Naturgy pagará un dividendo de 1,20 € hasta 2023, ¿y después?

Nuevas previsiones de beneficio

Naturgy publicó el 28 de julio su nuevo plan estratégico para el período 2021-2025. Entre sus objetivos está el de aumentar su Ebitda ordinario (beneficio operativo más amortizaciones, sin extraordinarios) de los 3.714 millones € de 2020 a 4.800 millones € en 2025, lo que supone un aumento del 5,1% anual.

En cuanto al beneficio neto ordinario, espera pasar de los 872 millones € de 2020 a 1.500 millones € en 2025. En este caso el crecimiento sería del 11,5% anual, superior al del Ebitda.

EBITDA ordinario en 2020 y previsto en 2025

Sin embargo, hay que tener en cuenta que el beneficio neto ordinario de 2019 ya fue de 1.432 millones € (1.378 millones € tras la revisión de 2020) y en 2018 fue de 1.245 millones €. Así, en el período 2018-2025 el aumento del beneficio neto ordinario sería del 2,7% anual.

Beneficio neto informado y ordinario, en 2019 y 2020
Fuente: Naturgy
Nuevas previsiones de dividendo

En junio de 2020 Naturgy confirmó la política de dividendos que había establecido en su anterior plan estratégico (el de 2018-2022), según la cual pagaría 1,44 €, 1,51 € y 1,59 € a cargo de 2020, 2021 y 2022 respectivamente.

El importe de 2020 fue efectivamente de 1,44 €. Sin embargo, las cifras para 2021 y 2022 han sido reducidas significativamente en el nuevo plan estratégico. El nuevo importe previsto es de 1,20 € anual hasta 2025 pero en 2023 la cantidad se reevaluará en función del cumplimiento de objetivos.

Naturgy prevé que el payout (porcentaje del beneficio neto ordinario que se reparte como dividendos) sea de una media del 85% en el período 2021-2025. Si, como prevé, el beneficio por acción de 2025 es de 1,55 € y el payout se mantiene en el 85%, el dividendo a cargo de 2025 sería de unos 1,30 €.

Naturgy indica que la remuneración de 1,20 € se pagará en tres plazos. El primero, de 0,30 €, después del primer semestre. El segundo, de 0,40 €, después del tercer trimestre. Y el complementario, de 0,50 €, después de la junta general de accionistas.

Al precio actual de 22 €, el rendimiento por dividendo de la acción es del 5,5%.

Beneficio por acción y ratio PER de Naturgy tras los resultados del primer semestre

El beneficio neto interanual (junio de 2020 a junio de 2021) de Naturgy fue negativo en 197,7 millones € debido a extraordinarios negativos en el cuarto trimestre de 2020. El beneficio neto ordinario fue de 939 millones €, lo que supone un beneficio por acción de 0,968 €.

Dado un dividendo a cargo de 2020 de 1,44 €, el payout fue del 148%.

A un precio de 22 €, el ratio PER es de 22,7.

Valor contable

En junio de 2021, el patrimonio de los accionistas de Naturgy era de 7.513 millones €, lo que da un valor contable de 7,75 €.

ROE

La rentabilidad del accionista o rentabilidad sobre recursos propios, calculada como el beneficio neto ordinario interanual (939 millones €) dividido por el patrimonio de los accionistas a junio de 2020 (9.853,4 millones €), es del 9,53%.

Puedes leer los informes financieros de Naturgy en Resultados trimestrales de Naturgy.

Invesgrama Predictor

Invesgrama Predictor es una herramienta capaz de predecir la evolución futura de carteras y valores de la bolsa española en términos relativos frente al mercado.

Rentabilidad de las eléctricas frente al IBEX 35 desde 2015

Foto: Charlotte Venema

Las cinco compañías energéticas (eléctricas y gasistas) del IBEX 35 han generado una rentabilidad media con dividendos del 8,31% anual entre principios de 2015 y el 13 de julio 2020. En el mismo período, el IBEX 35 con dividendos ha perdido una media del 1,81% anual. Por tanto, este grupo de cotizadas lo ha hecho un 10,12% anual mejor que el índice.

Este resultado se ha producido en un contexto de continua incertidumbre en torno al futuro de estas empresas en relación a su marco regulatorio y su capacidad para generar ingresos.

Las más rentables fueron Iberdrola, que ha proporcionado a sus accionistas una ganancia del 17,50% anual, y Endesa, con un 14,11% anual. Las otras tres (Enagás, Naturgy y Red Eléctrica) han proporcionado entre un 2% y un 4% anual.

En 2018 y en lo que llevamos de 2020, este grupo de empresas ha batido al IBEX 35 en más de un 20%. En 2017 y 2019, en cambio, lo hizo algo peor que el IBEX.

El beneficio por acción entre 2014 y 2019 creció una media del 3,75% anual para el grupo y un 1,12% anual en el caso del IBEX 35, diferencia que no explica tota la ventaja en rentabilidad. Pero el mercado ha premiado a estas compañías: se observa que la rentabilidad en bolsa de todas las eléctricas y gasistas fue superior al crecimiento de su beneficio por acción en al menos un 2,5% anual. En cambio, el IBEX 35 genero pérdidas del 1,81% a pesar de que su beneficio por acción aumentó un 1,12% anual.

Otra razón de la buena evolución bursátil de las eléctricas ha sido el aumento del dividendo por acción incluso en aquellas compañías que apenas mejoraron sus beneficios. Sin embargo, actualmente el payout (tasa de distribución del beneficio) ha alcanzado valores de entre el 75% (Iberdrola) y el 100% (Endesa), por lo que existe escaso margen de mejora en este aspecto.

 

 

Los dividendos de Naturgy hasta marzo de 2023

Nota: Esta entrada fue publicada el 8 junio de 2020. El 28 de julio de 2021, Naturgy publicó su nuevo Plan Estratégico para 2021-2025, que introdujo un significativo recorte del dividendo. Ver Naturgy pagará un dividendo de 1,20 € hasta 2023, ¿y después? (29 de julio de 2021)

Naturgy sigue manteniendo las previsiones acerca de su política de dividendos que anunció en su Plan Estratégico 2018-2022. 

Gas Natural Fenosa cambió su denominación a Naturgy en junio de 2018.

El gráfico siguiente indica los dividendos a cargo de cada ejercicio anunciados por la compañía. Las siglas CAGR significan compounded anual growth rate (tasa de crecimiento compuesta anual). La cifra indicada, de un 10% anual (para ser precisos, del 9,72% anual), se refiere al crecimiento desde 2017, cuando la remuneración fue de 1 €, hasta los 1,59 € previstos para 2022.

En 2018 el dividendo fue incrementado un 30% hasta 1,30 €, a pesar de que el beneficio por acción fue negativo debido a amortizaciones extraordinarias. En el período 2018-2022, el crecimiento anual previsto es del 5,16%.

El significativo aumento del dividendo ha tenido como consecuencia que el payout (porcentaje de distribución del beneficio) haya pasado del 73,5% en 2017 al 95,8% en 2019 (a cargo de 2019 se han distribuido 1,37 € para un beneficio por acción de 1,43 €).

Fuente: Naturgy, Plan Estratégico 2018-2022.

El dividendo repartido durante el año natural no coincide con el dividendo a cargo de ese mismo año, ya que una parte de la remuneración correspondiente a un ejercicio se reparte en el siguiente.

Naturgy señala que el 20% del dividendo a cargo de un año determinado se pagará al final del primer semestre de ese mismo año, el 35% al final del tercer trimestre de ese mismo año y el 45% tras la celebración de la Junta General.

Así, de los 1,44 € que se esperan repartir a cargo de 2020, el 20% (o sea 0,288 €) se pagarían en julio de 2020 como primer dividendo a cuenta de 2020, el 35% (0,504 €) en torno a octubre de 2020 como segundo dividendo a cuenta, y el resto, 0,648 €, hacia marzo de 2021 como complementario de 2020.

Por tanto, en los próximos doce meses el dividendo será de 1,44 €. Al precio actual (5 de junio de 2020) de 17,4 €, el rendimiento bruto por dividendo de la acción es del 8,27%.

Se trata del rendimiento previsto a 12 meses más elevado del IBEX 35 en estos momentos. El de Telefónica, que ha anunciado que pagará 0,20 € en diciembre de 2020 y otros 0,20 € en junio de 2021, es del 8,21%. Si Bankia repitiera en 2021 el mismo dividendo que en 2020, rentaría cerca de un 12% pero es posible que la entidad cancele o reduzca la remuneración.

El cuadro siguiente recoge la estructura de pagos durante los años 2018 y 2019 así como las previsiones para 2020-2023 de acuerdo con la política de la compañía. En el cuadro, “Ac“ significa “a cuenta“ y “Co“, complementario.

A lo largo de 2021 se abonarían 1,479 € y a lo largo de 2022, 1,554 €. En marzo de 2023 se abonarían 0,716 € como dividendo complementario del ejercicio 2022.

Naturgy pierde este año un 19,63% con dividendos incluidos, algo más que el 16,72% que se deja el IBEX 35 con dividendos.

Qué empresas están comprando acciones propias

Los inversores confían en que las compañías cotizadas aprovechen las caídas en bolsa para comprar acciones propias. Las compras de autocartera envían un mensaje de confianza a los inversores y a los mercados y ayudan a estabilizar el precio de las acciones. Como dice el Reglamento Delegado 2016/1052 de la Comisión Europea sobre programas de recompra y medidas de estabilización:

“La estabilización de valores tiene por objeto sostener el precio de una oferta inicial o secundaria de valores durante un tiempo limitado si los valores están sometidos a una presión de venta, aliviando de este modo esa presión ejercida por los inversores a corto plazo y manteniendo un mercado ordenado de los valores de que se trate. Contribuye así a aumentar la confianza de los inversores y emisores en los mercados financieros.“

Por otro lado, la compra de acciones propias a bajo precio permite a las compañías retribuir a sus accionistas a través de la distribución de acciones en vez de hacerlo vía dividendos, lo que puede suponer un ahorro tanto más considerable cuanto mayor sea la caída del precio de los títulos. Otra opción es amortizar la autocartera adquirida para reducir el número de acciones del capital social, lo que eleva el valor intrínseco de cada acción en circulación y disminuye el gasto futuro en dividendos.

Actualmente, 16 compañías del IBEX 35 cotizan por debajo de su valor contable, lo que debería ser un incentivo adicional a la compra de acciones propias. Sin embargo, de entre estas 16 compañías, únicamente ACS y Melià Hotels han llevado a cabo recientemente compras significativas de acciones propias. Otras dos empresas del IBEX 35 que han estado acumulando autocartera son Iberdrola y Naturgy.

ACS

La constructora ha visto desplomarse el precio de sus acciones un 68%, de los 35,65 € al cierre de 2019 a los 11,45 € del 19 de marzo de 2020. El 24 de febrero de 2020 puso en marcha un programa de recompra de acciones hasta un máximo de 10 millones de títulos (el 3,18% del capital social) “con la finalidad de reducir el capital social de ACS mediante amortización de acciones propias (…) y de coadyuvar a la retribución del accionista de ACS mediante el incremento del beneficio por acción“. En aquel momento, la acción cotizaba a 29 €. El importe máximo previsto a invertir en ese programa era de 370 millones de euros (lo que hubiera implicado un precio medio de adquisición de 37 €).

Desde la aprobación del programa, ACS ha intervenido en el mercado diariamente, con volúmenes crecientes. El 24 de febrero adquirió 280.000 títulos a 29,1 €, mientras que el 16 de marzo compró 554.735 títulos a 14,35 €. Las cantidades invertidas han sido de unos 8-10 millones de euros diarios. En total, ha adquirido 6.365.000 acciones propias, el 2,02% del capital social.

A finales de 2019 la compañía tenía una autocartera del 2,825% mientras que al 20 de marzo de 2020 informa de un porcentaje del 5,392%.

Melià Hotels

La cadena hotelera ha sido otro de los valores más damnificados por la crisis actual. Al cierre de 2019 cotizaba a 7,86 € y llegó a 2,78 € el 18 de marzo, una minusvalía del 65%.

Entre el 7 de enero y el 7 de febrero de 2020 adquirió 1,41 millones de acciones propias, el 0,61% de su capital, a precios entre 7,26 y 8,33 €.

Probablemente, ha estado adquiriendo más acciones propias en las últimas semanas, pues el 11 de marzo de 2020 informó a la CNMV de una autocartera del 3,059%, mientras que al cierre de 2019 esta era del 0,979%.

Iberdrola

A diferencia de ACS y Melià, Iberdrola es uno de los valores que mejor está aguantando la crisis bursátil. Cerró 2019 a 9,01 € y actualmente cotiza a 8,35 €, una minusvalía anual del 7%.

La eléctrica ha estado adquiriendo 56 millones de acciones propias entre el 25 de febrero y el 19 de marzo a precios entre 9,7 € y 11 €. Supone el 0,88% de los 6.362 millones de títulos de que se compone su capital social. En las semanas previas había adquirido 5,3 millones de títulos a precios en torno a los 9 €.

El objetivo es recomprar las acciones creadas en virtud de los planes de retribución flexible al accionista y mantener el número de acciones en 6.240 millones. A día de hoy ha acumulado una autocartera del 1,565% según datos de la CNMV.

Naturgy

La acción de Naturgy cerró 2019 a 22,40 € y actualmente cotiza a 16 €, por lo que se deja un 28% en el año.

Entre el 9 y el 13 de marzo, período en el cual el precio de la acción se desplomó de los 20 a los 14,38 €, la gasista compró 2,48 millones de acciones propias, el 0,25% de su capital, a precios entre 14,40 € y 19,46 €, siendo el precio medio de 16,82 €. La compañía compró cerca de 160.000 acciones por debajo de 15 €, lo cual, probablemente, ayudó a estabilizar el precio.

En las semanas previas ya había adquirido 4,22 millones de títulos propios pero a precios más elevados, entre 20 € y 24,2 €. La gasista ha alcanzado una autocartera del 1,976% al día 16 de marzo.

 

 

Solvencia y rentabilidad de Naturgy con datos recurrentes

Naturgy declaró elevadas pérdidas en 2018 debido principalmente a amortizaciones aceleradas de activos. En su informe de resultados ofrece medidas alternativas de su beneficio, que difieren significativamente de las informadas, como puede verse en la tabla siguiente elaborada por la propia compañía. Por ejemplo, el beneficio operativo (EBIT en la tabla) informado fue negativo en 2.167 millones de euros pero en términos recurrentes (ordinarios según se indica en la tabla) fueron positivos en 2.667 millones de euros.

En la siguiente tabla he calculado tres ratios de rentabilidad corporativa y dos ratios de solvencia teniendo en cuenta los beneficios informados y los recurrentes.

La ROA (rentabilidad sobre el activo) se encuentra entre las más bajas del IBEX pero el ratio más relevante de la ROCE (rentabilidad sobre el capital empleado) fue de un adecuado 8,91%. El coste de la deuda financiera (calculado como el cociente entre los gastos financieros y la deuda financiera bruta media en 2017 y 2018) fue del 4,74%, lo que deja un margen del 4,17%. Según Naturgy, el coste medio de la deuda financiera bruta fue del 3,1%, frente al 3,4% de 2017, porque deduce los ingresos financieros. De acuerdo con este dato, el margen de la ROCE sería del 5,81%.

Los ratios de solvencia en términos recurrentes reflejan una situación financiera correcta. La deuda financiera neta en relación al beneficio operativo fue de 5,1 veces, un dato mejor que el de Iberdrola, que fue de 6,3 veces. En cambio, la proporción del beneficio operativo que se fue en pagar intereses de la deuda fue del 25,5% en el caso de Naturgy, frente al 20,1% de Iberdrola. Esto se debe a que Iberdrola tiene un coste de la deuda inferior.

Ver Ratios de solvencia y rentabilidad corporativa de las empresas del IBEX 35.

Beneficios recurrentes de las empresas del IBEX que tuvieron pérdidas en 2018

Tres compañías del IBEX 35 declararon pérdidas en el ejercicio 2018: Cellnex, Ferrovial y Naturgy (antes Gas Natural).

Cellnex declaró pérdidas por 14,98 millones de euros, mientras que en 2017 ganó 26,27 millones de euros. La compañía de telecomunicaciones inalámbricas se basa en una magnitud alternativa, el Flujo de Caja Libre Recurrente Apalancado (FCLRA), para medir la evolución de su negocio, debido, entre otros factores contables, a que considera que las elevadas amortizaciones a las que debe hacer frente distorsionan sus resultados.

En su salida a bolsa en el año 2015, la compañía vinculó el pago de dividendos al FCLRA, concretamente con una tasa de distribución del 20%. En base a esa política, los analistas esperaban en 2015 que a cargo de 2016 la empresa abonaría unos 0,23 € por título pero el importe efectivo fue de 0,086 €.

El FCLRA fue de 305 millones de euros en 2018, un 10% más que en 2017 (278 millones de euros). Sin embargo, a cargo de 2018 solo repartirá 24,21 millones de euros, lo que representa el 7,9% del FCLRA. Ver Los dividendos de Cellnex de 2015 a 2019

Para calcular tanto el beneficio neto atribuido como el FCLRA, Cellnex parte de un EBITDA (beneficio de explotación antes de amoritzaciones) ajustado de 591 millones de euros.

Para llegar al beneficio neto, resta 75 millones de euros de gastos no recurrentes, 403 millones de euros de amortizaciones, 149 millones de intereses y suma 18 millones de impuestos (debido al impacto fiscal positivo como consecuencia de los gastos no recurrentes) y 3 millones de otros conceptos, lo que da un valor negativo en 15 millones de euros.

Para calcular el Flujo de Caja Libre Recurrente Apalancado resta al EBITDA ajustado 166 millones de euros de arrendamientos, 31 millones de amortizaciones (mientras que para el beneficio neto resta 403 millones), 65 millones de intereses, 20 millones de impuestos y 4 millones de otros conceptos, lo que da una cifra positiva de 305 millones de euros.

Ferrovial declaró pérdidas por 447,90 millones de euros debido a unos resultados netos negativos por operaciones interrumpidas de 851 millones de euros, principalmente como consecuencia de una provisión de 774 millones de euros por pérdida de valor razonable de su participación en Amey en el Reino Unido.

El resultado de operaciones continuadas fue de 460 millones de euros, un aumento del 8,6% respecto a los 424 millones de euros de 2017. Sin embargo, este resultado incluye algunos extraordianrios positivos, como 24 millones procedentes de operaciones con instrumentos financieros y 80 millones de euros de plusvalías netas obtenidas con la venta de participaciones en autopistas de Grecia. Es decir, un total de 104 millones de euros de extraordinarios positivos (en 2017 los extraordinarios positivos por ambos conceptos fueron de 167 millones de euros), de modo que el resultado neto de operaciones continuadas recurrente ascendió a 356 millones de euros en 2018.

Naturgy (nueva denominación de Gas Natural) fue la compañía que declaró pérdidas más elevadas: 2.821 millones de euros. Ello se debió a un deterioro de valor de activos de generación de electricidad de 4.905 millones de euros realizado en el primer semestre de 2018. Se trata de centrales de ciclo combinado, térmicas y nucleares, que se prevé tengan cada vez menor contribución al negocio ante la creciente aportación de las energías renovables.

Sin este cargo extraordinario ni otros elementos no recurrentes, el resultado neto ordinario fue de 1.245 millones de euros, un 57% más que en 2017 (cuando fue de 793 millones de euros), gracias a mayores ingresos junto con menores gastos operativos, amoritzaciones recurrentes y gastos financieros.

La principal diferencia entre el beneficio neto informado y el beneficio neto recurrente fue que en el primer caso las amortizaciones ascendieron a 6.007 millones de euros, sobre todo por las mencionadas depreciaciones de activos, mientras que en el segundo caso fueron de 1.581 millones de euros.

Beneficios recurrentes de las empresas del IBEX con mayores extraordinarios en 2018