Por qué vale la pena invertir en bolsa española

Es fácil encontrar argumentos en contra de invertir en bolsa española. Bastaría decir que ha sido menos rentable que las principales bolsas europeas (francesa y alemana) y que suele sufrir más en las crisis. Pero esto mismo podríamos decir de las europeas en relación a la estadounidense. En 2020, por ejemplo, la bolsa española perdió un 12,7% mientras que la francesa se dejó un 4,96% y la alemana ganó un 2,55%. Pero el S&P 500 de la bolsa americana se revalorizó un 18,4% (en todos los casos con dividendos incluídos). Sin embargo, hay que recordar que el dólar se depreció en 2020, de modo que la ganancia en euros de la bolsa americana quedó reducida al 7,8%. En este sentido, conviene señalar que invertir en bolsa española o de la zona euro no conlleva riesgo de divisa para nosotros.

Otro argumento es que la mala evolución de algunos de los valores más emblemáticos, como Telefónica, Santander y BBVA, no transmite un mensaje de confianza en el mercado. No obstante, la suerte de un valor no está ligada a la de los demás. Incluso en los peores ciclos bajistas hay acciones que van a contracorriente, de modo que no hay que juzgar el todo por su parte más visible. Por otro lado, no es una circunstancia única del mercado español. El Deutsche Bank, por ejemplo, valía 152 € en julio de 2017 y ahora solo 12,5 €, una caída del 92%. Esto es mucho más de lo que ha caído el Santander (12,7 € en noviembre de 2017 a 3,1 € en la actualidad).

Las 19 empresas no financieras del mercado español que subieron más de un 20% en 2020

Un aspecto que ha aumentado la desconfianza hacia la bolsa nacional en los últimos años ha sido la debacle de valores importantes como Bankia (antes de la reestructuración), Popular, DIA o Abengoa. Son casos que hemos conocido de cerca pero que también se dan en el resto de mercados. Por poner un ejemplo, la empresa tecnológica alemana Wirecard pasó de valer 197 € en marzo de 2018 a solo 0,38 € en la actualidad debido a un fraude contable.

También ha afectado a la confianza de los inversores el hecho de que acciones con buenos fundamentales no han subido como se esperaba o incluso hayan bajado. Esto ocurre del mismo modo en todos los mercados. Por ejemplo, Basf vale hoy lo mismo que en 2011 y BMW o Henkel lo mismo que en 2014.

Otra de las razones aducidas para evitar la bolsa española es que está “muy bancarizada“ o que “tiene elevada dependencia del sector turístico“. Pero uno no está obligado a comprar determinados valores, a menos que sea un fondo de inversión indexado.

Puede que tampoco ayude que se mencione el IBEX 35 como el “índice más representativo“ de la bolsa española. En un sentido es cierto, pero al haber sido este índice tan poco rentable en la última década, estos mensajes pueden transmitir la errónea percepción de que no es posible obtener una buena rentabilidad con una cartera en acciones nacionales. Por ejemplo, en 2020 el IBEX 35 tuvo una minusvalía del 15,5% pero 19 empresas no financieras del mercado (sobre un total de unas 102) subieron más de un 20%, entre ellas seis del propio IBEX 35, como recoge la tabla.

Si casi una de cada cinco empresas subió más de un 20% en 2020, una cartera de diez valores elegida al azar al final de 2019 habría podido tener dos valores con plusvalías de entre el 20% y más del 100%. Pero con una selección de acciones adecuada habría podido tener cuatro o más de estos valores. La Alpha 10, por ejemplo, tuvo seis.

Por tanto, invertir en bolsa no tiene por qué significar conformarse con ganar lo que suben los índices “representativos“ sino identificar las mejores oportunidades y añadirlas a nuestra cartera, y en el mercado español nunca han faltado las buenas oportunidades.

Invesgrama Predictor

Invesgrama Predictor es una herramienta capaz de predecir la evolución futura de carteras y valores de la bolsa española en términos relativos frente al mercado.

Cuánto han subido las bolsas europeas desde el año 2000 (y por qué te tiene que dar igual)

Tras la década inflacionista de 1970, las bolsas europeas tuvieron un largo ciclo alcista a lo largo de veinte años, de 1980 a 1999. En ese período tuvieron lugar las recesiones de 1982 y 1990-1991, así como los cracs bursátiles de 1987 y 1998, pero la tendencia de fondo fue ascendente y las revalorizaciones fueron muy elevadas.

En cambio, desde principios del año 2000 las bolsas europeas han alternado fases muy bajistas con otras muy alcistas, si bien las primeras han borrado buena parte de las ganancias de las segundas de tal modo que las rentabilidades han sido muy mediocres.

En el cuadro siguiente podemos ver el valor del IBEX 35, el Eurostoxx 50 (índice de referencia de la zona euro), el CAC 40 francés y el FTSE 100 británico. Se observa que salvo en el caso del FTSE 100, los índices acabaron el año 2020 por debajo del nivel que tenían al final de 2000.

“Los indices de la bolsa solo indican la revalorización media de las compañías que más ponderan, que suelen ser las más populares y preferidas de los inversores.“

Cuando se tienen en cuenta los dividendos, los resultados son notablemente diferentes. Por ejemplo, entre 2000 y 2020 el IBEX 35 bajó un 10,5% pero se revalorizó un 102,5% gracias a los dividendos. En términos anualizados la plusvalía fue del -0,55% y la rentabilidad, del 3,59%. Esto significa que el rendimiento por dividendo fue de aproximadamente el 4,14% anual de media en ese período.

El Eurostoxx 50, que recoge la evolución de las 50 compañías más capitalizadas de la zona euro, se revalorizó un 50,7% de 2000 a 2020 (la mitad que la bolsa española) y el índice alemán DAX 30, que incluye dividendos, lo hizo un 113%, algo mejor que el IBEX 35.

Valor al final de 2000, 2010 y 2020 del IBEX 35, Eurostoxx 50, CAC 40 y DAX 30, en todos los casos con dividendos.

El cuadro siguiente resume la rentabilidad anual sin y con dividendos de los principales índices europeos en el período de diez años de 2010 a 2020 y en el período de veinte años de 2000 a 2020. Para el DAX 30 no se indica la plusvalía porque este índice ya incluye dividendos. Para el FTSE 100, en cambio, no se indica la rentabilidad con dividendos porque la versión con dividendos del índice británico solo se calcula desde agosto de 2011.

Se observa que en el período 2000-2020, la bolsa española fue casi tan rentable como la alemana, lo que suele sorprender a la mayoría de inversores. Esto es porque en la primera década del período (2000-2010), la bolsa española lo hizo bastante mejor que la alemana. Pero en la segunda década ha ocurrido lo contrario: el IBEX 35 ha ganado un 2,69% anual, frente al 7,10% anual del DAX 30.

Rentabilidad sin y con dividendos de las bolsas europeas, de 2010 a 2020 y de 2000 a 2020

Estas rentabilidades están sensiblemente por debajo de lo que esperan la mayoría de inversores en bolsa. Pero, en realidad, solo indican la revalorización media de las compañías que más ponderan en los índices, que suelen ser las más populares y preferidas de los inversores. A lo largo de los últimos veinte años, muchas acciones han tenido rentabilidades espectaculares pero han pasado más desapercibidas al situarse en la cola de los grandes selectivos o en índices de pequeñas y medianas empresas. Incluso las empresas medianas del IBEX 35 se han revalorizado mucho más que las diez primeras por capitalización (Ver Las empresas medianas del IBEX 35 han batido al índice en un 8% anual desde 2010).

En la cartera Alpha 10, que ha ganado un 19,21% anual entre marzo de 2011 y marzo de 2021, solo ha habido 13 valores de entre los diez más capitalizados del IBEX 35, de los cien que han compuesto esta cartera en ese período de diez años. Es decir, solo hay que comprar los principales valores de la bolsa si realmente son una inversión excelente. No hay que otorgarles un “plus“ por su posición de dominio o por pensar que son más seguros o más fiables, porque la mayoría de las veces solo estaremos llenando la cartera de valores con escaso recorrido.

Invesgrama Predictor

Invesgrama Predictor es una herramienta capaz de predecir la evolución futura de carteras y valores de la bolsa española en términos relativos frente al mercado.