Mediaset: las cuentas de 2018 y el dividendo de 2019

Mediaset fue el tercer peor valor del IBEX 35 en 2018, con una rentabilidad negativa del 34,90%. Cerró el año a 5,49 € y a ese precio presentaba un ratio PER de justo 9 veces. Telecinco, principal marca del grupo, fue en 2018 el canal televisivo líder en audiencia en España por séptimo año consecutivo.

Los grupos de comunicación audiovisual europeos se vieron perjudicados por las rebajas de previsiones de los analistas ante las expectativas de un deterioro de los ingresos publicitarios.

En su informe de resultados anuales, Mediaset desmiente con datos la desaceleración del mercado audiovisual, pues este creció un 4% en 2018 respecto a 2017. Si bien es cierto que dentro de ese mercado, los ingresos publicitarios de televisión cayeron un 0,8%, el retroceso se vio compensado por un crecimiento del 17% de los ingresos publicitarios en los segmentos de Display y Video.

Cien euros colocados en acciones de la compañía a finales de 2006 habrían valido solo 48,8 € en diciembre de 2018.

A principios de 2019 se intensificaron los rumores de OPA por parte de Mediaset Italia, que posee el 41,2% de las acciones de la Mediaset española. Si bien han vuelto a ser desmentidos, la compañía acumula una revalorización del 20,22% en los dos primeros meses del año, convirtiéndose en el segundo mejor valor del IBEX.

Mediaset obtuvo un beneficio neto atribuido de 200,3 millones de euros, un 1,4% más que en 2017. El beneficio por acción aumentó en mayor proporción, un 4,2% (de 0,586 € a 0,611 €) debido a la reducción del número de acciones, que pasó de 336,7 millones a finales de 2017 a 327,4 millones a finales de 2018.

La compañia no tiene apenas deuda financiera (solo 44.000 €, de ahí que en la tabla, donde las cifras están en millones, el valor sea cero). La deuda financiera neta fue negativa en 165,7 millones de euros.

La rentabilidad corporativa de Mediaset siempre ha presentado valores muy elevados, tanto a nivel de ROA (sobre el activo), ROE (sobre recursos propios) como de la ROCE (sobre el capital empleado), en parte porque habitualmente ha repartido una elevada proporción de sus beneficios. Es un caso típico de empresa con excelentes ratios financieros pero que ha tenido una evolución negativa en bolsa debido a la tendencia descendente de sus resultados.

La inversión en inmovilizado fue de 149,6 millones de euros. A diferencia de lo que ocurre con una empresa típica, esta partida estuvo compuesta principalmente por intangibles: el 85% consistió en la compra de derechos de emisión. El flujo de caja libre (flujo de caja menos las inversiones en inmovilizado) estuvo de nuevo por encima de los 200 millones de euros.

Mientras que a cargo de los resultados de 2017 repartió la totalidad de sus beneficios, a cargo de 2018 propondrá a la Junta repartir únicamente el 50% del resultado. De aprobarse la propuesta, el dividendo ascenderá a unos 0,305 €, la mitad que los 0,60316 € repartidos el año pasado. La compañía remunera a sus accionistas a finales de abril o principios de mayo.

También se propone comprar acciones propias hasta un máximo de 32,4 millones de títulos, cerca del 10% del número actual de acciones del capital social hasta el 20 de febrero de 2020. La recompra de acciones es una forma indirecta de retribuir al accionista porque hace subir el valor intrínseco o contable de los títulos.

Por qué ha caído tanto Mediaset a pesar de los buenos resultados de 2017 (abril 2018)

 

 

 

Por qué ha caído tanto Mediaset a pesar de los buenos resultados de 2017

Tal como ha afirmado Mediaset, los resultados de 2017 fueron los mejores desde 2008. En efecto, en la tabla puede verse que el beneficio por acción fue el más alto de los últimos nueve años.

Sin embargo, en la misma tabla se aprecia la variabilidad del beneficio por acción. La casi totalidad de los ingresos de Mediaset proviene de la publicidad, un sector muy sensible a los vaivenes del ciclo económico. Por mucho que se diga que la publicidad es especialmente importante en tiempos de crisis, es el primer gasto que suelen recortar las empresas cuando las cosas no van bien.

Mediaset es un conglomerado televisivo que opera 7 canales: Telecinco, Cuatro, Divinity, Factoría de Ficción, Energy, Boing y Be Mad. En 2017 tuvo una audiencia media de 6,9 millones de espectadores diarios. Es lider en España, con una cuota de pantalla fue del 28,7%. Le sigue Atresmedia con un 26,6%.

Los títulos de la compañía audiovisual han sido menos rentables que el IBEX 35 desde 2006. Cien euros invertidos en diciembre de 2006 se habrían convertido en 76,4 € en diciembre de 2017 mientras que habrían crecido a 109,8 € en el IBEX 35 con dividendos netos. Entre diciembre de 2006 y diciembre de 2011, la acción tuvo una minusvalía del 80% y una rentabilidad negativa del 67,8% con dividendos. En cambio, desde 2012 ha sido mucho más rentable que el IBEX 35.

Dado que la empresa reparte casi todo su beneficio, su dividendo ha sido tan variable como sus resultados.

La baja estabilidad de beneficios y dividendos hace difícil justificar un PER (relación precio-beneficio) demasiado alto. En el máximo relativo de mayo de 2017, este ratio fue de 25,5 respecto al beneficio por acción de 2016, un valor excesivo. Al precio actual de 8,27 €, el PER respecto al beneficio por acción de 2017 es de 14, mucho más razonable.

Desde que alcanzara los 13,05 € en la sesión del 3 de mayo de 2017, la acción de Mediaset ha sufrido una minusvalía de cerca de un 40%. La caída se ha acelerado justo después de la presentación de resultados: entre el 28 de febrero (9,52 €) y el 28 de marzo de 2018 (8,076 €) la pérdida de valor ha sido de un 15,6%.

La causa parece tener que ver con una reunión de inversores con el director financiero de la empresa, de la que trascendió la debilidad del mercado publicitario en los primeros meses del año. En principio dicha debilidad se debería a factores estacionales (semana santa en marzo, proximidad del mundial de fútbol) pero ha generado incertidumbre. La puntilla la proporcionaron los analistas de Deutsche Bank al rebajar el precio objetivo de la acción a 6,5 €.

La cifra de negocio de 2017 apenas varió respecto a la de 2016. Sin embargo, Mediaset destaca que la comparación no es homogénea debido a los ingresos y gastos relacionados con la emisión de 23 partidos de la Eurocopa en 2016. Efectivamente, en la cuenta de resultados se observa una disminución en los costes variables del 4,7%, que la empresa atribuye a “ahorros en la parrilla de programación“. Por otro lado, los gastos de explotación fijos se mantuvieron constantes y las amortizaciones se redujeron un 8%. Todo ello contribuyó a un significativo aumento del beneficio de explotación en un 9,3%. El beneficio neto atribuido creció en mayor medida, un 15,5%, debido al menor tipo impositivo del impuesto de sociedades.

Mediaset ha reducido lo que denomina su “base de costes“ (costes operativos, amortizaciones y provisiones) casi un 10% desde 2011, de 824,12 millones de euros a 742,92 millones de euros.

El 93% de los ingresos provino de la publicidad. El resto incluyó principalmente venta de derechos y recaudaciones de taquilla de producciones audiovisuales propias.

La calidad del beneficio de 2017 fue muy alta, sin apenas partidas atípicas o extraordinarias. El beneficio por acción recurrente según mis cálculos fue de 0,584 €, prácticamente el mismo que el beneficio por acción estándar de 0,587 €.

La compañía no tiene apenas deuda. Su deuda financiera neta es negativa porque sus disponibilidades de efectivo superan sus pasivos financieros, tal como ocurre con Inditex.

La ROE (rentabilidad sobre recursos propios) es del 21,94%. Si bien es un dato positivo, hay que recordar que se debe en parte a que la compañía distribuye casi todos sus beneficios, de modo que está poco capitalizada a nivel de recursos propios. En este sentido, vemos que el valor contable es de 2,67 €, muy por debajo del precio de mercado.

La acción de Mediaset se ha convertido en la tercera con mayor rendimiento del IBEX 35 después de Endesa y Mediaset. La compañía ha propuesto distribuir un dividendo ordinario de 0,5029 € el próximo mes de mayo, lo que a los precios actuales supone un rendimiento bruto del 6,08% (un 4,92% neto). Además, ha propuesto un dividendo extraordinario de 0,10026 €. La suma de ambos pagos es de unos 0,60 €, que coincide con el beneficio por acción de 2017 una vez descontada la autocartera. La empresa posee 9,2 millones de títulos propios (el 2,76% del total de acciones del capital social), los cuales no perciben dividendo.

 

Las cuentas de Mediaset en 2016

mediaset_logoMediaset es un grupo de comunicaciones que aglutina los canales de televisión Telecinco, Cuatro, Divinity, Boing, Factoría de Ficción, Energy y Be Mad, además de empresas relacionadas con la publicidad y la producción audiovisual.

Casi todos los ingresos proceden de la publicidad

La sociedad obtiene casi todos sus ingresos de la publicidad. De los 992 millones de euros de ingresos de explotación de 2016, 927 millones procedieron de este apartado. Otros 39,4 millones de euros se debieron a la recaudación de las tres películas producidas por Mediaset a lo largo del año. El resto de ingresos procede de Internet, el juego y la venta de derechos de emisión.

Eficiencia en gastos

A pesar de explotar dos canales más que en 2010, el grupo ha conseguido reducir los costes operativos de los 969,44 millones de euros de 2010 a los 759,55 millones de euros de 2016. Los costes operativos están formados principalmente por gastos de personal, proveedores, alquileres y amortizaciones. En el caso de Mediaset, una parte importante (el 27% en 2016) corresponde a la adquisición de derechos de emisión, en particular de acontecimientos deportivos.

Creación de valor mediante la cancelación de acciones propias

En 2016, Mediaset redujo un 8% el número de acciones del capital social, que pasó de 366,2 millones a 336,7 millones, tras cancelar 29,5 millones de títulos que tenía en autocartera. En el año 2015 ya redujo su capital en 40,7 millones de títulos. En los últimos dos años, pues, el número de acciones ha sido minorado en un 17,2%.

Esta es una manera de crear valor para el accionista ya que al ser más escasas, las acciones tienen más valor en relación a los beneficios.

En 2017, Mediaset prevé continuar con esta política y ha anunciado que comprará acciones propias por un valor máximo de 100 millones de euros. Dado el precio actual de 11€ de los títulos en bolsa, esta inversión en autocartera permitiría la adquisición de un 2,7% del capital.

Beneficio por acción y PER

La compañía obtuvo un beneficio neto atribuible de 171 millones de euros, un 2,9% más que en 2015. Supone un beneficio por acción de 0,508 €. A un precio de 11 €, el PER resultante es de 21,7.

Según Mediaset, el beneficio por acción fue de 0,522 € porque tiene en cuenta el beneficio neto ajustado, que excluye el efecto del cambio fiscal del impuesto de sociedades.

Dividendo a repartir en 2016

Mediaset repartirá todo su beneficio como dividendos. Obtuvo un beneficio por acción de 0,522 €, según el cálculo de la propia compañía, y repartirá 0,522 € por acción. De este importe, 0,437 € será un dividendo ordinario a cargo de resultados y 0,085 € un dividendo extraordinario a cargo de reservas de libre disposición. Desde un punto de vista contable, repartirá el 83,7% del beneficio mientras que el resto del dividendo irá a cargo de reservas. En la práctica, repartirá un importe equivalente a los beneficios del año.

Sin problemas de deuda

Mediaset no tiene problema alguno de deuda financiera. De hecho, su deuda financiera neta (deuda financiera menos efectivo y equivalentes de efectivo) es negativa. Por otro lado, los gastos financieros netos solo supusieron un 0,2% del beneficio de explotación.

Rentable pero poco capitalizada

Mediaset informa de que su flujo de caja libre fue de 242,5 millones de euros, una mejora del 10,9% respecto 2015.

La ROCE (rentabilidad sobre el capital empleado) de Mediaset suele ser una de las más elevadas del IBEX 35. En 2016 fue del 22,5%. Sin embargo, hay que tener en cuenta que al repartir la mayor parte de su beneficio como dividendos, es una compañías que acumula poco capital, de modo que el dato, si bien indica una empresa rentable, no es del todo comparable con el de otras compañías que son capaces de mantener una ROCE elevada a pesar de reinvertir una parte sustancial de su beneficio, como es el caso de Inditex.