Los resultados de Indra en el primer trimestre de 2020

En el primer trimestre de 2020, Indra consiguió mantener sus ingresos operativos al mismo nivel que en el primer trimestre de 2019, en torno a los 735 millones €. De hecho, los ingresos totales aumentaron ligeramente (755,2 millones € vs. 753,2 millones €). Sin embargo, los gastos de explotación aumentaron un 3,1%, lo que llevó a una disminución del beneficio operativo del 50%.

Para entender este efecto tan desproporcionado del aumento de los gastos sobre el beneficio hay que tener en cuenta que Indra opera con un margen operativo muy bajo: sus gastos de explotación fueron de 704,5 millones € en el trimestre, para unos ingresos operativos de 735,1 millones €. Por tanto, cualquier pequeño incremento de los gastos en relación a los ingresos tiene un impacto muy significativo.

Al mercado no le han gustado los resultados y la acción ha caído de los 7,71 € previos a la presentación de los mismos a 7 € en tres sesiones.

En términos acumulados (marzo de 2019 a marzo de 2020), el beneficio neto de la compañía asciende a 109,3 millones €, lo que supone un beneficio por acción de 0,565 €. Al precio actual, el ratio PER (relación precio-beneficio) es de 12,4 veces.

El cuadro siguiente indica la evolución del beneficio por acción interanual de los títulos de Indra desde el 31 de marzo de 2017 hasta el 31 de marzo de 2020. Se ha considerado el número de acciones con efectos potencialmente dilutivos derivado de la existencia de bonos convertibles.

Si bien la cartera de pedidos alcanzó un máximo histórico de 4.800 millones €, se espera que el beneficio retroceda en los próximos trimestres, como prevé la propia compañía, debido a retrasos en los proyectos como consecuencia de la pandemia.

Aunque Indra es un grupo industrial, el 24% de su actividad se centra en servicios financieros. En febrero de este año, creó la filial de medios de pago Minsait Payments, que agrupa todos los productos, soluciones y servicios de medios de pago de la compañía,

La compañía opera también en el sector de Defensa y Seguridad, que ocupa el 14% de su actividad. La compañía se define como un socio de referencia mundial en la fabricación de aviones, buques, submarinos y vehículos blindados. Participa en el programa de desarrollo del avión de combate europeo Eurofighter gracias a una adjudicación del Ministerio de Defensa.

El 18,7% del capital de Indra está en manos del Estado español a través de la SEPI (Sociedad Estatal de Participaciones Industriales) desde que adquiriera una participación del 20,14% a Bankia en agosto de 2013 a un precio de 10,194 €, por un coste total de 337 millones €.

El patrimonio neto atribuido era de 749,1 millones € en marzo de 2020, por lo que el valor contable de la acción asciende a 3,86 €. En marzo de 2019, el patrimonio neto atribuido era de de 777,3 millones € y el valor contable, de 3,84 €.

La deuda financiera neta según la compañía ha aumentado de los 551,8 millones € a 633,4 millones € entre marzo de 2019 y marzo de 2020.

Leer el Informe de resultados de Indra