ACS casi duplicó su valor contable en 2021

Resultados de ACS en 2021

ACS disparó su beneficio neto en 2021 hasta los 3.045 millones €, debido a extraordinarios de 2.325 millones €, principalmente como consecuencia de la plusvalía por la venta de la división de Servicios Industriales. Esa operación le reportó a la compañía una entrada de caja de 4.980 millones €.

El beneficio neto ordinario fue de 720 millones €, un incremento significativo respecto de los 542 millones € de 2020 (en 2021 ACS ha revisado a la baja el beneficio ordinario de 2020, de 574 a 542 millones €).

En noviembre de 2021, la compañía eliminó de la circulación seis millones de acciones, de forma que el capital social estaba formado por 304,7 millones de títulos al cierre del año pasado. En enero de 2022 amortizó diez millones de acciones más y actualmente el número de acciones es de 294,7 millones.

Por tanto, el beneficio por acción estándar de 2021 fue de 9,995 € y el ordinario, de 2,363 €. Sin embargo, si tenemos en cuenta el número actual de acciones, las magnitudes son de 10,33 € y 2,443 € respectivamente. El beneficio por acción ordinario sigue estando por debajo de los 2,549 € de 2017.

Al precio actual de 21,4 €, la acción cotiza a 8,7 veces su beneficio por acción ordinario, un ratio sensiblemente por debajo de la media.

Cuenta de resultados de ACS en 2021
Valor contable

El patrimonio neto de los accionistas aumentó un 79%, de los 3.529 millones € a los 6.334 millones €. Además, el número de acciones del capital social disminuyó de 310,7 a 294,7 millones entre diciembre de 2020 y enero de 2022. Así, en este período el valor contable ha pasado de 11,36 € a 21,49 €, una variación del 89%.

La acción cotiza actualmente a prácticamente su valor intrínseco.

Balance de situación de ACS en 2021
Dividendo en 2022

A lo largo del año 2021, ACS pagó 1,722 € a cargo de 2020. En enero descontó 0,468 € a cuenta de 2021, frente a los 0,452 € de enero de 2021. Se espera un complementario de unos 1,38 € en junio.

ACS es, en estos momentos, el segundo valor del IBEX 35 con mayor rendimiento por dividendo, un 8,6%, si se cumple la expectativa indicada. En caso de que el diviendo complementario sea de 1,27 € como el año pasado, el rendimiento sería del 8,1%.

Ver Ranking por rendimiento por dividendo de los valores del IBEX 35

Solvencia

La deuda financiera era de 10.526 millones € al cierre del ejercicio pero la caja era superior a este importe, 11.523 millones €. Según ACS, la liquidez total era de 12.534 millones € porque suma a la caja (los 11.523 millones € antes mencionados), 1.281 millones € de inversiones financieras temporales e imposiciones a plazo fijo. Así, considera que su deuda financiera neta era negativa en 2.009 millones €. Al cierre de 2020, esta magnitud era positiva en 1.820 millones €.

La relación entre los gastos financieros netos y el beneficio operativo fue del 25,1%, un valor correcto, pero relativamente elevado teniendo en cuenta que el endeudamiento neto es negativo. Esto se debe a que la deuda financiera bruta es elevada (11.256 millones € al cierre de 2020), lo que generó unos gastos financieros de 360 millones €.

El coste de la deuda se estima en un 3,2%, mientras que la ROCE (rentabilidad sobre el capital empleado) fue del 6,60%. La diferencia entre ambas magnitudes fue del 3,4%, algo justa.

El ratio de liquidez inmediata mejoró sensiblemente, pues la caja representaba 0,36 veces el pasivo corriente en 2020, mientras que al final de 2021 fue de 0,65 veces, debido tanto a un aumento del efectivo como a una disminución de la deuda a corto plazo.

Suscríbete al blog de Invesgrama para recibir información valiosa relacionada con la bolsa.

Invesgrama Predictor

Invesgrama Predictor es una herramienta capaz de predecir la evolución futura de carteras y valores de la bolsa española en términos relativos frente al mercado.

Los resultados de ACS en 2019

ACS sufrió un deterioro en sus ratios financieros en 2019, lo que explicaría su mal comienzo de año. Entre el 29 de octubre de 2019, cuando cerró a 36,87 €, hasta el 3 de febrero de 2020 (29,53 €) corrigió un 20%.

Los ingresos aumentaron un 6,5% pero el beneficio operativo cayó un 38,8% (el beneficio operativo de 2018 ha sido revisado al alza pero tomo como referencia el dato informado en su momento).

También hay que tener en cuenta que la entidad ofrece datos diferentes sobre el beneficio operativo en las cuentas que remite a la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV) respecto a los que ofrece en sus presentaciones de resultados a los inversores.  Mientras que en las primeras informa de 881,2 millones de euros, en las segundas indica 2.126 millones de euros (un 3,7% más que en 2018). La significativa discrepancia se debe en parte a que en la presentación de resultados, la entidad incluye dentro del beneficio operativo los resultados por puesta en equivalencia de aquellas filiales, en particular Abertis, que considera que “forman parte de su mismo negocio operativo“.

Así, en la presentación de resultados señala que el beneficio operativo “directo“ fue de 1.572 millones de euros, un 5,8% menor al de 2018, mientras que el beneficio operativo procedente de los resultados por puesta en equivalencia fue de 553 millones de euros, un 44,9% más que en 2018.

En cuanto al beneficio neto atribuido no hay discrepancias y fue de 962 millones de euros, lo que implica un beneficio por acción de 3,13 €, una mejora del 6,5% respecto al ejercicio anterior. Abertis contribuyó en 245 millones de euros al beneficio neto.

La acción de ACS ha cerrado cada uno de los últimos siete años con un PER entre 11,5 y 12,5 veces aproximadamente.

La actividad de construcción se vio impactada por el cese de actividad de su participada australiana CIMIC en Oriente Medio, lo que causó pérdidas de 420 millones de euros. Estas pérdidas no recurrentes se compensaron totalmente con plusvalías de 250 millones de euros obtenidas con la venta de activos de energía renovable y con la aplicación de 170 millones de euros de provisiones por riesgos internacionales relacionados con Oriente Medio. Por tanto, ACS considera que su beneficio neto informado coincidió con el beneficio neto recurrente.

La rentabilidad sobre recursos propios (ROE) fue del 21,78% pero este ratio contrasta fuertemente con la rentabilidad sobre el capital empleado (ROCE), que fue únicamente del 5,88% (9,93% en 2018). Dado que el coste de la deuda financiera se estima en un 5,24%, el margen entre ambas magnitudes resulta escaso. No obstante, hay que tener en cuenta que el beneficio operativo informado en las cuentas de la CNMV incluye pérdidas no recurrentes.

La deuda financiera aumentó en mil millones de euros, hasta situarse en 9.482 millones. El efectivo aumentó en una cantidad algo superior, de modo que la deuda financiera neta se redujo de los 1.460 millones de euros de 2018 a los 1.393 millones de euros de 2019.

ACS considera que su deuda neta fue de solo 54 millones de euros. Es habitual que las compañías ofrezcan datos de deuda neta diferentes a los estándar ya que pueden incluir dentro del efectivo determinados activos financieros corrientes que no suelen considerarse como equivalentes de efectivo.

El valor contable fue de 14,03 €, similar al de 2018. Actualmente, la acción cotiza a 2,1 veces su valor en libros.

ACS pagó en febrero un dividendo a cuenta de los resultados de 2019 de 0,449 € bajo la modalidad de dividendo flexible. La mayoría de inversores (un 74% en 2019) pefiere cobrar el dividendo en acciones, pero la constructora suele recomprar en bolsa las acciones que debe emitir por este concepto, de modo que los scrip dividends no causan dilución en el beneficio por acción. Se espera un complementario del mismo importe que el año pasado, de unos 1,44 €. El dividendo total a cargo a 2019 ascendería, en tal caso a 1,89 €. A los precios actuales (30 €) supone un rendimiento por dividendo del 6,3%. La tasa de distribución del beneficio (payout) resultaría ser del 60%.

La acción de ACS cerró 2019 un 16,5% por debajo del precio de 2006. Sin embargo, gracias a la reinversión de los dividendos netos (considerando que se cobraron en efectivo), la rentabilidad acumulada ha sido del 44,1% entre 2006 y 2019, frente a la ganancia del 11,5% del IBEX 35 con dividendos netos.