER que es la mitad que el de la textil.

EVBAIT18-3-16b

Por desgracia, Abengoa entró en la cartera Valor en trimestres pasados, algo que no hubiera pasado si se hubiera tomado el beneficio antes de impuestos en vez del beneficio operativo como base de comparación. Aunque la Valor ya era la menos rentable de las nueve carteras, la inclusión de Abengoa ha hecho que incluso se comporte peor que los índices de referencia. Lo mismo ha ocurrido con la Valor Al Alza, la versión que incluye las cinco acciones de la Valor con mayor plusvalía en los últimos nueve meses.

El cuadro siguiente recoge la rentabilidad por trimestres de las nueve carteras desde el 30 de septiembre de 2013, la última fecha de las carteras en mi libro Invertir Low Cost, y a partir de la cual empecé a actualizarlas en este blog diariamente. En todos los casos, la rentabilidad incluye dividendos y ampliaciones de capital.

De30sep13a18mar16b

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

En qué sentido conviene hacer caso de las recomendaciones de los analistas

Algunos inversores que siguen estrategias de tipo contrarian, es decir que intentan llevar la contraria al consenso del mercado, mantienen que vale la pena comprar los valores menos recomendados por los analistas.

Desde enero de 2014 elaboro tres carteras basadas en las recomendaciones de compra y venta sobre los valores del IBEX-35 realizadas por diversas firmas de análisis. En 2014 actualicé las carteras una vez por semestre y desde 2015 lo hago una vez al trimestre. Las recomendaciones son recopiladas por Thomson-Reuters. No tengo en cuenta las recomendaciones de mantener. Considero que los consejos de sobreponderar equivalen a comprar y los de infraponderar, a vender.

Divido los 35 valores en tres segmentos. El primero está formado los diez valores más recomendados, el segundo por los diez valores menos recomendados y el tercero por los quince que están en una situación intermedia. El número de valores en cada segmento puede variar ligeramente en caso de empate.

Los resultados (con dividendos incluidos) se indican en la tabla siguiente, que recoge el período que va de enero de 2014 al 12 de octubre de 2015. Haber comprado los valores más recomendados hubiera generado una rentabilidad del 13,38% en el período indicado, mejor que el IBEX-35, que ganó un 11,41%. Sin embargo, la referencia a comparar es la rentabilidad media de los 35 valores del IBEX ya que en las carteras todos los valores ponderan lo mismo. Con esta consideración, los valores más recomendados quedaron ligeramente por debajo del mercado.

analistas12oct15

Vemos que la estrategia contrarian mencionada al principio no hubiera dado ningún buen resultado, pues habría generado una pérdida del 3%, 18 puntos menos que la referencia. En el primer semestre de 2014 efectivamente fue más rentable que el mercado (un 19,33% frente a un 14,95%). Pero a partir del segundo semestre de 2014 lo ha hecho peor que el mercado (salvo, de forma provisional, en el cuarto trimestre de 2015).

En cambio, la cartera compuesta por los valores ni más recomendados ni menos recomendados ha sido la más rentable. A pesar del mal comportamiento en el segundo semestre de 2014, acumula una rentabilidad del 21,43% mientras que el IBEX-35 ha ganado un 11,41% y la media de referencia, un 15,02%.

Los resultados parecen indicar que cuando el consenso de los analistas no es favorable a un valor determinado, conviene evitar ese valor, pero que los analistas no pueden evitar el mismo sesgo emocional que el resto de los inversores cuando evalúan sus preferencias. Es decir, a la hora de descartar su análisis es más objetivo pero a la hora de seleccionar es algo más subjetivo.

Más que una estrategia basada en el sentido contradictorio, en esta ocasión tal vez sea mejor una estrategia basada en la indiferencia.

Un consejo de inversión para analistas: invierta en aquellos valores hacia los que profesa cierta indiferencia.

 

 

 

 

La Cartera Contrarian con beneficios recurrentes

La Cartera Contrarian está compuesta por los cinco valores no financieros del IBEX-35 que al principio de cada trimestre tienen el PER (relación precio-beneficio) más bajo. En los nueve años que llevo calculando esta cartera siempre he tenido en cuenta el beneficio neto atribuido tal como lo publica la empresa, lo que significa que este beneficio incluye partidas extraordinarias. En la tabla del PER que se puede encontrar en este blog indico el beneficio por acción recurrente, que excluye algunos ingresos “polémicos“ y ganancias que no se van a producir en ejercicios posteriores (por ejemplo plusvalías por la venta de un inmueble). Uso un procedimiento propio para llegar al beneficio por acción recurrente, de ahí que no lo haya usado como base para elaborar la Cartera Contrarian. Sin embargo, creo que puede ser interesante hacer un seguimiento de cómo evoluciona esta cartera a partir de este concepto, de modo que he creado una variante con el nombre de Contrarian Recurrente. En estas Definiciones describo brevemente cómo calculo el beneficio por acción recurrente.

Para este trimestre, la versión Recurrente es muy diferente a la “original“, pues el único valor en el que coinciden es Red Eléctrica. Al cierre del 30 de junio, los valores de la Contrarian tenían un PER entre 5,5 (Endesa) y 13,5 (Red Eléctrica). En la Recurrente, el PER estaba entre 13,4 (Enagás) y 19,3 (Técnicas Reunidas), bastante más alto.

Mi impresión es que la Cartera Contrarian será, a largo plazo, más rentable que su versión Recurrente. El mercado no da el mismo peso a las ganancias de naturaleza extraordinaria pero tampoco las ignora ya que cualquier aumento de beneficios repercute en un incremento del patrimonio neto y a veces también en una mejora de la solvencia.  ¿Cuál es vuestra predicción? ¿Qué cartera creéis que lo hará mejor?

 

 

 

La relación precio-beneficio

Qué es la relación precio-beneficio

La relación precio-beneficio es el ratio bursátil más conocido y utilizado. Suele conocerse por las siglas PER, del inglés Price-Earnings Ratio. Es el resultado de dividir el precio por el beneficio por acción.

Podemos encontrar el beneficio por acción anual en las dos últimas líneas de la cuenta de resultados consolidada anual (o “cuenta de pérdidas y ganancias consolidada”) que las sociedades cotizadas deben remitir a la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV). Este documento lo podemos encontrar en la página web de la entidad y en la de la CNMV.

Si usted compra una acción de una sociedad por 20 euros y el beneficio por acción de esa sociedad es de 2 euros, su acción le convierte en propietario de 2 euros de los beneficios de la empresa. Eso no significa que la sociedad vaya a pagarle 2 euros por cada acción. Usted acepta que la entidad le pague una parte, por ejemplo la mitad, en forma de dividendos y que reinvierta la otra parte para poder incrementar beneficios, y por tanto los dividendos, en el futuro.

Cuando tenemos el beneficio por acción, calcular el PER es muy sencillo. Basta dividir el precio de la acción por esa magnitud.

El PER nos da una idea de si la acción está cara o barata. A diferencia de los bienes corrientes, el precio de una acción no nos dice nada. Unas acciones a 100 euros pueden estar más baratas que otras a 2 euros. En bolsa, el precio es relativo y esa relatividad nos la da el PER. Si las acciones de 100 euros tienen un beneficio por acción de 10 euros, su PER será de 10 veces. Si las acciones de 2 euros tienen un beneficio por acción de 0,1 euros, su PER será de 20 veces. Esto significa que las que valen 2 euros son el doble de caras que las que valen 100 euros porque al comprar las de 2 euros, uno está pagando 20 veces el beneficio que corresponde a cada acción mientras que si uno compra las de 100 euros sólo paga 10 veces por el mismo concepto.

¿Es el PER un buen criterio de selección?

Para poner a prueba este criterio, cada semestre acabado el 31 de marzo y el 30 de septiembre seleccioné los siete valores del IBEX-35 con un PER menor y calculé su rentabilidad en los siguientes seis meses. En los semestres acabados el 31 de marzo, tomé el beneficio por acción correspondiente al año anterior. En los semestres acadabdos el 30 de septiembre, el beneficio por acción acumulado desde el segundo semestre del año anterior hasta el primer semestre del año corriente.

Los resultados pueden verse en la columna 7 de la tabla siguiente.

Fecha inicial

Fecha final

IBEX-35

Media 35 valores

7 valores con

menor PER

100,0 €

100,0 €

100,0 €

31 mar-2006

30 sep-2006

11,2%

111,2 €

9,2%

109,2 €

18,6%

118,6 €

30 sep-2006

31 mar-2007

14,7%

127,5 €

19,0%

129,9 €

22,1%

144,8 €

31 mar-2007

30 sep-2007

1,3%

129,2 €

-6,4%

121,6 €

-2,6%

141,0 €

30 sep-2007

31 mar-2008

-7,7%

119,3 €

-10,7%

108,7 €

-9,0%

128,3 €

31 mar-2008

30 sep-2008

-15,1%

101,3 €

-19,2%

87,7 €

-22,2%

99,8 €

30 sep-2008

31 mar-2009

-26,8%

74,1 €

-26,1%

64,9 €

-23,1%

76,8 €

31 mar-2009

30 sep-2009

55,5%

115,2 €

60,3%

104,0 €

95,9%

150,5 €

30 sep-2009

31 mar-2010

-5,6%

108,8 €

-3,5%

100,4 €

-5,5%

142,2 €

31 mar-2010

30 sep-2010

-0,2%

108,6 €

-7,5%

92,9 €

-10,8%

126,9 €

30 sep-2010

31 mar-2011

3,2%

112,0 €

13,3%

105,2 €

32,6%

168,3 €

31 mar-2011

30 sep-2011

-16,4%

93,7 €

-20,5%

83,6 €

-15,7%

141,9 €

30 sep-2011

31 mar-2012

-3,4%

90,5 €

-1,1%

82,7 €

-0,8%

140,8 €

Como puede observarse, cada 100 euros invertidos siguiendo este criterio de selección se hubieran convertido en 140,8 euros seis años después, significativamente más que los 82,7 euros de una cartera con los 35 valores del índice (media de referencia) o los 90,5 euros de una cartera con la misma composición y ponderaciones del IBEX-35.

En términos anuales, una cartera que al principio de cada semestre contara con los 7 valores con menor PER del índice hubiera generado una rentabilidad media del 5,86% anual frente a una pérdida del 3,11% anual de una cartera con los 35 valores y una pérdida del 1,66% anual del IBEX. Esto supone una ventaja de casi el 9% anual respecto a la media de referencia.

Hay que destacar, además, que en nueve de los doce semestres la estrategia fue más rentable que la media de referencia.

Podemos concluir, por tanto, que utilizar la relación precio-beneficio como criterio de selección produce resultados notables y que permite a un inversor sin demasiados recursos tener una cartera con pocos valores de la que se puede esperar una rentabilidad superior a la del índice de referencia.

La selección de valores en base a este criterio hubiera escandalizado a cualquier experto

El 30 de septiembre de 2007, de los siete valores seleccionados cuatro pertenecían al sector de la construcción y dos eran bancos. Una maravilla de cartera para afrontar el inicio de la doble crisis: la de la construcción y la financiera.

El 31 de marzo de 2008, un ferviente defensor de esta estrategia se hubiera empeñado en mantener tres constructoras y un banco en su cartera. No hubiera descartado una constructora y un banco debido a sus temores por lo que se estaba viniendo encima sino a que dichos valores habían descendido puestos en la clasificación del PER.

El 30 de septiembre de 2008, en plena tormenta financiera, hubiera liquidado totas las constructoras y el banco que tenia en cartera en el semestre precedente, no por la que estaba cayendo sino porque se habian vuelto a encarecer en términos relativos por PER.

El 31 de marzo de 2009, poco después de que la crisis financiera alcanzar su punto culminante, hubiera elegido cuatro entidades financieras (Mapfre incluida). Una cartera muy bien diversificada para los tiempos que corrían…

El 31 de marzo de 2010, en la segunda embestida de la doble crisis, hubiera seleccionado tres constructoras y tres entidades financieras, seis valores (sobre un total de siete) expuestos a los sectores más delicados.

A pesar de todo, hubiera obtenido nueve puntos anuales de ventaja sobre el mercado. Algo que casi ningún gestor profesional pudo conseguir, lo que demuestra que un pequeño capital gestionado por un inversor sin prejuicios puede obtener mejores resultados que un gran capital administrado con las teorías más sofisticadas.

Otras estrategias a examen:

El rendimiento por dividendo

La relación entre el precio y el valor contable

Los “perros” de la bolsa

La rentabilidad sobre recursos propios

La relación precio-beneficio