Beneficios recurrentes de las empresas del IBEX con mayores extraordinarios en 2018

En una entrada reciente me he referido a las tres compañías del IBEX 35 (Cellnex Telecom, Ferrovial y Naturgy) que en 2018 declararon pérdidas a causa de diversas partidas extraordinarias. Ver Beneficios recurrentes de las empresas del IBEX que tuvieron pérdidas en 2018.

En esta entrada destaco cuatro compañías que se encuentran en la situación opuesta, es decir, cuyos beneficios en 2018 tuvieron un elevado componente de extraordinarios. Se trata de CIE Automotive, IAG, Inmobiliaria Colonial y Merlin Properties.

CIE Automotive

La compañía de componentes para la industria de la automoción declaró un beneficio neto atribuido de 396,8 millones de euros en 2018 pero de esta cantidad 154 millones de euros corresponden a elementos no recurrentes:

  • 238,9 millones de euros de plusvalías contables generadas por la diferencia entre el valor contable de Global Dominion y el valor de mercado del dividendo extraordinario repartido. En 2018, CIE Automotive repartió acciones de Dominion entre sus accionistas, operación que equivalió a un dividendo extraordinario de 3,203 € por acción de CIE.
  • 6,4 millones de euros de resultado neto de Global Dominion hasta la fecha de reparto del dividendo extraordinario.
  • Un cargo extraordinario de 91,3 millones de euros por diversos conceptos: ajustes de valor de liquidación forzosa de la línea de Biocombustibles, revisión de la vida útl de algunos activos y provisiones por reevaluación de riesgos no operativos.

En el cuadro siguiente, obtenido del informe de resultados de la empresa, vemos que el resultado neto normalizado, según la definición de la compañía, se incrementó de los 202,4 millones de euros de 2017 a los 242,8 millones de 2018.

Ver Las cuentas de CIE Automotive en 2018

IAG (International Airlines Group)

La compañía aérea declaró un beneficio neto atribuido de 2.884,9 millones de euros (un 44% más que en 2017) pero según la propia empresa, el beneficio neto ajustado fue de 2.481 millones de euros (un 11,2% más que en 2017).

La diferencia entre ambas magnitudes es de unos 404 millones de euros, que se deben principalmente a una reducción de pasivos por cambios en los planes de pensiones de British Airways,

Ver Las cuentas de IAG en 2018

 

Inmobiliaria Colonial

Al igual que Merlin Properties, la mayor parte del beneficio neto informado de Colonial se debe a revalorizaciones de activos. 

Como indica la compañía en su informe de 2018, “el impacto en la cuenta de resultados por revalorización y ventas de activos a 31 de diciembre de 2018 de las inversiones inmobiliarias, ha ascendido a 714 millones €. La revalorización, que se ha registrado tanto en Francia como en España, es consecuencia del aumento del valor de tasación de los activos.“

La inmobiliaria informó de un beneficio neto atribuido de 524,8 millones de euros en 2018 y de un beneficio neto recurrente de 101 millones de euros, como puede verse en el cuadro, obtenido del informe de resultados de la compañía.

En el cuadro puede verse también que el beneficio por acción recurrente fue de 0,223 € en 2018. En cambio, el beneficio por acción estándar informado fue de 1,17 €.

 

 

 

Merlin Properties

La sociedad inmobiliaria declaró 855 millones de euros de beneficio neto atribuido a los accionistas en 2018, pero contabilizó 629 millones de euros de “revalorizaciones netas de inversiones inmobiliarias“.

La compañía utiliza las magnitudes denominadas Flujos de Fondos de las Operaciones (FFO) y Flujos de Fondos de las Operaciones Ajustados (AFFO) como medidas del beneficio recurrente, a las cuales vincula el pago del dividendo. Estas magnitudes fueron de 286,9 millones de euros y 270,5 millones de euros respectivamente,

Ver Merlin Properties: beneficios recurrentes y dividendos

El cuadro siguiente, obtenido del informe de resultados de Merlin, indica las cifras en millones de euros en 2018 del FFO, el AFFO y el beneficio neto atribuido, así como las cifras por acción. Mientras que el beneficio por acción estándar (EPS, de Earnings Per Share) fue de 1,82 €, el AFFO por acción fue de 0,58 €.

La tabla siguiente resume los datos antes indicados para las cuatro compañías

Los dividendos de IAG en 2019 (actualizado 4-7-2019)

IAG paga un complementario a cargo de 2018 de 0,165 € el 8 de julio de 2019. La fecha de descuento es el 4 de julio.

En noviembre de 2018 descontó el pago a cuenta por 0,145 €, de modo que el dividendo ordinario total a cargo de 2018 es de 0,31 €.

El aumento del beneficio por acción fue del 44% en 2018 mientras que el dividendo ordinario aumentará un 14,8% (el dividendo a cargo de 2017 fue de 0,27 €). Este incremento está en línea con el del beneficio por acción recurrente, según la definición de la empresa, que fue del 15,1%.

Por otro lado, el consejo de administración propuso un dividendo especial de 0,35 €, con cargo a las reservas por prima de emisión, que fue aprobado por la junta general de accionistas el 19 de junio. Este importe se pagará al mismo tiempo que el complementario. Por tanto, los accionistas percibirán 0,515 € brutos el 8 de julio.

Incluyendo el dividendo especial, la remuneración total a cargo de 2018 es de 0,66 €, que supone multiplicar por 2,4 la correspondiente al ejercicio 2017. La cobertura del dividendo está garantizada, pues en 2018 el beneficio por acción informado fue de 1,374 €.

La tasa de distribución del dividendo total (0,66 €) respecto al beneficio por acción total (1,374 €) es del 48% mientras que la tasa de distribución del dividendo ordinario (0,31 €) respecto al beneficio por acción ajustado (1,177 €) es del 26,3%.

Las cuentas de IAG en 2018

 

Las cuentas de IAG en 2018: ya gana tanto como Telefónica

IAG obtuvo un beneficio neto atribuido de 2.884,9 millones de euros en 2018, un 44% más que el beneficio informado en 2017. Esta cifra es casi equivalente a la de Telefónica, que ganó 2.928,9 millones de euros.

Sin embargo, parte del beneficio neto contiene un volumen relativamente elevado de extraordinarios. Según IAG, el beneficio neto ajustado o “antes de partidas excepcionales“ fue de 2.481 millones de euros, siendo el crecimiento del 11,2% respecto a 2017. Pero el aumento del beneficio por acción ajustado fue del 15,1% debido a que a lo largo de 2018 la compañía adquirió 65.956.660 acciones propias que posteriormente eliminó de la circulación. En 2017 recompró y amortizó 75 millones de acciones propias.

El número de acciones del capital social quedó en 1.992,033 millones pero hay que añadir 91,459 millones de títulos con efectos potencialmente dilutivos (que se podrían crear a raíz de la conversión de bonos en acciones y de planes de incentivos a empleados), de forma que el número de acciones a considerar a efectos del beneficio por acción es de 2.083,492 millones. Esto nos da un beneficio por acción en 2018 de 1,384 €. IAG nos da un dato de 1,374 € porque suma 18 millones de euros de “gastos financieros sobre bonos convertibles“ al beneficio neto atribuido, lo que da una cifra de 2.903 millones de euros. Luego divide esta magnitud por la suma del número medio ponderado de acciones a lo largo de 2018, que fue de 2.021,622 millones, y los 91,459 millones de acciones dilutivas antes indicadas. En la tabla se ha indicado el dato proporcionado por IAG.

Dado un beneficio neto ajustado de 2.481 millones de euros y un número de acciones de 2.083,5 millones, el beneficio por acción ajustado de 2018 fue de 1,190 €. Según IAG, fue de 1,177 € debido a que usa el número medio ponderado de acciones.

Ver Los dividendos de IAG en 2019

Nota: Las magnitudes de 2017 indicadas en la tabla corresponden a los datos informados en febrero de 2018. En el informe de 2018, publicado en febrero de 2019, algunas de estas magnitudes han sido reformuladas a la baja. El beneficio operativo ha sido revisado de 2.727,2 millones a 2661,8 millones, el beneficio neto atribuido, de 2.000,2 millones a 1.989,3 millones, y el beneficio por acción, de 0,93 € a 0,92 €. El patrimonio neto de 2017 ha sido revisado a la baja en un 6,3%, de 7.396 millones a 6.933 millones de euros. Este ajuste se debe a un cargo de 432 millones de euros por programas de fidelización, en aplicación de la NIIF 15.


Al precio actual de 6,85 €, el ratio PER de las acciones es justo de 5 veces (5,75 veces si tenemos en cuenta el beneficio por acción ajustado). El bajo PER que suelen tener las acciones de las aerolíneas se debe en parte a la elevada sensibilidad de estas compañías a las fluctuaciones del precio del petróleo. Según informa IAG, un aumento del 30% del precio de esta materia prima no tendría efectos sobre la cuenta de resultados pero sí sobre el patrimonio neto en una cifra de 1.613 millones de euros, que es nada menos que el 24% del patrimonio neto actual. En cambio, un descenso del precio del combustible de un 30% tendría un impacto positivo de 1.695 millones de euros sobre el patrimonio neto.

IAG cubre, con productos derivados, una proporción del consumo de combustible para los próximos tres años contra el riesgo de incrementos de precio del petróleo. En 2018 el precio medio del combustible aumentó un 32%, de 520 dólares por tonelada métrica en 2017 a 685 dólares. Sin embargo, los gastos de combustible y derechos de emisión aumentaron en menor proporción, un 14,6%, debido a aeronaves de menor consumo y mejoras de gestión.

La empresa también es particularmente sensible a las variaciones del tipo de cambio de la libra esterlina. Una apreciación del 10% de la moneda británica ante el dólar estadounidense impactaría negativamente en el patrimonio neto en 262 millones de euros mientras que una depreciación del mismo porcentaje tendría un efecto positivo de 273 millones de euros.

Debido a las mayores inversiones, el flujo de caja libre fue menos de la mitad que en 2017, 1.008 millones de euros según el procedimiento habitual de cálculo. IAG da un dato de 1.801 millones de euros (2.620 millones en 2017) porque utiliza otra metodología. En 2018 la compañía invirtió unos mil millones de euros netos más que en 2016 y 2017, en buena parte al haber adquirido 32 aeronoves nuevas (cinco Boeing 787, dos Airbus A350, cuatro Airbus A330 y 21 aviones de la familia Airbus A320).

La aerolínea es uno de los pocos valores del IBEX 35 que está en negativo e 2019, si bien en 2018 lo hizo mejor que el mercado y continúa siendo uno de los valores más rentables desde 2006.

El crecimiento del beneficio por acción ha sido extraordinario en los últimos años, aunque el bajo PER de las acciones es una señal de que el mercado prevé aumentos más lentos o irregulares en el futuro.

IAG espera que en 2019 el beneficio operativo antes de partidas excepcionales se mantenga a un nivel similar al de 2018, en torno a los 3.230 millones de euros.

Los dividendos de IAG en 2019

 

Los resultados de IAG en 2017

Las acciones de Iberia cotizaron por última vez el 20 de enero de 2011 a 3,42 € y empezaron a cotizar como IAG (sociedad producto de la fusión entre Iberia y British Airways) el 24 de enero siguiente, cerrando ese día a 3,31 €. En virtud de los acuerdos de la fusión, los accionistas de Iberia recibieron 1,0205 acciones de IAG (por ejemplo, un accionista con 10.000 títulos de Iberia hubiera recibido 10.205 títulos de IAG).

La aerolinea ha sido uno de los valores más rentables de la bolsa española. Cien euros invertidos en sus acciones al final de 2006 se habrían convertido en 309,19 € neto de impuestos frente a solo 109,8 € si se hubieran invertido en el IBEX 35 con dividendos netos. El 23 de febrero acumulaban una caída en 2018 del 7,60%.

El beneficio neto atribuido fue de 2.000,2 millones de euros en 2017, un 3,6% más que en 2016. El beneficio por acción básico fue de 0,958 € pero al existir 90,8 millones de acciones con efectos dilutivos, el beneficio por acción diluido (el relevante para el accionista), fue 0,926 €.

IAG utiliza una medida alternativa del beneficio por acción como indicador clave para evaluar su desempeño, el beneficio ajustado por acción. Define como beneficio ajustado la suma del beneficio neto atribuido más las partidas excepcionales más los intereses de los bonos convertibles en acciones, que en 2017 fue de 2.240 millones de euros, frente a 1.995 millones en 2015 y 1.543 millones en 2015. El beneficio por acción ajustado diluido tiene en cuenta las acciones que se crearán por la conversión en acciones de dichos bonos convertibles. La magnitud fue de 1,028 €, un 14% más que los 0,902 € conseguidos en 2016.

IAG presenta buenos ratios en todos los aspectos. La rentabilidad sobre el capital empleado (ROCE) fue del 18,24% mientras que el coste de la deuda fue de solo el 3,34%, siendo el margen entre ambas variables muy amplio. La deuda financiera representa únicamente 1,6 veces el beneficio operativo. Los beneficios de 2017 fueron de calidad, siendo el beneficio por acción recurrente (que incluye las acciones dilutivas) de 0,90 €, muy próximo al beneficio por acción diluido estándar.

Sin embargo, este tipo de compañías no suele alcanzar valoraciones elevadas debido a su alta vulnerabilidad a diversos factores de riesgo, en particular, de seguridad (accidentes y atentados), laborales (huelgas) y de mercado (fluctuaciones del precio del petróleo, elevada competencia). Por este motivo, lo prudente es no pagar más de 8 veces su beneficio por acción.

La empresa prevé un incremento de su beneficio operativo en 2018 si los precios actuales del petróleo y los tipos de cambio se mantienen en los niveles actuales.

IAG ha propuesto un dividendo de 0,27 € a cargo del ejercicio 2017. El 30 de noviembre de 2017 descontó 0,125 € de dividendo a cuenta, por lo que en 2018, previsiblemente en junio, pagará 0,145 € de complementario.

 

¿Es una ganga Lufthansa a un PER de 3?

lufthansa2Las acciones de la compañía aérea alemana Lufthansa, que cotizan en el índice DAX, cerraron el día 24 a 10,95 €, casi un 30% por debajo del máximo anual de marzo.

El beneficio por acción del ejercicio 2015 fue de 3,67 €, de modo que el PER (el precio dividido por el beneficio por acción) es de solo 3. Aparentemente, se trata de una ganga.

Sin embargo, en algunas compañías el valor PER puede ser equívoco. Para averiguar el grado de fiabilidad de este ratio, debemos examinar la cuenta de resultados.

En el caso de Lufthansa, vemos que en 2015 obtuvo un beneficio operativo de 1.555 millones de euros, un 77% más que en 2014. Este resultado incluye:

  • 181 millones de euros por trabajos realizados por la empresa para su activo, que son gastos convertidos en ingresos.
  • 67 millones de euros de ingresos por venta de activos.
  • 285 millones de euros de reversión de provisiones.
  • 1.522 millones de euros de ganancias por diferencias de tipos de cambio (contabilizadas dentro de “otros ingresos operativos“ y no en el resultado financiero).

Estas cuatro partidas suman 2.055 millones de euros, sin las cuales el beneficio operativo habría sido negativo en justo 500 millones de euros. Se trata de ingresos o beneficios reales pero que no son recurrentes.

Seguidamente vemos que el resultado financiero fue positivo en 471 millones de euros gracias a unas plusvalías de 673 millones de euros obtenidas por la venta de las acciones de Jet Blue.

El beneficio antes de impuestos declarado por la compañía fue de 1.722 millones de euros pero sin todos esos resultados no recurrentes habría sido negativo en 702 millones de euros.

Por tanto, Lufthansa no generó beneficios de calidad suficiente en 2015 como para que su PER sea fiable. No es el caso de IAG (Iberia + British Airways), pues el 95% del beneficio que esta compañía obtuvo en 2015 puede considerarse de calidad.

Las causas del desplome de IAG

 

 

 

Las causas del desplome de IAG

El día en que se conoció el resultado del referéndum sobre la permanencia o no del Reino Unido en la Unión Europea, el 24 de junio de 2016, la aerolínea IAG, fruto de la fusión entre Iberia y British Airways, perdió un 22,54% en el mercado de Londres. En la bolsa española la caída fue superior, de un 26,86%, debido a la depreciación de la libra esterlina de un 4%.

El mismo día IAG publicó un hecho relevante, que reproducimos a continuación, con su habitual lenguaje algo críptico.

iag 24-6-16

En la nota se afirma que el resultado de la votación no tendrá un “impacto material“ a largo plazo en el negocio de la compañía. Aquí se ha traducido la palabra inglesa “material“ por su equivalente en español pero quiere decir “relevante“ en este contexto.

Seguidamente dice que en el período previo del referéndum, el entorno operativo (o sea, el resultado operativo o de explotación) ha sido peor del esperado. Probablemente, la causa sea la depreciación de la libra esterlina. Cuando la divisa de un país baja, sus ciudadanos son más reticentes a viajar. En abril de este año, la divisa británica acumulaba una caída de cerca del 15% respecto al dólar y al euro desde el verano de 2015, debido al temor por el Brexit (salida del Reino Unido de la Unión Europea). Tras el referéndum, la libra se ha situado en 1,23 euros y 1,37 dólares, prácticamente los mismos niveles que los mínimos anuales.

En el anuncio de resultados correspondientes al ejercicio 2015, IAG esperaba generar en 2016 “un incremento en el  beneficio de las operaciones similar al registrado en 2015“.  No quedaba especificado si se trataba de un incremento en términos absolutos o porcentuales, aunque por el contexto se entendía lo primero. En 2015, el incremento del beneficio operativo antes de partidas excepcionales fue de un 68%, algo difícil de repetir. En el hecho relevante que comentamos, se revela que dicha previsión hacía referencia, en efecto, a un “incremento absoluto“, el cual fue de 945 millones de euros. Lo que dice la nota, pues, es que IAG ya no espera incrementar el beneficio operativo de 2016 (se supone que antes de partidas excepcionales) en 945 millones de euros, lo que habría representado un incremento relativo del 40% respecto a la magnitud de 2015, y rebaja la previsión a un “incremento significativo“. Esto ha creado una notable incertidumbre, reforzada por el aviso de que “IAG actualizará al mercado en su debido momento“. ¿Qué contendrá la actualización? ¿Cuándo la publicará?

Se trata de un profit warning (aviso de reducción de beneficios), que suele provocar fuertes descensos en las compañías de crecimiento, que es el caso de IAG. Pero al mismo se le añade la incertidumbre generada por IAG en cuanto a la magnitud de dicha reducción y el momento en que la comunicará. Esta combinación de factores, más que el propio resultado del referéndum y sus posibles consecuencias, es la causa principal del desplome de la compañía en bolsa.

Sin embargo, hay otro factor a considerar. En otro hecho relevante del día 20 de junio, la compañía anunció una ampliación de capital de cerca de 92 millones acciones para cubrir una conversión anticipada de bonos convertibles. Por otro lado, en noviembre de 2015 IAG lanzó dos emisiones de bonos convertibles en acciones, una a tres años y otra a cinco años, cada una por valor de 500 millones de euros. El precio de conversión se fijó entonces en 13,8088 €, muy por encima del precio actual de las acciones, que es de 5 €, por lo que de momento la conversión resulta improbable. Aun así, es preciso contabilizar 72,4 millones de acciones potenciales que podrían emitirse en caso de que la conversión se llevara a cabo en su totalidad. De esta cantidad se deberían imputar 19,2 millones de acciones potenciales al ejercicio 2016, según las normas contables.

Al final de 2015, el capital social de IAG estaba formado por 2.040 millones de acciones. Por tanto, el número de acciones a contabilizar para el cálculo del beneficio por acción de 2016 podría ascender a 2.151 millones. Supone un incremento del 5,4%, lo que hará que el incremento “significativo“ anunciado en el beneficio operativo no lo sea tanto en términos de beneficio por acción, que es la magnitud que nos interesa como accionistas. Por ejemplo, un aumento del beneficio neto del 15% se quedaría en un incremento del beneficio por acción inferior al 10%.

A pesar de ello, la acción de IAG es una de las pocas del IBEX que no está cara. En 2015, la empresa obtuvo un beneficio por acción de 0,69 €, por lo que su ratio PER es de  7,25. La mayor parte de ese beneficio fue de calidad. Para 2016, el consenso del mercado espera un beneficio por acción de 1,08 €, pero este dato no recoge las revisiones de los analistas ante el profit warning de la compañía. El precio objetivo medio de los analistas supera los 9 €, aunque de nuevo hay que advertir que dicho precio va a sufrir revisiones considerables.

Aquí tenéis un buen análisis de la compañía, elaborado por Mucho Invertir el 24 de junio de 2016: IAG – Análisis Fundamental tras el Brexit.

 

 

Brexit o cómo ganar un 20% en una hora

A pesar de la caída histórica del IBEX del 12,35%, hoy 24 de junio ha sido un día en el que hubiera sido posible ganar hasta un 20% en una hora. En la segunda columna de la tabla siguiente se indican los precios mínimos que se negociaron en los primeros compases de la sesión del día 24 de junio, principalmente durante la primera media hora. En la tercera columna, los precios a las 10h30. Podríamos añadir BME (Bolsas y Mercados Españoles), que a primera hora hizo un mínimo en 20,705 € y a las 10h30 cotizaba a 24 €, una recuperación del 15,9%.

Cosas que tiene la bolsa. En medio año el IBEX pierde un 16,62% y los valores del índice que podemos considerar de mejor calidad, un 9,79%, en ambos casos con dividendos incluidos. Sin embargo, comprar en los primeros minutos de la sesión bursátil tras conocerse el resultado del referéndum británico y vender al cabo de una hora para evitar exponerse al resultado de las elecciones españolas del próximo domingo, hubiera dado la oportunidad de ganar una media de un 10% con una simple selección aleatoria de valores.

Algo que no deja de ser una anécdota y que no debe tomarse como referencia para otras ocasiones, pues hay pánicos en los que las caídas se agudizan a lo largo de la sesión. Sin embargo, a efectos prácticos no hay demasiada diferencia entre ganar un 20% en una hora y obtener esa rentabilidad en una semana o un mes tras el cierre de una sesión de pánico, y esto último ya es algo más habitual.

10pct en una hora

Hoy se han alcanzado precios insólitos al cierre de la sesión. Podemos destacar los siguientes valores:

  • IAG, que acaba la semana con un PER estándar de 7,28 y un PER recurrente de 7,62.
  • Gas Natural (que descontará 0,5922 € de dividendo el lunes), con un PER estándar de 10,67, un PER recurrente de 11,17, y un rendimiento por dividendo del 6,25% bruto y del 5% neto.
  • BME (Bolsas y Mercados Españoles), con un rendimiento por dividendo del 8,04% bruto y del 6,5% neto. En el mínimo de hoy, tenía un rendimiento neto del 7,55%.

Por desgracia, muchos valores del IBEX siguen estando caros, de modo que incluso en un pánico es preciso ser selectivo.

Así es como han evolucionado los valores del IBEX-35 en la semana:

semana brexit

BME: cómo doblar el capital con unas acciones que no suben

 

IAG se convierte en uno de los valores más baratos del IBEX

Nota: Proporciono la siguiente información a título orientativo. Las carteras solo tienen en cuenta los resultados semestrales publicados de acuerdo con las NIIF (Normas Internacionales de Información Financiera), que dan casi toda la información relevante, así como datos clave contenidos en el Informe Anual de la compañía.

logo iagIAG (International Consolidated Airlines Group), fruto de la fusión de Iberia y British Airways, ha presentado sus resultados correspondientes a los nueve primeros meses de 2015.

La compañía ha informado de un beneficio neto de 1.180 millones de euros de enero a septiembre. Se echa en falta la mención a los intereses minoritarios, de modo que no sabemos con certeza cuál es el beneficio neto atribuido. Es habitual que algunas cotizadas del IBEX “olviden“ indicar detalles importantes. Dado que tampoco suelen contestar a los requerimientos de información, o lo hacen con una fórmula cortés, no queda otro remedio que hacer una estimación. Tanto en 2014 como en el primer semestre de 2015, el beneficio neto atribuido de IAG fue el 97% del beneficio neto, de modo que supondré que el beneficio neto atribuido de los nueve primeros meses de 2015 fue de 1.144 millones de euros.

Esto nos da un beneficio neto atribuible (estimado) de 1.510 millones de euros en el período de 12 meses de septiembre de 2014 a septiembre de 2015. El número de acciones a considerar es otro de los detalles importantes. Oficialmente el capital de IAG está dividido en 2.040 millones de acciones pero existe una cantidad de acciones que todavía no se han emitido pero se sabe que van a ser emitidas y que deben ser tenidas en cuenta. Estimo que el total de acciones es de 2.165 millones. La empresa indica costes no recurrentes pero no dice nada acerca de ingresos no recurrentes, que sí quedan reflejados en los estados financieros según las NIIF

Los datos anteriores nos dan un beneficio por acción estándar de 12 meses 0,697 €. Esta magnitud era de 0,563 € en junio de 2015.

IAG ha recibido los buenos resultados con una caída del 5%, a pesar de ser mejores a los esperados y de haber elevado la previsión de beneficios para 2015. Algo que ocurre con frecuencia en bolsa. Las acciones habían subido con fuerza en los últimos días en anticipación de los resultados. Como dicen algunos “compra con el rumor y vende con la noticia“.

A un precio de 8 €, IAG tiene un PER estándar de 11,5, por lo que se ha convertido en uno de los valores más baratos del IBEX de acuerdo con este criterio.

La empresa ha anunciado su primer dividendo, que será de 0,10 € por acción a cuenta de los resultados de 2015, a pagar el próximo 7 de diciembre. Prevé completar este pago en 2016 de modo que el dividendo sea igual al 25% del beneficio “subyacente“ después de impuestos. IAG repite a menudo la palabra “subyacente“ en su Informe Anual de 2014 pero nunca da una definición de esta palabra, otra curiosidad del modo de comunicarse de las empresas cotizadas. Se supone que se refiere al beneficio recurrente.

En la tabla del PER me baso en los estados financieros semestrales, por lo que no quedan reflejados los datos del tercer trimestre.

Diferencia entre el PER estándar, básico y recurrente

 

 

 

 

Los resultados de IAG en el primer trimestre de 2015

IAG (International Consolidated Airlines Group), que engloba a Iberia y a British Airways, ha anunciado un resultado neto negativo de 26 millones de euros en el primer trimestre de 2015. Según el consejero delegado de IAG, Willie Walsh, se trata del trimestre más débil del año para la compañía. En el primer trimestre de 2014 el resultado neto fue negativo en 184 millones de euros.

Sumando los resultados de los últimos cuatro trimestres (o sea, del segundo trimestre de 2014 hasta el primero de este año), IAG acumula un beneficio neto atribuido de 1.121,19 millones de euros.

El número de acciones a 31 de marzo de 2015 fue de 2.040,08 millones, a los que hay que sumar 125,64 millones de acciones con efectos dilutivos, es decir que aún no han sido emitidas pero que lo serán próximamente como consecuencia de la conversión de bonos en acciones y pagos en acciones a empleados. IAG no ha informado del número de acciones con efectos dilutivos a 31 de marzo de este año, por lo que me he basado en la cifra presentada en el informe anual de 2014. Así, el número total de acciones a efectos de calcular el beneficio por acción sería de 2.165,72 millones.

En base a estos datos, el beneficio por acción de los últimos 12 meses es de 0,518 €, lo que supone un incremento del 14% respecto de los 0,454 € de diciembre de 2014. A pesar de ello, los títulos de IAG han recibido los resultados con una caída del 4% y cotizan a 7,4 €. Supone un PER (relación precio-beneficio) de 14,3 veces. Probablemente haya pesado más el anuncio de Willie Walsh de que el segundo trimestre de 2015 no será tan bueno como el segundo de 2014 debido al calendario de la Semana Santa y a la evolución desfavorable del precio del petróleo.