Beneficios netos de las empresas del IBEX 35 en 2017 (revisado)

La tabla siguiente recoge el beneficio neto atribuido a los accionistas de las sociedades que componen el IBEX 35, salvo Inditex ya que la textil publica sus estados financieros en marzo. Los datos están en miles de euros.

En el caso de BBVA, Repsol, Santander y Telefónica he descontado la parte del beneficio neto destinada a remunerar a los titulares de obligaciones convertibles u otros instrumentos de capital híbridos. Si eres accionista de BBVA, Repsol, Santander o Telefónica, tienes que saber esto.

He revisado la tabla tras haber comprobado que también Bankia, Bankinter y Banco Sabadell cargaron o imputaron rendimientos de títulos de deuda al beneficio neto. La tabla siguiente indica los datos corregidos para estas entidades. Accionistas de Bankia, Bankinter y Banco Sabadell: también os toca compartir vuestros beneficios con acreedores

El aumento de los beneficios netos totales respecto a 2016 fue del 15,3%. Sin embargo, este dato está distorsionado por ArcelorMittal, que de hecho está domiciliada en Luxemburgo y no presenta cuentas ante la Comisión Nacional del Mercado de Valores. Por otro lado, la compañía solo pondera el 1,1% en el índice debido a su bajo porcentaje de capital flotante. Sin tener en cuenta ArcelorMittal, el incremento de los beneficios del IBEX fue del 9,9%.

Beneficios por acción de las eléctricas y gasistas españolas y su rentabilidad en el período 2007-2017 (artículo en Rankia)

He publicado un artículo en Rankia que recoge los datos sobre beneficios por acción de Iberdrola, Red Eléctrica, Enagás, Endesa y Gas Natural en el período 2007-2017, así como la rentabilidad de las acciones de dichas compañías en el período considerado, comparada con la del IBEX 35 con dividendos netos.

Leer artículo en Rankia

Los resultados de Endesa en 2017

Endesa logró lo que parecía improbable este año: superar los resultados de 2016. En el primer semestre de 2017, el beneficio por acción interanual fue de 1,20 € y en el tercer trimestre del año, dicha magnitud fue menor aún, de 1,12 €, debido a las complicadas condiciones del negocio a lo largo de 2017. Finalmente, el beneficio por acción de 2017 ha sido de 1,38 €, por encima de los 1,33 € de 2016.

Las acciones de Endesa han sido más rentables que el IBEX 35 desde 2006. Cien euros invertidos en títulos de la eléctrica en diciembre de 2006 se habrían convertido en 149,5 € en diciembre de 2017 después de impuestos sobre dividendos, mientras que hubieran crecido a 109,8 € invertidos en el IBEX 35 con dividendos netos. En los años 2009 y 2014 hubo dividendos extraordinarios.

A cargo de 2017 la empresa ha propuesto un dividendo de 1,382 €, por lo que distribuirá la totalidad del beneficio. En diciembre de 2017 pagó 0,7 € a cuenta, de modo que queda pendiente un pago de 0,682 € en junio o julio de 2018.

Como el resto de empresas del sector, la compañía se vio perjudicada por una climatología muy adversa para la producción de electricidad a coste eficiente debido a la caída de un 48% en la producción hidroeléctrica, que disparó el precio mayorista de la electricidad un 32% al tener que recurrir a fuentes energéticas más caras. Endesa atribuye la mejoría de resultados a las medidas de gestión adoptadas y a los planes de eficiencia, que permitieron una reducción del 4% de los costes fijos.

La diferencia entre ingresos y aprovisionamientos fue prácticamente la misma en 2017 que en 2016, de 4.987 millones de euros. La mejora del beneficio operativo se debió a menores gastos de personal y a plusvalías del inmovilizado de 51 millones de euros. Si descontamos partidas atípicas, el beneficio operativo recurrente fue de 1.612 millones de euros en 2017, menor al de 2016, que fue de 1.685 millones de euros.

La compañía presenta buenos ratios financieros en todos los aspectos, salvo en el excesivo pay-out (porcentaje de distribución de los beneficios). Su rentabilidad sobre el capital empleado es del 14,1%, que se compara muy favorablemente ante un coste de la deuda del 3,2%. La deuda financiera neta fue de 2,4 veces el beneficio operativo, un ratio muy inferior al de la mayoría de empresas del sector. Los gastos financieros netos supusieron únicamente el 6% del beneficio operativo. El flujo de caja de explotación, a pesar de su reducción este año, cubre ampliamente las necesidades de inversión.

El pay-out del 100% compromete la estabilidad del dividendo en el futuro o bien supondría una descapitalización si se decidiera mantener el dividendo a niveles similares a los actuales en caso de una caída de los beneficios.

En 2018 Endesa espera obtener un beneficio neto de 1.400 millones de euros, lo que implicaría un beneficio por acción de alrededor de 1,32 €. Dado un pay-out del 100%, el dividendo a cargo de 2018 podría, por tanto, ser ligeramente inferior al de 2017, aunque la compañía garantiza un mínimo de 1,33 €.

Para 2019 y 2020 espera un beneficio neto de 1.500 millones y 1.600 millones de euros respectivamente, o sea un beneficio por acción de 1,41 € y 1,51 € respectivamente, que implicarían dividendos a cargo de los mismos importes.

 

Los resultados de Técnicas Reunidas en 2017

El beneficio neto atribuido de Técnicas Reunidas cayó un 69% en 2017. El beneficio por acción fue de 0,73 € según la compañía, sin embargo si no se tienen en cuenta las acciones en autocartera fue de 0,707 €. Para 2018 espera un beneficio neto de 64 millones de euros, lo que supondría un beneficio por acción de 1,14 €, por debajo incluso al del año 2006.

Las acciones empezaron a cotizar el 21 de junio de 2006 a 17,10 €, alcanzaron su nivel más alto en noviembre de 2017, a 61,40 €, y el nivel más bajo en noviembre de 2018, cuando llegaron a 14,70 €. Su rentabilidad acumulada desde 2006 ha sido superior a la del IBEX 35 con dividendos pero desde 2014 su evolución ha sido peor a la del índice.

Según la compañía, los resultados se han visto afectados por la paralización total de los proyectos de la división de petróleo y gas, así como por sobrecostes en proyectos específicos, cuya recuperación ve altamente incierta en la actual coyuntura. Según su consejero delegado, Juan Lladó, la empresa había empezado 2017 con “altas expectativas, por las adjudicaciones de grandes proyectos y el éxito en varias licitaciones en Oriente Medio. En la segunda mitad del año, sufrimos la cancelación de proyectos en Latinoamérica y el retraso en la firma y el lanzamiento de los proyectos de Oriente Medio.“

Los ingresos aumentaron un 5,7% en 2017. Sin embargo, el gasto de proveedores lo hizo en mucha mayor medida, un 18,9%. Esta es la razón principal por la cual el beneficio operativo cayó un 47,7%.

A pesar de la fuerte caída de los beneficios, la compañía continúa presentando unos ratios financieros aceptables. La deuda financiera neta fue negativa, al igual que en 2016, al ser la liquidez superior a la deuda financiera bruta. La rentabilidad sobre el capital empleado (ROCE) fue del 11,43%, con un amplio margen sobre el coste de la deuda. Sin embargo, se observa un progresivo deterioro en la capacidad para transformar los ingresos en beneficios operativos.

Técnicas Reunidas pagó el dividendo complementario de 2016, de 0,7289 €, en julio de 2017 y un dividendo a cuenta de 2017 de 0,667 € en enero de 2018, por lo que el dividendo repartido en los últimos doce meses ha sido de 1,396 €.

En sus previsiones para 2018, la empresa indica su “compromiso con la política de remuneración al accionista“. Si con ello se refiere al mantenimiento del dividendo que ha pagado en los últimos años, de 1,396 €, deberá pagar la mitad del mismo a cargo de reservas, con la consiguiente descapitalización que ello conlleva. Si quiere evitar dicha descapitalización, deberá reducir el dividendo al menos a la mitad.

Desplome del beneficio y del dividendo por acción de Técnicas Reunidas (14 mayo 2018)

 

 

Los resultados de DIA en 2017

Las acciones de la cadena de supermercados DIA (Distribuidora Internacional de Alimentación) salieron a cotizar a bolsa el 4 de julio de 2011 a un precio de 3,50 € aunque cerraron la sesión a 3,20 €. Los títulos fueron muy rentables en 2012 y 2013 pero en los cuatro últimos años han dado rentabilidad negativa cada ejercicio. En términos acumulados, su rentabilidad ha sido similar a la del IBEX 35 con dividendos.

Las ventas cayeron ligeramente respecto 2016, un 0,5% mientras que el gasto de proveedores aumentó un 0,6%, lo que significa que DIA tuvo que reducir márgenes, ya de por sí muy ajustados. DIA se refiere a dicha reducción de márgenes como “inversión en precio“, es decir la reducción de precios con el fin de incrementar las ventas. El resultado operativo cayó mucho más que las ventas, un 20,1%, debido principalmente a un aumento en las amortizaciones y a los deterioros del inmovilizado.

El consejero delegado, Ricardo Currás, ha afirmado que “la decisión de mantener el liderazgo en precios en España ha impactado en nuestros márgenes, que no han podido ser compensados por los esfuerzos en ahorro de costes y beneficios provenientes de nuestras alianzas comerciales.“

A medida que descendemos por la cuenta de resultados, el deterioro respecto a 2016 se hace más patente. El beneficio bruto cayó un 28%, considerablemente más que el operativo, a causa de un resultado financiero más desfavorable. La caída del beneficio neto atribuido fue aún mayor, del 37%, debido a una mayor tasa impositiva y a un resultado negativo de operaciones interrumpidas superior al de 2016.

El beneficio por acción cayó de 0,28 € a 0,18 € en 2017, el mismo valor que en 2010. DIA ha anunciado un dividendo de 0,18 € a cargo de 2017, por lo que el pay-out será del 100%.

El margen operativo fue de solo el 2,86%. Es decir, de cada 100 € de ingresos, solo logró 2,86 € de beneficio operativo. El margen de beneficio (beneficio bruto / ingresos) fue del 2,16%. DIA compensa su bajo margen con una elevada rotación (ingresos en relación al activo), que fue del 238%. La ROA (rentabilidad sobre el activo) fue de un escaso 5,14%, resultado al que también llegamos si multiplicamos el margen de beneficio por la rotación.

La ROE (rentabilidad sobre recursos propios) fue muy alta, del 33,6%, pero no debe llevar a engaño, pues la empresa tiene escasez de recursos propios y además se descapitalizó en 2017: su patrimonio neto atribuido cayó un 17%, lo que hizo que su valor contable pasara de 0,63 € a 0,52 €. A un precio de 4 €, la relación precio-valor contable es de 7,7 veces, muy por encima de lo que es habitual en sociedades cotizadas. La ROCE fue del 14,46%, apropiada dado un coste de la deuda del 4,55%, aunque poco representativa por el mismo motivo que acabo de indicar.

El ratio de endeudamiento (medido como la relación entre la deuda financiera neta y el beneficio operativo) subió de 3,3 veces en 2016 a 4,2 veces en 2017, muy alto para una empresa con un margen de beneficio tan escaso.

DIA: ocultar información no evita el declive (10 mayo 2018)

 

 

Los resultados de IAG en 2017

Las acciones de Iberia cotizaron por última vez el 20 de enero de 2011 a 3,42 € y empezaron a cotizar como IAG (sociedad producto de la fusión entre Iberia y British Airways) el 24 de enero siguiente, cerrando ese día a 3,31 €. En virtud de los acuerdos de la fusión, los accionistas de Iberia recibieron 1,0205 acciones de IAG (por ejemplo, un accionista con 10.000 títulos de Iberia hubiera recibido 10.205 títulos de IAG).

La aerolinea ha sido uno de los valores más rentables de la bolsa española. Cien euros invertidos en sus acciones al final de 2006 se habrían convertido en 309,19 € neto de impuestos frente a solo 109,8 € si se hubieran invertido en el IBEX 35 con dividendos netos. El 23 de febrero acumulaban una caída en 2018 del 7,60%.

El beneficio neto atribuido fue de 2.000,2 millones de euros en 2017, un 3,6% más que en 2016. El beneficio por acción básico fue de 0,958 € pero al existir 90,8 millones de acciones con efectos dilutivos, el beneficio por acción diluido (el relevante para el accionista), fue 0,926 €.

IAG utiliza una medida alternativa del beneficio por acción como indicador clave para evaluar su desempeño, el beneficio ajustado por acción. Define como beneficio ajustado la suma del beneficio neto atribuido más las partidas excepcionales más los intereses de los bonos convertibles en acciones, que en 2017 fue de 2.240 millones de euros, frente a 1.995 millones en 2015 y 1.543 millones en 2015. El beneficio por acción ajustado diluido tiene en cuenta las acciones que se crearán por la conversión en acciones de dichos bonos convertibles. La magnitud fue de 1,028 €, un 14% más que los 0,902 € conseguidos en 2016.

IAG presenta buenos ratios en todos los aspectos. La rentabilidad sobre el capital empleado (ROCE) fue del 18,24% mientras que el coste de la deuda fue de solo el 3,34%, siendo el margen entre ambas variables muy amplio. La deuda financiera representa únicamente 1,6 veces el beneficio operativo. Los beneficios de 2017 fueron de calidad, siendo el beneficio por acción recurrente (que incluye las acciones dilutivas) de 0,90 €, muy próximo al beneficio por acción diluido estándar.

Sin embargo, este tipo de compañías no suele alcanzar valoraciones elevadas debido a su alta vulnerabilidad a diversos factores de riesgo, en particular, de seguridad (accidentes y atentados), laborales (huelgas) y de mercado (fluctuaciones del precio del petróleo, elevada competencia). Por este motivo, lo prudente es no pagar más de 8 veces su beneficio por acción.

La empresa prevé un incremento de su beneficio operativo en 2018 si los precios actuales del petróleo y los tipos de cambio se mantienen en los niveles actuales.

IAG ha propuesto un dividendo de 0,27 € a cargo del ejercicio 2017. El 30 de noviembre de 2017 descontó 0,125 € de dividendo a cuenta, por lo que en 2018, previsiblemente en junio, pagará 0,145 € de complementario.

 

Beneficios por acción de las 12 primeras compañías del IBEX 35 en publicar resultados

Hasta el momento han publicado resultados 12 de las 35 compañías del IBEX 35. En general, este primer tercio arroja un panorama decepcionante.

La tabla siguiente indica el beneficio por acción en 2017 que he calculado y el informado por la propia sociedad. CaixaBank y Bankinter han publicado informes de resultados sin mencionar el beneficio por acción, y sus cuentas tampoco están disponibles todavía en los registros de la CNMV.

Las disparidades entre esas magnitudes se deben a diferentes metodologías de cálculo. Las cotizadas en bolsa suelen aplicar la NIC (Norma Internacional de Contabilidad) número 33, según la cual el beneficio por acción básico es el cociente entre el beneficio neto atribuido y el número medio ponderado de acciones en circulación, lo que implica restar las acciones en autocartera. De acuerdo con la misma norma, el beneficio por acción diluido, que es el que verdaderamente interesa al accionista, debe tener en cuenta además las acciones con efectos potencialmente dilutivos, en particular acciones que previsiblemente se vayan a crear en el futuro como consecuencia de la conversión obligatoria de bonos en acciones. En sus presentaciones de resultados, las compañías no suelen distinguir entre ambos conceptos, de modo que es difícil saber a cuál se refieren. En las cuentas remitidas a la CNMV, deben ofrecer ambos datos.

En mi metodología, el beneficio por acción es el cociente entre el beneficio neto atribuido y el número efectivo de acciones más las acciones potencialmente dilutivas, cálculo que considero más favorable a los intereses de los accionistas.

ArcelorMittal publica sus cuentas en dólares, de modo que he convertido los datos a euros teniendo en cuenta la cotización euro-dólar al cierre anual.

En la tabla vemos que hay pocas diferencias salvo en Abertis, Bankia y Santander. En el caso de la concesionaria de autopistas, se debe a la elevada autocartera que mantiene la empresa, equivalente a un 8% de su capital social.

Bankia ha considerado el beneficio sin consolidar Banco Mare Nostrum (BMN), que adquirió en junio de 2017 pero cuya fusión no fue materializada hasta enero de 2018. El beneficio ex-BMN fue de 816 millones de euros pero el resultado consolidado fue de 505 millones.

Banco Santander ha informado de un beneficio por acción de 0,404 € al tener en cuenta el número medio ponderado de acciones en circulación y cierto número no especificado de acciones con efectos dilutivos.

La tabla siguiente indica los beneficios por acción informados de 2017 comparados con los de 2016 (los de CaixaBank y Bankinter de 2017 son los calculados por mí debido a la ausencia de los datos correspondientes).

El incremento de CaixaBank se debe a los menores cargos por deterioros de activos. El margen de explotación cayó un 1,8%. Banco Sabadell se benefició de un aparente crédito fiscal sin determinar (no ha publicado aún el informe anual). Su beneficio bruto fue un 16,8% inferior al de 2016. En el caso de Abertis, el resultado de operaciones continuadas cayó un 7,7% pero los intereses minoritarios se redujeron a la mitad, por lo que el balance fue positivo.

De las doce compañías de la tabla, únicamente ArcelorMIttal mejoró en todos los aspectos. Las ventas aumentaron un 20,9% y el beneficio de explotación, un 30,5%. El crecimiento del beneficio neto se vio impulsado también por una menor carga fiscal y por una fuerte reducción del resultado negativo por diferencias de cambio.

 

 

Relación entre aumento de beneficios y rentabilidad en bolsa

El sentido común nos dice que las acciones de las empresas suben cuando estas aumentan sus beneficios y bajan en caso contrario. No siempre es así ya que las expectativas juegan un papel primordial en bolsa. Es posible, por ejemplo, que unas acciones suban a pesar de que los beneficios disminuyan o incluso haya pérdidas si el mercado espera un cambio de tendencia en el futuro.

Lo que podemos ver este año en el caso del IBEX 35 es que se cumple lo que prevé el sentido común, por lo que parece que las expectativas están influyendo poco en la rentabilidad bursátil de los valores.

La tabla siguiente ordena los valores del IBEX 35 según el aumento de su beneficio por acción interanual a septiembre de 2017 (a junio de 2017 para Inditex, Siemens-Gamesa y DIA) respecto al del ejercicio 2016. En la tercera columna se indica además el aumento de dicha magnitud respecto al beneficio por acción interanual a junio de 2017. La rentabilidad de 2017 es hasta el 17 de noviembre.

Se puede apreciar que, en general, los primeros valores de la tabla estaban siendo más rentables que los que ocupan las últimas posiciones. Los quince valores con mayor aumento del beneficio por acción se revalorizaban (con dividendos incluídos) una media del 13,55% mientras que los quince con menores incrementos lo hacían una media del 6,57%. De hecho, los diez últimos acumulaban una rentabilidad media de -0,73%.

Vemos también que Acerinox es el único valor entre los de mayor incremento del beneficio por acción interanual que pierde en 2017. Se da la circunstancia de que el beneficio interanual a septiembre se ha reducido un 13% respecto al beneficio interanual a junio.

En realidad, no es necesario que los beneficios de una empresa aumenten de forma espectacular para que las acciones sean rentables en bolsa. Si tomamos los quince valores que ocupan las posiciones intermedias de la tabla, comprobamos que la rentabilidad media de esos valores era del 15,92%, que supera a la media de los diez primeros valores, que era del 12,08%.

Las 50 compañías cotizadas españolas con más beneficios (de calidad) en 2016

La tabla siguiente es un ranking de las sociedades cotizadas en bolsa española que obtuvieron un mayor beneficio neto atribuible en 2016. El beneficio neto atribuible es el que corresponde a los accionistas, pues a diferencia del beneficio neto consolidado descuenta los resultados propiedad de accionistas que poseen el capital de las filiales que no está controlado por la sociedad dominante.

Las compañías en azul claro pertenecen al IBEX 35, las que están en amarillo, al IBEX Medium Cap (empresas de mediana capitalización) y las que están en gris, al IBEX Small Cap (empresas de pequeña capitalización). Vidrala es la excepción, pues no está en ninguno de estos índices. Las cifras están en millones de euros.

Podemos ver que hay un número elevado de pequeñas y medianas empresas que superan en beneficios a varias compañías del IBEX 35.

Si ordenamos las mismas entidades por su beneficio recurrente (según mi metodología de cálculo), las cosas resultan algo diferentes, en particular en lo que respecta a las empresas del IBEX Small Cap. El dato de Inditex es provisional ya que la textil todavía no ha enviado las cuentas a la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV).

Considero beneficio recurrente aquel que no se debe a plusvalías por ventas de activos, revalorizaciones de activos, subvenciones, gastos activados y otros atípicos. Este resultado es el que tiene más probabilidades de repetirse o aumentarse en el futuro, razón por la cual puede ser considerado como de mayor calidad. Para una explicación sobre cómo calculo el beneficio recurrente, ver El índice de calidad del beneficio.

Tanto Merlin Properties como Realia contabilizaron resultados extraordinarios como “otros ingresos de explotación” en las cuentas remitidas a la CNMV, que suelo considerar recurrentes. Sin embargo, en sus respectivos informes de resultados queda clara la naturaleza no recurrente de buena parte de tales ingresos, de modo que hubiera sido más apropiado haberlos incluido al menos en el epígrafe “Otros resultados”. En ambos casos, he contado como no recurrentes los beneficios que las propias empresas consideran como tales.

Dos compañías del IBEX Small Cap, Fluidra y Saeta Yield tuvieron un beneficio recurrente superior al de Axiare pero no han sido incluidas en la tabla al ser su beneficio neto atribuible inferior a los 30 millones de euros.

 

Los beneficios por acción de las compañías del IBEX en 2016

Acabado el período de presentación de resultados para las compañías del IBEX 35 (excepto Inditex, que presenta balances en marzo ya que su año fiscal concluye en enero), ya disponemos de los beneficios por acción, una magnitud que nos permite calcular el ratio PER. El ratio PER es el precio de una acción dividido por su beneficio por acción y nos indica, en términos aproximados y relativos, si la acción está cara o barata.

La tabla siguiente indica el beneficio por acción de cada compañía según tres definiciones complementarias.

En primer lugar, tenemos el beneficio por acción estándar, que suele coincidir con el que publican las propias empresas. Es el beneficio neto atribuido a la sociedad dominante del ejercicio 2016 dividido por el número de acciones del capital social al final de 2016. A diferencia del dato que suelen publicar las compañías, incluyo las acciones en autocartera y utilizo el número de acciones que existían efectivamente al final del año, es decir, no me baso en el número medio ponderado. También tengo en cuenta las acciones con efectos potencialmente dilutivos.

La cartera Contrarian está formada por las cinco empresas no financieras con el PER estándar más bajo. Dicho PER se calcula con el precio al final de cada trimestre y el beneficio por acción estándar.

En ocasiones, el beneficio neto puede estar distorsionado por plusvalías generadas por la venta de una unidad de negocio que dejará de proporcionar beneficios en años subsiguientes. Por este motivo, he creado el concepto de beneficio por acción base, que es el beneficio neto de operaciones continuadas ajustado por impuestos y minoritarios. Para saber con más detalle el procedimiento de cálculo, ver PER estándar, base y recurrente.

Por último, también calculo el beneficio por acción recurrente, que excluye partidas atípicas o no recurrentes, de modo que viene a incluir únicamente la parte del beneficio que tiene más probabilidades de repetirse en el futuro. Podríamos decir que es la porción más sostenible del resultado, por lo que podríamos denominarlo igualmente beneficio por acción sostenible. Para saber con más detalle el procedimiento de cálculo, ver PER estándar, base y recurrente.

La segunda tabla ordena los valores del IBEX 35 según el incremento del beneficio por acción estándar de 2016 respecto a 2015.

La tercera tabla es un ranking de los valores del IBEX 35 según el incremento del beneficio por acción base de 2016 respecto a 2015. El gran incremento en el beneficio por acción base de Telefónica se debe a que en 2015 casi todo el beneficio de la compañía provino de operaciones interrumpidas y a que la  magnitud del beneficio de operaciones continuadas fue insignificante.

Por último, la cuarta tabla hace lo propio con el beneficio por acción recurrente o sostenible.

En el caso de Acciona, de los 407,6 millones de beneficio antes impuestos, 532,2 millones son plusvalías por ventas de inmovilizado, principal razón de que el beneficio recurrente sea negativo.

En cuanto a Merlin Properties, en el informe de gestión consolidado 2016 se indican 453,1 millones de revalorización neta de inversiones inmobiliarias, que en las cuentas oficiales figuran como “otros ingresos de explotación”. He seguido el criterio de la propia empresa en dicho informe de gestión y he considerado esta partida como revalorización de activos. Por esta razón, el beneficio por acción recurrente es muy inferior al estándar.

 

Una recuperación bajo sospecha

Hemos oído decir que los beneficios de las sociedades del IBEX-35 se han incrementado más de un 30% en el primer semestre de este año respecto al primer semestre de 2014, lo cual vendría a confirmar la recuperación económica que estamos experimentando desde 2013.

La tabla siguiente indica el beneficio neto de doce meses al final de cada semestre desde junio de 2012 a junio de 2015 de las empresas no financieras del IBEX-35. Por ejemplo, el dato correspondiente a junio de 2015 es la suma del beneficio del segundo semestre de 2014 y el del primer semestre de 2015.

En la suma total se ha excluido el beneficio de Endesa porque esta empresa fue objeto de una reorganización que impide que los datos sean comparables, y ArcelorMittal porque está domiciliada en Luxemburgo.

Vemos que el beneficio neto conjunto de las empresas del IBEX sin Endesa aumentó en junio de 2015 un 40,3% respecto a junio de 2014 y un 58% desde diciembre de 2013. En un período de tres años, o sea desde junio de 2012, el aumento ha sido del 32,69%.

BNA2011-2015

Sin embargo, si consideramos el beneficio antes de impuestos obtenemos una lectura diferente. Esta magnitud apenas ha variado respecto a la cifra de hace tres años. Además, presenta una disminución del 16% respecto a junio de 2014.

La causa principal de esta disparidad es que el beneficio neto incluye en varios casos un volumen significativo de resultados extraordinarios procedentes de operaciones interrumpidas mientras que el beneficio antes de impuestos no los incorpora. El beneficio de operaciones interrumpidas es el que procede de líneas de negocio que la empresa ha vendido durante el ejercicio y que por tanto ya no generarán beneficios en el futuro (aunque presumiblemente se volverán a invertir en actividades que la empresa considera más rentables).

BAT2011-2015

Finalmente, si tenemos en cuenta el beneficio operativo o de explotación, la lectura se vuelve aún más negativa cuando consideramos el período de tres años, pues dicha magnitud recoge un descenso del 17,47%.

El beneficio operativo es la primera línea de beneficio que encontramos en la cuenta de resultados (dejando aparte el EBITDA, que es el beneficio operativo antes de amortizaciones). Luego encontramos el beneficio antes de impuestos y finalmente el beneficio neto. A medida que descendemos por la cuenta de resultados se van incorporando cada vez más beneficios de origen atípico, o sea que no proceden de las actividades típicas de la empresa. Primero se trata de las subvenciones, los trabajos para el activo (que son gastos de personal activados) y las plusvalías obtenidas con la venta de activos fijos (inmuebles etc), luego vienen las plusvalías obtenidas con la venta de activos financieros y finalmente el resultado obtenido con la venta de líneas de negocio que ya no se explotarán (operaciones interrumpidas).

Es así como el beneficio neto presenta un aumento del 33% desde junio de 2012 mientras que el beneficio operativo registra una caída del 17%. Y hay que tener en cuenta que el beneficio operativo también puede incluir partidas atípicas.

Esto nos indica que algunas empresas han estado liquidando activos para poder presentar incrementos de beneficios e incluso beneficios positivos. Sin esos extraordinarios algunas sociedades tendrían pérdidas, como es el caso de Repsol. No hay nada criticable en ello, al contrario. Es una forma de mantener una evolución más regular del beneficio que permita una mayor estabilidad financiera. Puede revelar asimismo que se están liquidando activos o negocios que aportan poco a la empresa para reinvertir el producto de la venta en actividades más rentables. Es un indicio de buena gestión. Pero no de recuperación.

BAIT2011-2015

Beneficios estándar y recurrentes

PER estándar, básico y recurrente de los valores del IBEX-35

Indice de Calidad del Beneficio (ICB)

 

 

 

Indice de Calidad del Beneficio de los valores del IBEX-35

ICB2014-2015El Indice de Calidad del Beneficio (ICB) es una medida que he creado para evaluar la proporción del beneficio neto declarado por las sociedades cotizadas en el IBEX-35 que puede considerarse recurrente. La única empresa no considerada es ArcelorMittal, que no presenta cuentas ante la Comisión Nacional del Mercado de Valores, lo cual no permite una base de comparación común.

En otro artículo explico cómo calculo el beneficio recurrente, que no necesariamente tiene por qué coincidir con lo que cada empresa considera como tal.

La calidad del beneficio de las empresas del IBEX-35

La tabla ordena las sociedades del IBEX-35 en función de su ICB para el período de junio de 2014 a junio de 2015 (es decir, queda incluido el beneficio del segundo semestre de 2014 y el del primer semestre de 2015). A diferencia del ranking de 2014, he incorporado las entidades financieras.

El dato de Inditex corresponde todavía a 2014, pues publica resultados semestrales el 16 de septiembre.

Cuanto mayor es el índice, mayor es la probabilidad de que el beneficio declarado pueda alcanzar un nivel similar o superior en un futuro próximo. Cuando menor es el índice, mayor es la probabilidad de que el beneficio actual no se repita en el futuro porque contiene una elevada proporción de elementos extraordinarios.

Un índice de 100 significa que la totalidad del beneficio neto atribuido a la sociedad puede considerarse recurrente. Dicho de otro modo, que el beneficio no incluye partidas extraordinarias como plusvalías por ventas de activos ni otros conceptos que no forman parte de la actividad ordinaria de la empresa.

Un índice de 77, por ejemplo, significa que el 77% del beneficio neto atribuido puede considerarse recurrente o que proviene de la actividad típica de la entidad.

Cuando el índice es igual a cero significa que la empresa ha tenido pérdidas o bien que habría tenido pérdidas si no hubiera generado resultados extraordinarios o no hubiese contabilizado partidas atípicas.

Las minusvalías generadas por venta de activos se mantienen como tales ya que, a pesar de ser un elemento no recurrente, no tendría mucho sentido obviar la existencia de esas pérdidas.

Uno de los objetivos del ICB es servir de complemento a la relación precio-beneficio o PERCuanto mayor es el ICB, mayor es la fiabilidad del ratio PER ya que mayor es la calidad de los beneficios.