Ventajas de autogestionar su propio capital

Los departamentos de gestión de carteras de los bancos y de las entidades de inversión que trabajan con mandatos de gestión clasifican a los clientes en función de diversos perfiles de riesgo. Por ejemplo, el Banco Santander tiene los siguientes perfiles: conservador, moderado, equilibrado, dinámico y agresivo. Se denomina inversor conservador al que no quiere saber nada de la bolsa y agresivo a quien invierte prácticamente todo su capital en acciones. A continuación se reproduce el esquema de perfiles de riesgo del Banco Santander.

Es una clasificación bastante arbitraria. En la práctica, un inversor calificado de “agresivo“ puede diversificar más que uno que se considera a sí mismo “conservador“ y el primero puede comprar activos de mejor calidad que el segundo. Por otro lado, la clasificación no se basa en un conocimiento específico de la relación rentabilidad-riesgo de cada activo o combinación de activos.

A las entidades financieras, categorizar así a los clientes de este modo les va bien para justificar sus resultados. A los conservadores les pueden decir que no han ganado nada porque en su día dijeron que solo querían activos seguros. A los agresivos les pueden decir que han perdido porque en su día dijeron estar dispuestos a asumir riesgos. Pero la entidad financiera gana siempre porque cobra sus comisiones sean cuales sean los resultados.

Si dejas que te asignen un perfil, estás aceptando de antemano que tú serás el responsable de tus resultados si estos no son los que esperabas.

Como explico en la nueva Monografía Invesgrama (En busca del ahorro seguro y rentable), la intermediación online y la creciente oferta de fondos de inversión de bajo coste (ya sean tradicionales o cotizados) permiten al inversor algo que no era posible hace unos años: autogestionar su capital de modo muy eficiente porque muchos de ellos replican fielmente un índice o un activo y porque han supuesto una significativa reducción de comisiones. Tengamos en cuenta que los fondos de inversión de gestión activa pueden tener comisiones de casi el 2,5% anual y los mandatos de gestión incluso más. Todo lo que podamos ahorrar en comisiones es rentabilidad a nuestro favor.

Si además compramos fondos que siguen la normativa armonizada europea UCITS no pagaremos impuestos sobre plusvalías mientras reinvertamos las ganancias en otro fondo UCITS.

Lo que he querido mostrar en dicha obra es el riesgo que habría asumido un inversor en los últimos cuarenta años (1978-2017) si hubiera diversificado su capital en diferentes clases de activos, con diversas opciones de riesgo. Creo que tomar decisiones de inversión basadas en información real es más eficaz que dejar que una entidad financiera decida por nosotros en base a un cuestionario.

“En busca del ahorro seguro y rentable“: tercera Monografía Invesgrama

El inversor conservador tiende a apostarlo todo a un único producto que aparentemente es seguro. Si efectivamente el producto es seguro, la ganancia es insignificante. Si solo lo parece, la pérdida puede ser elevada. Evitar completamente el riesgo es una apuesta muy arriesgada con una expectativa de ganancia muy escasa.

La tercera Monografía Invesgrama busca hallar el mejor equilibrio posible entre seguridad y rentabilidad. Demuestra que diversificar en diferentes clases de activos permite obtener una relación rentabilidad-riesgo mucho mejor que la de cada activo por separado. Aporta datos sobre lo que habría ganado un inversor residente en España a lo largo de un período de cuarenta años (1978-2017) si hubiera invertido en activos monetarios, dólares, francos suizos, renta fija a largo plazo, oro, bolsa española, bolsa estadounidense y bolsa alemana, así como en diversas combinaciones formadas por estos activos.

Determinadas combinaciones permiten conseguir una rentabilidad similar a la de la bolsa con eventuales pérdidas mucho más ocasionales y moderadas. Una de estas combinaciones habría dado ganancias el 90% de los cuarenta años del período considerado, y en los cuatro años negativos las pérdidas nunca habrían superado el 8% ni se habrían producido en años consecutivos.

Si bien un capital diversificado no puede dar una seguridad total a corto plazo, en casi todos los períodos de cinco años, y todos los períodos de siete o más años, las combinaciones que incluyen activos de riesgo son tan seguras como los activos sin riesgo pero suelen ser más rentables. Se trata de sacrificar algo de seguridad a corto plazo a cambio de una ganancia mucho mayor en términos de rentabilidad.

Suele creerse que el mayor peligro está en las fluctuaciones de los mercados cuando en realidad se encuentra en el riesgo del emisor. Por este motivo, debemos evitar los productos que se benefician de su mayor defecto: su opacidad. Tenemos que centrarnos, en cambio, en activos transparentes, que cumplen determinadas normativas y que cotizan en un mercado oficial.

En busca del ahorro seguro y rentable es una guía práctica para el inversor conservador. Contiene información detallada sobre cómo elegir los mejores productos financieros para invertir en renta fija pública, renta fija corporativa, renta variable de España, Estados Unidos y Alemania, y oro. Estos productos permitirán al ahorrador planificar su ahorro a largo plazo con un bajo coste en términos de comisiones, lo que le dará una rentabilidad extra de en torno al 2% anual respecto a lo que le costaría tener su capital en fondos de gestión activa o bajo un mandato de gestión. También le permitirán un ahorro considerable en impuestos gracias a la normativa armonizada europea UCITS.

La nueva monografía contnúa la colección iniciada por Todo sobre los dividendos: Conceptos, ventajas, estrategias, resultados, a la que siguió Mercados bajistas: cómo detectarlos, cuándo vender y cuándo comprar. Está disponible en tapa blanda a través de la plataforma Createspace Independent Publishing de Amazon.

En octubre aparecerá la cuarta Monografía Invesgrama, con el título de Planes de ahorro anuales, destinada a aquellos ahorradores que estén interesados en planificar su ahorro a lo largo del tiempo y en ver los resultados que pueden obtener.

Para consultas sobre estas obras podéis contactarme en la dirección invesgrama@invesgrama.com

A continuación reproduzco el índice y el primer capítulo: