Solvencia y rentabilidad corporativa de las empresas no financieras del IBEX 35

He actualizado las tablas que ordenan los valores del IBEX 35 según su rentabilidad corporativa: la ROA (rentabilidad sobre activos) y la ROCE (rentabilidad sobre el capital empleado). Los datos se basan en los balances de situación del primer semestre de 2018 y en los beneficios acumulados de junio de 2017 a junio de 2018.

La ROA es el cociente entre el beneficio antes de impuestos y el activo. La ROCE se calcula dividiendo el beneficio operativo por el capital empleado. El capital empleado es la suma de los recursos propios y de los recursos ajenos de la entidad consolidada, o sea el patrimonio neto más la deuda financiera.

Vemos que la mayoría de empresas ya presenta ratios adecuados. En el caso de Naturgy (Gas Natural), los ratios negativos se deben a que en el primer semestre de 2018 se han cargado a resultados depreciaciones de activos.

Las tablas siguientes ordenan los valores del IBEX 35 según dos ratios de solvencia: la relación entre la deuda financiera neta y el beneficio operativo y la relación entre los gastos financieros netos y el beneficio operativo.

En el caso de Técnicas Reunidas, la deuda financiera neta fue negativa en 99 millones de euros mientras que el resultado operativo cayó a solo 12,9 millones de euros, de ahí que la relación entre ambas variables presente un valor anormalmente negativo.

Los gastos financieros netos de Telefónica fueron de 1.584 millones de euros de junio de 2017 a junio de 2018. Esta cifra no incluye los intereses de las obligaciones perpetuas subordinadas, que se imputan al beneficio neto atribuido. En 2017 dichos intereses fueron de 277 millones de euros. Si se contabilizaran como gastos financieros, el conjunto de estos supondría un 25,9% del resultado operativo, lo que entra dentro de unos parámetros totalmente aceptables. A partir de la metodología de cálculo del beneficio por acción, los intereses de las subordinadas podrían estar actualmente en torno a los 330 millones de euros.

Los ratios de Siemens-Gamesa y Naturgy no son significativos porque el resultado operativo fue negativo en el período considerado.

La segunda tabla revela que las principales empresas españolas están dedicando una fracción cada vez menor del beneficio operativo a pagar intereses de la deuda. Esta proporción fue de solo el 13% para la empresa que ocupa la posición media de la tabla (Red Eléctrica) mientras que en el ejericicio 2016 fue del 18%.

 

Nueva sección dedicada a las empresas del IBEX

He creado una nueva sección en la que se puede consultar información resumida sobre algunas partidas del balance de situación y de la cuenta de resultados de las empresas del IBEX, así como algunos ratios financieros. Se da una especial relevancia al beneficio recurrente ya que las cuentas de pérdidas y ganancias incorporan con frecuencia resultados extraordinarios que pueden distorsionar el verdadero nivel de beneficios. Por ejemplo, para valorar si una empresa es solvente se suele utilizar el cociente entre su deuda financiera y el beneficio operativo (o el beneficio operativo más las amortizaciones). Pero el beneficio operativo puede incluir plusvalías por venta de activos fijos (un inmueble por ejemplo) y otros resultados que difícilmente se producirán en el futuro. Si en un año determinado el beneficio operativo está inflado debido a la obtención de unas elevadas plusvalías, la empresa parecerá más solvente de lo que es en realidad.

El beneficio recurrente calculado no tiene por qué coincidir con lo que cada sociedad considera como tal ya que se ha usado el mismo procedimiento de cálculo para todas las empresas a efectos de tener una base de comparación homogénea.

Sin embargo, los resultados extraordinarios también son relevantes. Por este motivo, se indican los ratios de solvencia y rentabilidad tanto en base a los beneficios totales como a los beneficios recurrentes.

El gráfico de barras que hay al principio intenta dar una visión global de la empresa a partir de los siguientes criterios:

Solvencia

No se basa en el criterio clásico que relaciona la deuda financiera con el beneficio operativo sino en la proporción que suponen los gastos financieros netos (gastos financieros menos ingresos financieros) sobre el beneficio operativo. He optado por este ratio porque dos empresas pueden tener la misma deuda financiera en relación a su beneficio pero una de ellas puede pagar más intereses que la otra. La puntuación depende de la proporción que representan los gastos financieros netos sobre el beneficio operativo. He considerado tanto el beneficio operativo total como el recurrente.

Rentabilidad

Se basa en la diferencia entre la ROCE (rentabilidad sobre el capital empleado) y el coste de la deuda. El coste de la deuda es la relación entre los gastos financieros y la deuda financiera. Cuanto mayor es esa diferencia, mayor puntuación obtiene la empresa en este apartado.

Crecimiento

Se basa en el aumento del beneficio por acción en los últimos 3 a 5 años.

Valoración

El criterio utilizado es el PER (relación precio-beneficio), tanto el total como el recurrente.  A diferencia de las tres categorías anteriores, la puntuación depende de la posición de cada empresa en relación a las demás empresas del IBEX. Cuanto más barata está la acción en términos relativos, mayor puntuación en esta categoría.

Estabilidad

Este último criterio se basa en la variabilidad intertrimestral de la cotización de la acción en bolsa. La puntuación también depende de la posición relativa respecto a las demás empresas. Cuanto menor es la volatilidad de la acción según lo definido, mayor es su puntuación en este apartado.

También encontraréis datos sobre la rentabilidad de las acciones de cada empresa desde 2004 (salvo que la sociedad haya empezado a cotizar más tarde) y su comportamiento relativo respecto al mercado.

Agradeceré comentarios y críticas que puedan servir para mejorar esta sección.