Repsol mejora resultados y el dividendo previsto para 2022

Repsol ha informado hoy de un beneficio neto atribuido de 1.939 millones € de enero a septiembre de 2021, que supera ampliamente los 1.466 millones € del mismo período de 2019. En los nueve primeros meses de 2020 declaró pérdidas por 2.578 millones €.

El beneficio neto atribuido ajustado, que refleja mejor la marcha de los negocios, fue de 1.582 millones € en los nueve primeros meses de 2021, cifra inferior a la estándar. Sin embargo, el acumulado de doce meses de septiembre de 2020 a septiembre de 2021 es de 1.174 millones € para el beneficio neto estándar y de 1.932 millones € para el beneficio neto ajustado. Esto es porque el beneficio estándar fue negativo en el cuarto trimestre de 2020, no así el ajustado.

Beneficio por acción y ratio PER

Dado que el número actual de acciones de la empresa es de 1.527,4 millones y que hay que descontar del beneficio 54 millones € de remuneraciones de la deuda híbrida, el beneficio por acción estándar de doce meses es actualmente de 0,769 € y el beneficio por acción ajustado, de 1,265 €.

La acción de Repsol cotiza actualmente a 11 €, de forma que el ratio PER es de 8,7 veces teniendo en cuenta el beneficio por acción ajustado.

La compañía ha anunciado que en 2022 amortizará el 4,9% de las acciones de su capital social. Como está previsto que el dividendo a cargo de 2021 sea en efectivo, no habrá nuevos aumentos de capital por ese concepto, de modo que el número de acciones podría quedar en 1.452,5 millones. 

Dividendo para 2022-2025

Repsol ha anunciado que “mejora el dividendo un 5%“ hasta los 0,63 €. Se refiere a que aumentará el dividendo a cargo de 2021 (a distribuir en 2022) en ese porcentaje respecto al dividendo hasta ahora previsto de 0,60 €. Respecto al dividendo de 2020, el aumento es del 7,1% pues a cargo de 2020 distribuyó 0,588 € (0,288 € en diciembre de 2020 y 0,30 € en julio de 2021). Sin embargo, respecto al dividendo a cargo de 2019, que fue de 0,916 €, supone una disminución del 31,2%.

La compañía también ha anunciado hoy las fechas del dividendo a cuenta de 2021: el día 7 de enero de 2022, el dividendo a cuenta de 0,30 € se descontará del precio de la acción, mientras que el pago en efectivo tendrá lugar el día 11. Para tener derecho a esta retribución, habrá que tener acciones de la compañía el 6 de enero de 2022.

Dado que el dividendo a cargo de 2021 será de 0,63 €, se espera un complementario de 0,33 € en julio de 2022.

En su Plan Estratégico 2021-2025 prevé incrementar progresivamente el dividendo hasta los 0,75 €.

Valor contable

El patrimonio neto atribuido fue de 21.489 millones € en septiembre de 2021, lo que supone 14,07 € por acción. Al precio actual de 11 €, la acción cotiza, por tanto, un 22% por debajo de su valor teórico.

Suscríbete al blog de Invesgrama para recibir información valiosa relacionada con la bolsa.

Invesgrama Predictor

Invesgrama Predictor es una herramienta capaz de predecir la evolución futura de carteras y valores de la bolsa española en términos relativos frente al mercado.

Nuevo plan estratégico de Repsol: previsiones de beneficios y dividendos

Logo de RepsolEl 26 de noviembre Repsol presentó su Plan Estratégico para el período 2021-2025. En este documento, la compañía establece su nuevo modelo operativo para adaptarse a la transición hacia energías más limpias, conforme al Acuerdo de París. Espera haber reducido sus emisiones contaminantes derivadas de los combustibles fósiles un 25% en 2030, un 50% en 2040 y un 100% en 2050.

Repsol prevé que la economía en general no alcance los niveles de 2019 al menos hasta 2023 y que la demanda de energía se recupere a un ritmo aún más lento. Para el bienio 2021-2022 espera concentrarse en la eficiencia y disciplina financiera para asegurar su solvencia, lo que incluye reducir inversiones, mientras que en el trienio 2023-2025 prevé acelerar su transformación hacia el nuevo modelo energético, aumentar fuertemente sus inversiones y generar crecimiento.

La compañía espera obtener un resultado neto ajustado de 300 millones € en 2020 (0,3 mil millones € según el gráfico siguiente) y 1.500 millones € en 2022. Dado el número actual de acciones, supondría un beneficio por acción ajustado de 0,98 €, una cifra que es menos de la mitad que en 2006.

Gráfico evolución prevista resultado neto ajustado 2019, 2020, 2022
Fuente: Repsol

En el gráfico se indica que el resultado neto ajustado de 2019 fue también de 1.500 millones € pero en realidad esta magnitud fue de 2.013 millones €. El resultado neto informado fue negativo en 3.845 millones € en 2019 y el interanual a septiembre de 2020 es negativo en 7.889 millones €.

Para 2025 Repsol estima un beneficio por acción ajustado medio de 1,8 €, con un mínimo de 1,5 € si el precio del barril de petróleo es de 40 dólares, y un máximo de 2,2 € si dicho precio es de 60 dólares.

Tabla con precio, beneficio por acción y PER de la acción de Repsol de 2006 a 2019

Repsol afirma que los dividendos durante el período 2023-2025 serán “crecientes“ pero partirán de un nivel de 0,60 € en 2021, mientras que la remuneración abonada en 2019 fue de 0,929 €. En 2022 prevé abonar también 0,60 € pero recomprará unos 50 millones de acciones, lo que según la compañía equivale a una remuneración adicional en tanto que dicha operación incrementará el beneficio por acción. En los ejercicios 2023 a 2025 prevé recomprar otros 50 millones de títulos anuales. Para 2025 espera abonar 0,75 € pero la remuneración total ascenderá a más de 1 € teniendo en cuenta dicha recompra.

Hay que tener en cuenta que estas predicciones están condicionadas a un precio del barril de petróleo no inferior a los 40 dólares, lo cual no está garantizado.

Retribución al accionista prevista por Repsol de 2021 a 2025
Fuente: Repsol

El valor contable, calculado a partir del patrimonio neto atribuido al 30 de septiembre de 2020, es de 14,27 €, similar al de 2006, como puede verse en la tabla siguiente.

A un precio de 8,46 €, la compañía cotiza a 0,59 veces su valor contable, de modo que esta magnitud se encuentra cerca de sus mínimos históricos.

Valor contable de Repsol de 2006 a septiembre de 2020

En 2020 (hasta el 26 de noviembre), las acciones de Repsol tienen una rentabilidad negativa del 35,7%. Por el momento es el peor resultado desde la crisis financiera de 2008.

Rentabilidad de las acciones de Repsol de 2006 al 26 de noviembre de 2020

 

Los dividendos futuros de Repsol hasta 2020

En su reciente actualización de su Plan Estratégico, Repsol afirma que prevé incrementar la remuneración al accionista un 8% anual hasta 2020 a través de su programa de dividendo flexible, que da la opción de recibir el dividendo en nuevas acciones o en efectivo. La compañía se compromete a recomprar en bolsa todas las acciones que sean necesarias para compensar los aumentos de capital que suponen los pagos de dividendos en acciones y evitar así la dilución del beneficio por acción.

La petrolera señala que el dividendo está completamente cubierto si el precio del petróleo se mantiene por encima de los 50 dólares por barril (actualmente está a unos 68 dólares). Se entiende que si el precio de la materia prima cayera por debajo de ese nivel, la política de dividendos debería ser revisada.

Con cargo a 2017 repartió 0,873 € (no 0,80 € tal como se indica en el gráfico siguiente elaborado por Repsol), pues en diciembre de 2017 pagó 0,388 € a cuenta y en junio de 2018 el complementario de 0,485 €.  A cargo a 2016 pagó 0,761 €. Ver Dividendos del IBEX 35 a cargo de 2017.

Con cargo a 2018 la petrolera prevé repartir aproximadamente 0,90 €, previsiblemente un dividendo a cuenta de unos 0,40-0,42 € en diciembre de 2018 y un complementario de 0,48-0,50 € en junio de 2019. Con cargo a 2019 y 2020 prevé sendas remuneraciones de 0,95 € y 1 €. Así, en diciembre de 2020 y en junio de 2021 los accionistas percibirían en torno a 0,50 € por título.

Como puede verse en el siguiente gráfico, que se encuentra en la página web corporativa de la empresa, el dividendo a cargo de 2017 fue de 0,873 €. Por tanto, el incremento previsto entre 2017 y 2020 es del 4,6% anual, una cifra sensiblemente inferior a la calculada por Repsol (7,7% anual, ya que toma como base un dividendo de 0,80 € en 2017).

El cuadro siguiente recoge los dividendos pagados durante cada ejercicio (que no coinciden con los dividendos a cargo del ejercicio debido a los calendarios de pago). En 2014, además de unos dividendos ordinarios de 0,956 €, la compañía abonó un dividendo extraordinario de 1 € con parte de los ingresos obtenidos con la indemnización de la expropiación de su filial YPF por el gobierno argentino.

El rendimiento por dividendo se ha calculado como el cociente entre el dividendo pagado durante el año y el precio de cierre del año anterior. Este ratio se ha mantenido por encima del 5% en la mayoría de años. En 2018 los pagos realizados ascenderán a unos 0,885 € (el dividendo complementario de 2017 de 0,485 € pagado en junio de 2018 y un dividendo a cuenta estimado de 0,40 € a pagar en diciembre). Como el precio de cierre de 2017 fue de 14,74 €, el rendimiento por dividendo sería de exactamente el 6%.