La calidad cara sigue haciéndolo mejor que la calidad barata

Hace unos trimestres creé una nueva cartera denominada IBEX Calidad, formada por aquellas empresas del IBEX cuya rentabilidad recurrente sobre el capital empleado supera en más de un 5% al coste de su deuda financiera, así como dos variantes de la misma, las carteras “Calidad más barata“, formada por los valores de la mencionada cartera con un PER recurrente más bajo, y la “Calidad más cara“, formada por los valores con el PER recurrente más alto.

La rentabilidad (con dividendos incluidos) de las carteras desde el tercer trimestre de 2015 hasta el 4 de agosto de 2016 se indica en la tabla siguiente. La referencia principal es el IBEX Empresas ya que las carteras solo contienen empresas no financieras.

No me ha sorprendido que la IBEX Calidad haya superado en varios puntos porcentuales a las referencias del mercado. Lo que sí me ha sorprendido, y supongo que también a muchos de vosotros, es que la “Calidad más barata“ lo ha hecho igual que el IBEX Empresas y mucho peor que la “Calidad más cara“ en el período indicado.

Calidad más cara 4-8-16

Por el momento se trata de un experimento y tendrán que pasar muchos trimestres aún para sacar conclusiones. Pero los valores más baratos tendrán que hacerlo mucho mejor que los más caros para recuperar el terreno perdido.

 

La calidad, cuanto más cara mejor

A las nueve carteras de Invertir Low Cost les ha salido un serio competidor. Se trata de la “Cartera Calidad“, formada por aquellas empresas del IBEX cuya rentabilidad recurrente sobre el capital empleado supera en más de un 5% al coste de su deuda financiera. Este trimestre, dicha selección ganó un 2,81%, porcentaje solo superado por la Doble Consenso.

Cartera Calidad 2016-II

El trimestre pasado la Cartera Calidad lo hizo un 5% peor que el IBEX Empresas debido a la fuerte recuperación de algunos de los valores que más cayeron en 2015. Sin embargo, se observó un hecho curioso: los valores más caros (en cuanto a su PER recurrente) de dicha cartera lo hicieron mucho mejor que los valores más baratos. Mientras los primeros perdieron un 3,3%, los segundos se dejaron un 11,33%.

En el segundo trimestre se ha vuelto a producir el mismo resultado, pues los valores más caros de la cartera tuvieron una rentabilidad media del 4,34% mientras que los más baratos (en términos relativos) solo ganaron un 1,28%.

En el tercer y cuarto trimestre de 2015 ocurrió lo mismo: 2,17% vs. -0,56% en el tercer trimestre y 6,25% vs. 0,32% en el cuarto.

De momento parece, pues, que la calidad, cuanto más cara mejor. Algo, obviamente, que habrá que contrastar en los próximos trimestres.

Calidad menos y mas cara 2016-II