Por qué 2022 está siendo bueno para las estrategias con dividendos

Guerra, desglobalización, inflación, subida de tipos de interés, retirada de estímulos de los bancos centrales, recesión. Una tormenta perfecta se cierne sobre los mercados, pero parece haber dejado a salvo a los valores con altos dividendos. Esto puede resultar sorprendente, porque el aumento del interés de los bonos y obligaciones debería haber perjudicado especialmente a las acciones con mayor rendimiento. Se considera que estas compiten con los títulos de renta fija, en mayor medida que el resto de las acciones.

La tabla siguiente recoge la cartera formada por los diez valores del IBEX 35 que a principios de año tenían mayor rendimiento por dividendo. Vemos que la rentabilidad de la cartera (hasta el 6 de julio) era del 7,41%, mientras que la rentabilidad media de los 35 valores del IBEX era negativa en un 3,95%. La ventaja de la cartera es, por tanto, de 11,35 puntos. La ventaja supera los 13 puntos respecto al IBEX 35 con dividendos, que perdía cerca de un 6%. Hay que destacar que la cartera no contiene ninguno de los 14 valores del IBEX 35 que caen más del 10% este año.

Los diez valores del IBEX 35 con mayor rendimiento por dividendo superan al índice en 11,35 puntos.

El aumento de los tipos de interés también perjudica en particular a las empresas más endeudadas. Sin embargo, las compañías que vemos en la tabla tienen, en general, un ratio de deuda relativamente elevado. Por otro lado, las empresas que pagan una proporción elevada de sus beneficios a sus accionistas, reinvierten poco en su propio negocio y, por tanto, tienen bajas expectativas de crecimiento. Si se espera una inflación de, digamos el 7% anual, ¿podrán estas empresas aumentar sus resultados al mismo ritmo?

Tal vez no, pero cuanto mayor es la expectativa de crecimiento de una empresa, mayor es su sensibilidad a una cada vez más probable recesión mundial que, además, va a venir acompañada de un retroceso de la globalización. En este sentido, las empresas menos expuestas a los mercados globales (China, en particular) tienen mayor capacidad para mantener su negocio que compañías más dependientes de la evolución de la demanda internacional. El escaso potencial de las empresas más locales hace que estas tengan menos que perder ante una recesión global.

Si una acción rinde un 5% y su dividendo sube igual que la inflación, su rendimiento real también es del 5%.

Cuando tenemos en cuenta las expectativas de inflación, una estrategia basada en dividendos puede actuar como refugio inversor. La inflación es el aumento general del nivel de precios, y podemos esperar que una cartera formada por empresas de bajo crecimiento pero ingresos estables, aumente su renta vía dividendos a un ritmo similar o cercano al de la inflación. Esta es una ventaja que no tiene una cartera de títulos de renta fija, cuyo interés real es actualmente negativo. Es preciso tener en cuenta que si una acción rinde un 5% y su dividendo sube igual que la inflación, su rendimiento real también es del 5%.

Esto último es fácil de ver si consideramos el ejemplo siguiente: un inversor con un capital de 10.000 € compra una acción que le paga 500 € al cabo de un año. Con este dinero puede comprar una cesta de productos que valen 500 €. Al año siguiente, la inflación ha sido del 7%, de modo que la cesta de productos se ha encarecido un 7%, hasta los 535 €. Pero si el inversor percibe ahora dividendos por 535 € (es decir, con el mismo aumento que el nivel general de precios), con ese dinero podrá comprar la misma cesta de productos. Por tanto, su rendimiento real habrá sido constante, pues su renta habrá conservado su poder adquisitivo.

En estos momentos, el rendimiento por dividendo bruto medio de los diez valores con mayor rendimiento del IBEX 35 es del 6,92%, según los dividendos pagados o esperados en 2022. Suponiendo una retención fiscal del 19%, el rendimiento neto es del 5,60%. Obviamente, este grupo de valores va cambiando a lo largo del año según la evolución de los precios de las acciones.

Suscríbete al blog de Invesgrama para recibir información valiosa relacionada con la bolsa.

Invesgrama Predictor

Invesgrama Predictor es una herramienta capaz de predecir la evolución futura de carteras y valores de la bolsa española en términos relativos frente al mercado.

Valores con alto rendimiento por dividendo y beneficios estables

En la primera edición de la monografía Todo sobre los dividendos, publicada en septiembre de 2017, presenté los resultados de una cartera compuesta por los valores con mayor rendimiento por dividendo del IBEX 35, de enero de 2006 a junio de 2017. Dediqué también un apartado a analizar el resultado de una cartera compuesta por los diez valores del IBEX 35 con mayor rendimiento por dividendo y que además cumplieran la condición de haber tenido beneficios estables en los últimos 4-5 años. Como tal entiendo no solo que los beneficios hayan sido positivos en los últimos años sino que además no se observe una tendencia descendente.

De hecho, el resultado de esta segunda selección no fueron, para mi sorpresa, mucho mejores que los de la cartera original. Mientras que esta dio una rentabilidad del 7,43% anual en el período indicado, la cartera con el filtro mencionado generó un 8,15% anual (ambas lo hicieron bastante mejor que el IBEX 35, que ganó un 4,77% anual). Aún así, los resultados de la segunda cartera me parecieron interesantes en tanto que mostraban una relación rentabilidad-riesgo bastante mejor que la primera y, desde luego, que el IBEX 35.

Sin embargo, en 2018 y en 2019 la selección basada en altos rendimientos y beneficios estables lo hizo mucho mejor que la selección basada únicamente en altos rendimientos. En 2018 ganó un 2,92%, frente a las pérdidas del 7,34% de la selección original y del 10,41% de la media de referencia. En 2019 ganó un 19,44%, frente al 6,72% y 15,09% de la selección original y la media de referencia, respectivamente. Como se ve en la tabla siguiente, la selección basada en altos rendimientos y beneficios estables produjo resultados positivos nueve años consecutivos desde 2011, mientras que la selección basada solo en altos rendimientos tuvo dos años negativos en el mismo período y la media de referencia, tres.

En 2020, la diferencia es aún más notable, al menos hasta el 31 de mayo de 2020. Hasta esa fecha, los diez valores que presentaban mayor rendimiento por dividendo el 31 de diciembre de 2019, perdían un 30,03% (más incluso que el 25,85% de la media de referencia y el 24,94% del IBEX 35 con dividendos) debido a la presencia de valores como Repsol, Santander, Mapfre, Bankia o Mediaset, que muestran una tendencia cíclica o descendente en sus beneficios. En cambio, los diez valores con mayor rendimiento y beneficios estables perdían únicamente un 10,53% (ver tabla siguiente). Se trata de la mayor diferencia entre esta selección y la media de referencia desde 2006, año de inicio del estudio.

 

Una cartera de valores que paga dividendos cada mes

¿Cuál es el número mínimo de valores que deberíamos tener en cartera para recibir dividendos cada mes? ¿Y cuál sería el capital mínimo necesario?

El cuadro siguiente indica el mes en que descuentan dividendo los valores del IBEX 35 (recuadros en gris) y del IBEX Medium Cap (recuadros en blanco).

Algunos remuneran a sus accionistas una vez al año,  otros dos veces, mientras que Ebro Foods lo hace en tres plazos y Bankinter, Santander y Catalana Occidente, en cuatro. De un año para otro, las fechas pueden variar, sobre todo de un mes al siguiente o al anterior, por lo que se trata de un calendario aproximado.

El número mínimo de valores para recibir dividendos cada mes es de seis.

Por ejemplo, una cartera formada por Santander, Catalana Occidente, Logista, Grifols, Gas Natural e IAG tendría el siguiente calendario de ingresos:

Los brokers suelen cobrar alguna comisión por cada ingreso de dividendos. El broker online de CaixaBank, por ejemplo, cobra 1 €. En este sentido, es mejor un dividendo único ya que la comisión se paga una sola vez. Cuando el dividendo se lleva a cabo en cuatro veces, la comisión se paga también cuatro veces.

Para que una comisión de 1€ no represente más del 2% en términos porcentuales, cada ingreso neto debe ascender a por lo menos 50 €. Por tanto, si queremos tener acciones del Santander, tendremos que poseer un número mínimo de acciones del banco para que cada ingreso neto sea de al menos 50 €.

Como el banco hará tres pagos en efectivo de 0,065 € brutos (0,05265 € netos) entre julio de 2018 y abril de 2019, el número de acciones mínimo debería ser de 950 (ya que 950 x 0,05265 € = 50 €). A un precio de 5,2 €, supondría una inversión de unos 5.000 €.

Para que la cartera estuviera equilibrada, también debería invertirse 5.000 € en cada uno de los otros cinco valores, o sea 30.000 € en total. Sin embargo, en otros valores con menor rendimiento por dividendo la comisión porcentual sería más elevada. En todo caso, al haber 16 pagos anuales, el total de comisiones sería de 16 €, que supondría un 0,053% sobre el total del capital.

El dividendo de menor cuantía del Santander será de 0,035 € brutos en octubre de 2018, 0,02835 € netos, pero será bajo la modalidad Dividendo Elección. Es decir, esta remuneración se podrá cobrar en acciones. Si se quisiera recibir el pago en efectivo, el número mínimo de acciones ya debería ser de 1765, lo que implicaría una inversión de 9.175 € y el total de la cartera debería ascender a 55.000 € para que todas las acciones tuvieran la misma ponderación.

Algunos brokers no cobran ninguna comisión por ingreso de dividendos, por lo que son los más idóneos para una cartera de estas características.

Dividendos del IBEX 35 en los próximos doce meses

Dividendos del IBEX 35 a cargo de 2017: importes, fechas y conceptos

Carteras Dividendo