Por qué el rendimiento por dividendo del Santander es superior al del BBVA

El Santander pagará previsiblemente un dividendo de 0,23 € en los próximos 12 meses (0,13 € en abril y 0,10 € en octubre), mientras que el BBVA pagará 0,26 € (0,16 € en abril y previsiblemente 0,10 € en octubre). Actualmente, el Santander da un rendimiento por dividendo del 5,9% (a un precio de 3,9 €), mientras que la acción del BBVA ofrece un 5% (a un precio de 5,2 €).

En teoría, eso da a entender que el mercado percibe la acción del Santander como de mayor riesgo, puesto que exige un rendimiento más alto. Sin embargo, vemos que ambas acciones cotizan prácticamente con el mismo ratio PER: el del Santander es de 10,8 (un precio de 3,9 € dividido por un beneficio por acción de 0,361 €) y el del BBVA es de 11 (precio de 5,2 € y beneficio por acción de 0,47 €).

Si nos fijamos en la proporción del beneficio que se destina a remunerar al accionista, vemos que el payout del Santander es del 64% (0,23 € de dividendo para 0,361 € de beneficio por acción), mientras que el del BBVA es del 55% (0,26 € de dividendo para 0,47 € de beneficio por acción). En este sentido, el Santander daría mayor rendimiento porque este año va a reinvertir una porción menor de su beneficio.

No obstante, hay que tener en cuenta que el Santander pagará una parte de su complementario de abril en acciones, bajo el programa Santander Dividendo Elección, hasta un máximo del equivalente a 0,03 € por acción, mientras que toda la remuneración del BBVA es en efectivo.

Es de esperar que la mayoría de inversores del banco cántabro escoja recibir el dividendo flexible de abril en acciones debido al mejor tratamiento fiscal de esta opción frente al pago en efectivo. Esto implica que parte del dividendo complementario dará lugar a la creación de nuevas acciones en el caso del Santander, lo que provocará una dilución del beneficio por acción. Si consideramos los pagos confirmados en efectivo a cargo de 2019, el rendimiento del Santander es del 5,1% (0,20 € dividido por 3,90 €), prácticamente el mismo que el del BBVA.

También se constata que el dividendo en efectivo del Santander (0,20 €) supone el 55% del beneficio por acción, justo el mismo payout que el del BBVA.

Así, en realidad el rendimiento por dividendo de ambos bancos es el mismo cuando se tiene en cuenta únicamente el pago en efectivo.

Beneficio real, dividendo y valor contable del Santander en 2019

Beneficio real, dividendo y valor contable del BBVA en 2019

 

 

 

Beneficio real, dividendo y valor contable del BBVA en 2019

El Banco Bilbao Vizcaya Argentaria (BBVA) obtuvo un beneficio neto atribuido de 3.512 millones de euros en 2019, un 35% menos que en 2018.

En cambio, el beneficio antes de partidas no recurrentes fue de 4.830 millones de euros, un 2,7% superior al del ejercicio anterior. La diferencia se debe al deterioro del fondo de comercio de Estados Unidos, que ha supuesto un cargo de 1.318 millones en el cuarto trimestre. Por otro lado, en 2018 hubo extraordinarios positivos debido a las plusvalías de BBVA Chile.

Se da la circunstancia de que el beneficio neto después de partidas no recurrentes fue muy similar al de 2017. En aquel año, el BBVA cargó a la cuenta de resultados 1.123 millones por la pérdida de valor de su participada Telefónica y por provisiones derivadas de las cláusulas suelo hipotecarias.

Dado que el número de acciones de la entidad es de 6.667,9 millones, el beneficio por acción debería ser ser de 0,526 €. Sin embargo, el banco informa que dicha magnitud fue de 0,47 €.

Ver Beneficio real, dividendo y valor contable del Banco Santander

La discrepancia se debe a que el beneficio por acción se ajusta por la remuneración de “instrumentos de capital de nivel 1 adicional“. Dichos “instrumentos de capital“ son realidad títulos de deuda, y su remuneración son, por tanto, costes financieros. Pero la baja exigibilidad de esa deuda hace que las normas contables permitan contabilizarla como recursos propios.

En 2017 y 2018, el beneficio neto atribuido “a los accionistas“, según informaba el banco, incluía 301 y 313 millones de euros respectivamente de costes financieros contabilizados como beneficios. Para 2019 no tenemos aún el dato exacto debido a que la entidad no ha publicado aún su Informe de gestión anual. SIn embargo, podemos deducir la cantidad a partir del beneficio por acción, magnitud que sí descuenta dichos costes financieros. La cifra estimada es de 378 millones de euros. Así, el verdadero beneficio de los accionistas en 2019 fue de unos 3.134 millones de euros.

Como puede verse en el cuadro siguiente, el BBVA ha incrementado la retribución de dicha deuda híbrida de los 18 millones de euros de 2009 a los aproximadamente 378 millones de euros de 2019. El beneficio neto realmente atribuido a los accionistas ha pasado de los 4.210 millones de euros en 2009 a los 3.134 millones de euros en 2019, una disminución del 25,5%. El beneficio por acción ha caído sensiblemente más, un 56%, debido al importante aumento del número de acciones.

A cargo de 2019, la entidad pagará el mismo dividendo que a cargo de 2018, un importe total de 0,26 €. En octubre de 2019 realizó un pago a cuenta de 0,10 € y en abril de 2020 abonará el complementario, de 0,16 €.

Por qué el rendimiento por dividendo del Santander es superior al del BBVA

El valor contable tangible por acción fue de 6,27 €en 2019 (5,86 € en 2018 y 5,69 € en 2017). En tanto que la acción cotiza a 5,22 €, la relación precio / valor contable es actualmente de solo 0,83, lo que parece indicar que el mercado espera nuevas depreciaciones de activos en el futuro. Se trata de un descuento superior al del Banco Santander, que cotiza un 10% por debajo de su valor en libros.

Beneficio real, dividendo y valor contable del Banco Santander

 

 

Accionistas de Bankia, Bankinter y Banco Sabadell: también os toca compartir vuestros beneficios con acreedores

En una entrada anterior me he referido a la diferencia entre el beneficio neto declarado por BBVA, Repsol, Banco Santander y Telefónica y el beneficio neto que realmente corresponde a los accionistas de dichas entidades.

Si eres accionista de BBVA, Santander, Repsol o Telefónica, tienes que saber esto

Tras examinar las cuentas de Bankia, Bankinter y Banco Sabadell, he visto que estos bancos también cargan o imputan al beneficio neto el rendimiento de valores de deuda que la ley les permite computar como recursos propios debido a su baja exigibilidad.

Declarar un beneficio neto atribuido a los accionistas que no se corresponde con la realidad, por muy legal que sea, vulnera un principio básico de la gestión empresarial. Pero más grave aún es la absoluta falta de transparencia a la hora de explicar a los accionistas las razones por las cuales estos tienen que compartir sus beneficios con ciertos acreedores, generalmente titulares de bonos convertibles en acciones. Al igual que BBVA, Santander, Repsol y Telefónica, Bankia, Bankinter y Sabadell no informan del asunto en sus presentaciones de resultados ni en los completísimos informes anuales. Solo Repsol da cierta información incompleta en una nota a pie de página. Bankinter, a pesar de una mención nada explícita en una nota a pie de página del informe anual, se lleva el premio a la falta de transparencia en este sentido ya que es el que ha conseguido ocultar mejor el dato relevante (me ha costado una hora encontrarlo en su dichoso informe de gestión de 497 fotocopias).

En el caso de BBVA y Telefónica, el beneficio real es casi un 9% inferior al declarado. En Bankia, Bankinter y Banco Sabadell la diferencia es mucho menor, pero la ausencia de explicaciones por parte de los gestores hace temer que cada año la porción del resultado realmente atribuible a los accionistas vaya disminuyendo. Bankia y Banco Sabadell imputaron rendimientos de bonos convertibles al beneficio de los accionistas por primera vez en 2017 (o al menos no lo hicieron en 2016), de ahí que de momento el impacto sea reducido, pero la incertidumbre respecto a lo que ocurrirá en el futuro es elevada debido precisamente al silencio de los administradores.

El cuadro siguiente indica la cantidad que las siete entidades analizadas cargaron o imputaron al beneficio de los accionistas en 2016 y en 2017. Puede verse que en el caso de BBVA y Santander, que ya partían de niveles elevados en 2016, los incrementos han sido muy significativos, y desde luego muy superiores a los del beneficio.


 Bankia

Bankia ha declarado un beneficio neto atribuido de 504,5 millones de euros en 2017 pero de esta cantidad deduce 14,3 millones en concepto de retribución de bonos contingentemente convertibles (conocidos popularmente como Cocos). Es curioso observar cómo el beneficio antes y después de aplicar la deducción recibe el mismo nombre, salvo que se cambia “aribuido“ por “atribuible“, que significan exactamente lo mismo.

Bankinter

El beneficio neto atribuido declarado por Bankinter en 2017 fue de 495,2 millones de euros, de los que 11,6 millones de euros se imputan a los titulares de bonos eventualmente convertibles. Para referirse al beneficio real se habla de “ganancias“ en vez de “beneficios“, que obviamente significan lo mismo.

Banco Sabadell

El Banco de Sabadell ha informado de un beneficio neto atribuido de 801,4 millones de euros pero el beneficio realmente atribuible a los accionistas es de 23,5 millones de euros menos.
La tabla siguiente indica el beneficio neto atribuido informado en 2017 por las siete entidades analizadas y el real.

 

Si eres accionista de BBVA, Santander, Repsol o Telefónica, tienes que saber esto

El beneficio neto atribuido o atribuible que declaran las sociedades cotizadas en bolsa hace referencia al beneficio neto que corresponde a los accionistas. Sin embargo, las carambolas contables permitidas por los reguladores hacen que debamos cerciorarnos de qué parte del beneficio corresponde efectivamente a sus propietarios, o sea a los titulares de las acciones.

La cuestión es que algunas empresas y bancos en dificultades han estado recurriendo en los últimos años a la emisión de obligaciones cuya baja exigibilidad las hace prácticamente asimilables al capital. En la jerga financiera se conocen como híbridos entre deuda y capital. Pues bien, los rendimientos que se pagan o se imputan a dichas obligaciones se cargan al beneficio neto de los accionistas. Es lo que ocurre con BBVA, Banco Santander, Telefónica y, en menor medida, Repsol.

Por tanto, si eres accionista de alguna de estas sociedades, debes saber que tienes que compartir tus beneficios con ciertos acreedores, lo que en última instancia va a afectar a los dividendos que recibas en el futuro.

Llama la atención la escasa transparencia de dichas sociedades acerca del beneficio neto atribuido real. No es un dato que proporcionen a la ligera, por ejemplo en las presentaciones con colorines para analistas, ni siquiera en el informe anual que prácticamente nadie lee, sino en otro documento que es posible que solo haya visto la persona que lo ha confeccionado, el informe de gestión, que a veces es una compilación de 200 o 300 fotocopias, y al no ser un texto digital hay que pasar página por página hasta dar con el dato relevante.

Así es como informa de los datos pertinentes el BBVA en su informe de gestión (las cifras están en miles de millones de euros):

BBVA declara un beneficio neto “atribuible a los propietarios de la dominante“ de 3.519 millones de euros (los propietarios de la dominante son los accionistas de BBVA). De aquí deduce 301 millones de euros para remunerar “instrumentos de capital de nivel 1 adicional“, que hace referencia principalmente a obligaciones perpetuas convertibles en acciones. Tras ello llegamos al dato de 3.218 millones de beneficio neto realmente atribuible a los accionistas. ¿Y cómo define este concepto el BBVA? De nuevo como beneficio neto “atribuible a los propietarios de la dominante“ pero en negrita.

Banco Santander sencillamente no tiene un concepto para refererirse al beneficio neto atribuido real:

Los 6.619 millones de beneficio neto atribuido se convierten en 6.224 millones de euros tras descontar 395 millones de euros como retribución a participaciones preferentes eventualmente convertibles.

En el caso de Telefónica, el beneficio neto atribuido informado fue de 3.132 millones de euros, a los que hay que deducir 276 millones de euros de imputación a las obligaciones perpetuas subordinadas.

Repsol es la única sociedad que hace alguna referencia, aunque poco explícita, a la remuneración de las obligaciones convertibles en su presentación de resultados. Curiosamente, es la que sufre un menor impacto en su resultado por dicha circunstancia. Para conocer el dato efectivo también debemos acudir al informe de gestión:

La tabla siguiente resume los datos indicados con anterioridad:

Accionistas de Bankia, Bankinter y Banco Sabadell: también os toca compartir vuestros beneficios con acreedores