Los resultados de IAG en 2017

Las acciones de Iberia cotizaron por última vez el 20 de enero de 2011 a 3,42 € y empezaron a cotizar como IAG (sociedad producto de la fusión entre Iberia y British Airways) el 24 de enero siguiente, cerrando ese día a 3,31 €. En virtud de los acuerdos de la fusión, los accionistas de Iberia recibieron 1,0205 acciones de IAG (por ejemplo, un accionista con 10.000 títulos de Iberia hubiera recibido 10.205 títulos de IAG).

La aerolinea ha sido uno de los valores más rentables de la bolsa española. Cien euros invertidos en sus acciones al final de 2006 se habrían convertido en 309,19 € neto de impuestos frente a solo 109,8 € si se hubieran invertido en el IBEX 35 con dividendos netos. El 23 de febrero acumulaban una caída en 2018 del 7,60%.

El beneficio neto atribuido fue de 2.000,2 millones de euros en 2017, un 3,6% más que en 2016. El beneficio por acción básico fue de 0,958 € pero al existir 90,8 millones de acciones con efectos dilutivos, el beneficio por acción diluido (el relevante para el accionista), fue 0,926 €.

IAG utiliza una medida alternativa del beneficio por acción como indicador clave para evaluar su desempeño, el beneficio ajustado por acción. Define como beneficio ajustado la suma del beneficio neto atribuido más las partidas excepcionales más los intereses de los bonos convertibles en acciones, que en 2017 fue de 2.240 millones de euros, frente a 1.995 millones en 2015 y 1.543 millones en 2015. El beneficio por acción ajustado diluido tiene en cuenta las acciones que se crearán por la conversión en acciones de dichos bonos convertibles. La magnitud fue de 1,028 €, un 14% más que los 0,902 € conseguidos en 2016.

IAG presenta buenos ratios en todos los aspectos. La rentabilidad sobre el capital empleado (ROCE) fue del 18,24% mientras que el coste de la deuda fue de solo el 3,34%, siendo el margen entre ambas variables muy amplio. La deuda financiera representa únicamente 1,6 veces el beneficio operativo. Los beneficios de 2017 fueron de calidad, siendo el beneficio por acción recurrente (que incluye las acciones dilutivas) de 0,90 €, muy próximo al beneficio por acción diluido estándar.

Sin embargo, este tipo de compañías no suele alcanzar valoraciones elevadas debido a su alta vulnerabilidad a diversos factores de riesgo, en particular, de seguridad (accidentes y atentados), laborales (huelgas) y de mercado (fluctuaciones del precio del petróleo, elevada competencia). Por este motivo, lo prudente es no pagar más de 8 veces su beneficio por acción.

La empresa prevé un incremento de su beneficio operativo en 2018 si los precios actuales del petróleo y los tipos de cambio se mantienen en los niveles actuales.

IAG ha propuesto un dividendo de 0,27 € a cargo del ejercicio 2017. El 30 de noviembre de 2017 descontó 0,125 € de dividendo a cuenta, por lo que en 2018, previsiblemente en junio, pagará 0,145 € de complementario.

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s