Los dividendos, la tabla de salvación del inversor en bolsa entre 1996 y 2016

En un artículo reciente he demostrado que el beneficio relevante (o sea, el beneficio por acción en términos reales) de las sociedades del IBEX 35 creció menos que el PIB real español entre 1996 y 2016. Dicho aumento fue del 28,1%, frente al 50,6% que creció la economía española, en ambos casos una vez deducida la inflación.

En cuanto a los dividendos, la historia ha sido algo diferente.

Según Merrill Lynch (banco de inversión estadounidense que adquirió FG Valores en 1996), el dividendo por acción del IBEX 35 fue de 156 puntos en ese mismo año. En 2016, esta magnitud fue de 440 puntos según se desprende de los datos de la Sociedad de Bolsas. El incremento nominal fue muy superior al del beneficio por acción: 182% vs. 99%. Esto se debe a que las cotizadas han aumentado de forma sensible el porcentaje de beneficios que pagan como dividendos (payout). En particular, en 2016 Abertis, Acerinox, Mediaset y Telefónica tuvieron payouts cercanos o superiores al 100%. Por otro lado, Endesa y Gas Natural anticiparon uno de sus dividendos.

Deducida la inflación, el incremento de los dividendos fue del 81,4% en total entre 1996 y 2016.

El conjunto de los valores del Indice General de la Bolsa de Madrid (IGBM), que además de las sociedades del IBEX 35 incluye aproximadamente otros 80 valores, incrementó sus retribuciones al accionista a un ritmo mayor que los 35 del IBEX: un 4,7% anual frente al 3% anual. En parte por este motivo, el IGBM se revalorizó más que el selectivo.

Además, el rendimiento por dividendo del IGBM fue superior al del IBEX 35. Como se ve en la tabla, la rentabilidad con dividendos incluidos del IBEX 35 fue del 6,99% anual. Dado que la plusvalía nominal fue del 3,02%, la contribución de los dividendos a la rentabilidad fue del 3,97% anual. En cuanto al IGBM, su rentabilidad con dividendos fue del 8,46% anual y la contribución de los dividendos fue del 4,63% anual.

Cuando pasamos las magnitudes nominales a reales, la contribución de los dividendos a la rentabilidad total resulta más significativa aún. El IBEX 35 solo se revalorizó un 0,78% anual en términos reales mientras que la rentabilidad total real fue del 4,66%. Esto significa que de este porcentaje, un 3,88% fue gracias a los dividendos y solo un 0,78% a la plusvalía.

Se puede constatar que la inflación afecta mucho más a las plusvalías que a los dividendos, y es porque el crecimiento de los precios erosiona el valor del capital, o sea resta valor al crecimiento de los precios de los activos. En cambio, con los dividendos tiende a ocurrir justo al contrario: se actualizan en base a la inflación. En definitiva, el capital decrece con la inflación mientras que los dividendos crecen con ella.

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s