Ian Argus Stuart, el inversor náufrago o cómo redescubrir la vida

Ian Argus Stuart en la Navidad de 2014
Ian Argus Stuart en la Navidad de 2014

Ian Argus Stuart podía haber elegido una vida cómoda pero decidió redescubrir la vida poniéndose a sí mismo en situaciones extremas. Ha cruzado el desierto africano del Kalahari, la costa de los Esqueletos entre Namibia y Angola o el Congo belga. En los últimos años su pasión han sido las islas desiertas.

La nueva afición de Ian le fue despertada por Docastaway, una empresa de viajes fundada por el español Alvaro Cerezo especializada en organizar vacaciones en islas deshabitadas en las zonas de Indonesia, Filipinas y América Central. Proporciona un modo aventura “para aquellas personas que están listas para afrontar las experiencias más intensas y auténticas“ y un modo confort “apropiado para personas que llevan vidas exigentes y que desean tener una experiencia similar a la de un náufrago pero que desean ciertos niveles de lujo para disfrutar de sus vacaciones en su isla privada“.

Pero Ian ha ido más allá y se ha establecido en las islas más peligrosas en modo supervivencia.

volcano and island
La explosión del volcán submarino Hunga Tonga dio nacimiento a una nueva isla, que Ian ha bautizado como Nuria. Fotos de Ian Stuart y Docastaway.

Nacido en el sur de Inglaterra, empezó muy temprano una carrera de emprendedor y consiguió una fortuna comprando barcos de lujo en mal estado que luego reformaba y revendía. Vivió muchos años en Andorra junto con su mujer Nuria, donde ambos compraron y reformaron una impresionante borda en Anyós, en la parroquia de La Massana. Se nacionalizó andorrano en el año 2000. Hoy es prácticamente un nómada en el sudeste asiático. 

Empecé a interesarme por Ian porque me recordaba en cierto sentido al personaje que creé en mi libro Un náufrago en la Bolsa, publicado por Ediciones Urano en 2005. En el libro, un náufrago que ha pasado 16 años en una isla deshabitada del Pacífico Sur regresa a la civilización y saca partido de sus habilidades de supervivencia recién aprendidas para invertir con éxito en la bolsa. La historia de Ian es de hecho la opuesta. Ha sido un empresario e inversor de éxito antes de convertirse voluntariamente en náufrago.

Cuando Ian va a una isla no se lleva comida. Sobrevive pescando con una caña que construye él mismo y comiendo lo que encuentra, como huevos de gaviota o cangrejos. Usa un sistema de captura de agua a partir de una funda de plástico y un cubo de basura.

Pero no está completamente aislado del mundo. Según Alvaro Cerezo, “a veces, cuando ha acabado su trabajo de supervivencia y le queda algo de tiempo libre, se dirige a la parte más alta de la isla y usa su teléfono para conectarse a la Bolsa de Londres y comprar o vender acciones“.

Ian ha pasado 87 noches en islas deshabitadas hasta el momento. Una de ellas, la Isla del Diablo, perdida en medio del Pacífico, está repleta de hoyos ocultos de lava y resulta tan peligrosa que un equipo del canal Discovery no se atrevió siquiera a aterrizar en ella. En una ocasión, cuando intentaba alcanzar el cráter del volcán cayó vertiginosamente por la ladera y logró salvar su vida gracias a un providencial saliente que detuvo su caída.

Ian oct2014-2
La mayor parte del equipamiento de Ian cabe en la bolsa que está llevando.

Ha sido la primera persona en el mundo en dormir en la isla más joven de la Tierra, que emergió en el Pacífico Sur en marzo de 2015 después de que el volcán subacuático Hunga Tonga se volviera activo tres meses antes (ver fotografías arriba). Se ha arriesgado en ser también la última ya que la isla de 500 metros de longitud es muy inestable: está hecha de magma y podría volver a hundirse en el océano. Ahí aún se puede sentir que la superficie está caliente, como si acabara de salir del “horno“. Por otro lado, el volcán bajo la superficie podría no haber acabado de “construir“ la isla. Sin embargo, ninguna de esas posibilidades le quita el sueño a Ian. “Antes de dormir tienes que olvidarte de todos los peligros“, dice.

Ian dice que estas experiencias están abiertas a todo el mundo. Se puede ir solo, en pareja, en familia o con amigos. Pero en cualquier caso se trata de sobrevivir, por ejemplo a nuestros confortables hábitos, algunos de los cuales son los mayores peligros que nos ponemos a nosotros mismos…

Ian nov 2014-2bSin embargo, esto es algo que podemos practicar en nuestra vida diaria. Salir de nuestras zonas de confort o revisar la manera cómo pensamos pueden también ser aventuras interiores. Caos, mi náufrago imaginario, sobrevivió en el tumulto de la bolsa al desafiar el pensamiento lógico. En su nueva peripecia bursátil, que he contado en Caos en la Bolsa, relato de un superviviente, los mayores peligros son los más insospechados, como los “dardos tranquilizadores“ que lanzan las autoridades a los inversores cuando tratan de ocultar la situación real de la economía. De algún modo, el éxito suele exigir sobrevivir a algo.

Ian ha tenido la amabilidad de contestar unas cuantas preguntas para Invesgrama.

Ser aventurero e inversor parece todo un desafío. 

Me he retirado de muchas empresas que he tenido. Decidí venderlo todo y hacer lo que siempre he disfrutado haciendo, simplemente vivir la vida. He sido propietario de algunas de las casas y barcos más grandes de mi tiempo pero no hay nada comparable como llegar a un sitio, ya sea una isla desierta o una selva, y tener que sobrevivir de la tierra.

Empecé mi vida a los 15 años durmiendo en una estación de tren. Desde aquí solo había un camino que escoger. Siempre he creído en asumir riesgos. No me interesa ganar tanto dinero como pueda. He ganado y perdido millones a lo largo de mi vida pero nunca he tenido que liquidar ninguna de mis empresas porque al final todo ha salido bien.

¿Tiene también un espíritu aventurero cuando hace negocios o invierte?

Nunca he comprado acciones de las empresas típicas. Recuerdo haber adquirido tres millones de acciones del Bank of Ireland a 10 céntimos que más tarde vendí a 32 céntimos cuando todo el mundo decía que perdería mi dinero. Sí, algunas de las compañías cuyas acciones he comprado en bolsa han ido a la quiebra, pero esto forma parte de la diversión y el riesgo.

Bank Of Ireland 2011-2015 Ian ESPLa semana pasada compré un paquete de acciones del Banco Nacional de Grecia (NBG) y estoy seguro de que acabarán haciendo lo mismo que las del Bank of Ireland.

[ACTUALIZACION: La entrevista fue realizada el 4 de octubre, por lo que Ian compró las acciones de NBG (en dólares) a alrededor de 0,50 $. El 22 de octubre ya estaban a 0,94 $.]

Ha sido la primera persona en vivir en la isla más reciente del mundo, nacida de la erupción de un volcán…

Estar en la isla Nuria, tal como la llamo porque en la mayoría de religiones significa “fuego de los dioses“, y no hay duda de que la isla se formó a partir del fuego, fue una gran experiencia. Pude ver cómo debió de ser el planeta en el amanecer de los tiempos.

Fishing rod
Ian con su caña de pescar artesanal.


¿Cómo cambia su visión del mundo cuando está en una isla desierta?

Mucha gente cree que estoy loco al vivir la vida que vivo pero creo que el loco es aquel que no intenta nada en su vida y que envejece diciendo que hubiera deseado hacer esto o aquello.

Vivimos en un mundo extraño, donde un deportista puede ganar 200 veces más que un médico. La indiferencia generalizada en ayudarnos los unos a los otros divide el mundo. Solo hay que ver lo que ocurre.

Cave Nuria Island
Hogar, peligroso hogar en la isla Nuria. Podía desaparecer bajo el agua o saltar por los aires si el volcán volvía a entrar en erupción.

¿Qué piensa de la situación financiera actual?

Hice una entrevista para la televisión hace pocos meses, que tal vez se dé a conocer pronto, en la que digo que el mundo se dirige a una tormenta financiera perfecta. Bueno, ya está pasando pero muchos todavía no lo ven.

Le haré una pregunta típica pero estoy seguro de que no recibiré una respuesta convencional: ¿qué se lleva a una isla desierta?

Cuando voy a una isla, y en el último año he ido a cinco islas deshabitadas, en las que he pasado 87 noches solo, solo me llevo un machete, un cuchillo, una funda de plástico para protegerme y para coger agua de lluvia, algo de hilo de pescar y anzuelos, así como una conexión iSavi para Internet, pero hasta la fecha nunca he hecho ni recibido una llamada ya que la tengo desconectada a menos que quiera comprobar la situación de los mercados o enviar fotos a Docastaway. Cuando desembarco, lo pongo todo en un cubo de basura para mantenerlo seco. Luego el cubo se convierte en mi depósito de agua. Nunca me llevo comida ya que no es difícil encontrar cosas para comer.

Ian nov2014
Pensando en una nueva aventura.

La bolsa ya lleva 16 años en una isla desierta (artículo en Sintetia)

isladesiertaEn mi libro Un náufrago en la Bolsa, publicado en 2005, aventuré la posibilidad de que la bolsa española pasara 16 años en una “isla desierta“ a partir de marzo de 2000, basándome en el estudio de los ciclos bursátiles a largo plazo. Definí como isla desierta un período de tiempo durante el cual el índice de la bolsa podía subir en varias ocasiones pero que al final de dicho período no se habría revalorizado apenas (sin tener en cuenta los dividendos).

Leer el artículo completo en Sintetia

 

 

 

 

¿Y si fuera el aviso de un ciclo bajista?

Sé que no voy a despertar simpatías con este artículo, pues a nadie le gusta oír que la bolsa pueda haber entrado en un ciclo bajista. La verdad es que hoy también me resulto antipático a mi mismo.

En una entrada del 9 de junio escribí lo siguiente: “Lo preocupante sería que el IBEX siguiera en fase correctiva más allá de mediados de agosto y que se alcanzaran niveles cercanos a los 10.000 puntos porque en tal caso la bolsa podría entrar en una nueva dinámica bajista.

Bueno, eso preocupante ha ocurrido hoy, tras cerrar el IBEX a 9.757 puntos. En mi libro Un náufrago en la Bolsa (2005) propuse la teoría de que la bolsa avisa de un ciclo bajista cuando cae al menos un 15% desde máximos en un plazo superior a cuatro meses y marca un mínimo en ese período. Desde su publicación, los tres ciclos bajistas que ha habido fueron precedidos por al menos un aviso de este tipo. La segunda parte de dicha obra, que he titulado Caos en la Bolsa (disponible solo en ebook) trata del ciclo bajista de 2008-2009.

La tabla siguiente recoge los ocho ciclos descendentes de la bolsa española desde 1990. Puede verse que después del aviso cada ciclo ha durado alrededor de 9 meses. Por eso suelo decir que este tiempo es lo que tarda la bolsa en gestar un nuevo ciclo alcista. Quizás hoy la bolsa se ha quedado “embarazada“.
Ciclos bajistas

Así que es probable que a partir de hoy tengamos unos meses largos de espera antes de asistir al nacimiento del nuevo ciclo alcista. En tal caso, esto no significa que el mercado vaya a bajar continuamente sino que lo va a hacer el 70% del tiempo y que va a subir el 30% del tiempo restante, justo al revés de lo que ocurre en un ciclo ascendente.

Unos días o semanas después del aviso suele haber una fuerte recuperación. De hecho, a lo largo de seis meses hay varias oportunidades para vender si uno quiere salir de esa dinámica. Luego acostumbra a venir lo peor.

Sin embargo, creo que este ciclo no será uno de los “grandes“. En los últimos años, los grandes han sido el de 1990-1992, el de 2000-2003, que en ambos casos fueron dos ciclos superpuestos, el de 2008-2009 y el de 2011-2012. Espero que sea de tipo intermedio, como el de 1994-1995 o el de 2010.

Y claro, también existe la posibilidad de que esta vez sea diferente y todo acabe en un susto. Ojalá, porque voy a mantener mi cartera de acciones a lo largo de los próximos meses.

Los seguidores de este blog se estarán preguntando: bueno, ¿y qué tal lo han hecho las carteras de Invertir Low Cost en las fases bajistas anteriores? El cuadro siguiente recoge el comportamiento de algunas de las carteras en las tres últimas fases descendentes (he tomado los cuatro trimestres completos que ocuparon la mayor parte del período bajista). La rentabilidad de las carteras y de los índices incluye dividendos.

Estrategias en ciclos bajistas

Si este ciclo fuera como uno de los grandes, no se librarán de las pérdidas. Si es, como espero, uno intermedio, confío en que puedan dar beneficios moderados.

 

 

«Caos en la Bolsa», una guía de supervivencia para navegantes bursátiles

PORTADA Edición 2015-1Está disponible la segunda “autoedición“ de Caos en la Bolsa, que aplica los principios de inversión explicados en Un náufrago en la bolsa a un nuevo ciclo bajista, el de 2007-2009. La principal novedad respecto a la primera edición es la inclusión de un anexo con los avisos de desplome y de fase bajista más relevantes del ciclo 2007-2009. Los lectores de la primera edición pueden solicitar este anexo enviando un correo desde la página de Contacto.

Está disponible en Amazon en formato ebook y ahora también en tapa blanda gracias a Create Space.

Caos en la Bolsa está dedicado a los lectores de Un náufrago en la bolsa, que me han pedido en numerosas ocasiones una nueva historia que validara las pautas explicadas en el Náufrago. La crisis bursátil de 2007-2009 ha brindado una buena ocasión para ello. Espero que acompañen a Caos y a Baltasar en este nuevo viaje y regresen mejor preparados para afrontar el próximo ciclo bajista que inevitablemente algún día llegará.

En Un náufrago en la Bolsa (Ediciones Urano, 2005), un joven llamado Caos que acababa de volver de una estancia de 16 años en una isla desierta, entró en la Bolsa de Barcelona movido por la curiosidad. Ahí conoció a un experimentado inversor, Baltasar Cano, que le introdujo en el arriesgado arte de navegar por los tumultuosos mares del mercado de valores.

Baltasar le enseñó que la bolsa avisa del inicio de un cambio de tendencia y que los ciclos bajistas suelen seguir unas pautas determinadas que nos permiten vender sin prisas, así como esperar pacientemente el momento propicio para volver a comprar.

En Caos en la Bolsa, ambos personajes asisten entre 2007 y 2009 al pavoroso derrumbe en cadena de buena parte de los bancos más poderosos del mundo y sienten bajo sus pies cómo tiemblan los cimientos de las economías occidentales.

El tsunami bursátil que se desata como consecuencia del terremoto financiero deja en un juego de niños el ciclón bajista al que se enfrentó Caos en su primera expedición por los mercados. ¿Serán útiles en este contexto tan extraordinario los principios de inversión que el náufrago aprendió de Baltasar Cano?

Caos en la Bolsa puede descargarse de Kindle Amazon. No es necesario disponer de un dispositivo Kindle para leer libros bajados de esta plataforma. Desde este enlace se puede obtener una aplicación gratuita de Amazon para leer los libros en una tableta, teléfono móvil  u ordenador. Hay que acceder al enlace con el dispositivo desde el cual leeremos el libro.

Índice de contenido

Un nuevo desafío

Introducción – Sobrevivir en un mundo cíclico

Pánicos y desplomes

La bolsa avisa con tiempo

Los ciclos bajistas

Las etapas de un ciclo bajista

Etapa 1: el aviso

Etapa 2: calma chicha

Etapa 3: la tormenta

El período de gestación

La tentación

El canto de las sirenas

Capítulo 1 – Desplome a la vista

Un primer aviso

Un modelo económico paradójico

Burbuja terapéutica

Recuperación económica con temporizador de autodestrucción

Ilícito, pero práctico

Cómo aprendí a crear un activo financiero a partir de una vaca

Tres médicos para la economía

¿Ingeniería o milagro?

El gran invento

¿Otro aviso?

Reinicio el contador de avisos de desplome

Segundo aviso

Bomba de insolvencia programada

Tercer aviso

Una oferta irresistible

Reajuste de expectativas

La cartera perfecta

Perspectivas favorables

¿Desplome o cuarto aviso?

Desacoplamiento

Capítulo 2 – Viaje al Sur

Primer aviso de ciclo bajista

Viajo en buena compañía

Cotiza lo positivo

Primera oportunidad para abandonar el barco

Víctima propiciatoria

Cuando los acreedores deben más dinero que los deudores

Confianza a la baja

Sospechas

Lluvia de dólares

Predicción cumplida

Necesito más pruebas

Capítulo 3 – Calma chicha

Segunda oportunidad

Las drogas más caras del mercado

Mensajes creíbles

Ultimátum a la banca

Masa crítica de víctimas

Nueva dosis de mensajes creíbles

El Banco de Inglaterra se la juega

Tercera oportunidad

Un banco central en apuros

Negativismo

Segundo aviso de ciclo bajista

¿En crisis? ¿Quién está en crisis?

Los gigantes se tambalean

Se vende caja con problemas

Vuelvo a naufragar

Cuarta oportunidad

Socorristas rescatadas

Cien días después

Capítulo 4 – Tormenta

Ritual

Pérdida garantizada

Seguras de sus seguros

El senior que copia en los exámenes

Bajo mínimos

Plan de rescate global

¿Dinero a cambio de basura?

Por qué no dejar quebrar a los bancos

Confianza contagiosa

Capitán Buffett

Rechazo al plan de rescate

29 de septiembre

La solución irlandesa

Sin rumbo

Sin esperanza

¿Una broma?

La mayor alza de los últimos 75 años

El fantasma que transmite seguridad

Llamadas del banco

Señales de esperanza

¿Juega con fuego el Banco Central Europeo?

Otro golpe

Ídolo caído

La increíble alza de Volkswagen

En el barco de Botín

Octubre honra su fama

Capítulo 5 – A la deriva

Después de la tormenta

Bandazos

Se malvende banco

American Express en descubierto

Los que anticiparon la crisis predicen el desastre

Globalización de las excusas

El Santander, por los suelos

Terrible dilema

General Shock

El gobierno y los bancos juegan al tenis

Pregunta incómoda

Capítulo 6 – Los restos del naufragio

La apuesta del Banco de Inglaterra

La apuesta irlandesa

La cartera perfecta

¿La última oportunidad?

Nueva tormenta

Celebración

No eran churros, sino comida rápida

Retrospectiva

Capítulo 7 – Carta de navegación

Ruta a seguir

Peligros de los mares del sur

La bruma de las expectativas

Las cambiantes sirenas de la lógica

Los vientos contrarios de las opiniones ajenas

El faro cegador de la confianza

Anexo – Los avisos en la fase bajista de 2007-2009

 

Prólogo de Caos en la Bolsa

 

 

Llega la segunda parte de «Un náufrago en la bolsa»

Ya está disponible en ebook en la plataforma Tagus Un náufrago en la bolsa 2, una obra sobre la importancia de seguir unos principios de inversión que nos orienten en el mercado de valores.

En la primera parte, publicada en 2005 por Ediciones Urano en la colección Empresa Activa, un joven llamado Caos, que ha pasado dieciséis años en una isla desierta tras zozobrar con su velero cuando pretendía dar la vuelta al mundo, conoció a un experimentado inversor, Baltasar Cano, que le introdujo en el arriesgado arte de navegar por los tumultuosos mares del mercado de valores. Baltasar le enseñó que la bolsa avisa del inicio de un cambio de tendencia, y que los ciclos bajistas suelen seguir unas pautas determinadas que nos permiten salir ordenadamente del mercado, así como esperar pacientemente el momento propicio para volver a entrar. Después de que su mentor le confiara la gestión de su cartera de valores, el náufrago aplicó con éxito esas enseñanzas a lo largo del ciclo bajista de 2000-2003.

En esta segunda parte, Caos se enfrenta a la tormenta bursátil que se desata en 2007 y que da lugar al mayor maremoto financiero de los últimos ochenta años. ¿Seguirán siendo válidos los principios de inversión que aprendió de Baltasar Cano?