Caos en la Bolsa

PORTADA Edición 2015-1

Caos en la Bolsa: Relato de un inversor superviviente aplica los principios de inversión explicados en Un náufrago en la bolsa al peor ciclo bajista en décadas, el de 2007-2009. 

En Un náufrago en la Bolsa (Ediciones Urano, 2005), un joven llamado Caos que acababa de volver de una estancia de 16 años en una isla desierta, entró en la Bolsa de Barcelona movido por la curiosidad. Ahí conoció a un experimentado inversor, Baltasar Cano, que le introdujo en el arriesgado arte de navegar por los tumultuosos mares del mercado de valores.

Baltasar le enseñó que la bolsa avisa del inicio de un cambio de tendencia y que los ciclos bajistas suelen seguir unas pautas determinadas que nos permiten vender sin prisas, así como esperar pacientemente el momento propicio para volver a comprar.

En Caos en la Bolsa, ambos personajes asisten entre 2007 y 2009 al pavoroso derrumbe en cadena de buena parte de los bancos más poderosos del mundo y sienten bajo sus pies cómo tiemblan los cimientos de las economías occidentales.

El tsunami bursátil que se desata como consecuencia del terremoto financiero deja en un juego de niños el ciclón bajista al que se enfrentó Caos en su primera expedición por los mercados. ¿Serán útiles en este contexto tan extraordinario los principios de inversión que el náufrago aprendió de Baltasar Cano?

El libro está disponible en Amazon en formato ebook y también en versión impresa gracias a Create Space.

Un nuevo desafío: el prólogo de Caos en la Bolsa

 

Índice de contenido

 

Un nuevo desafío

Introducción – Sobrevivir en un mundo cíclico

Pánicos y desplomes

La bolsa avisa con tiempo

Los ciclos bajistas

Las etapas de un ciclo bajista

Etapa 1: el aviso

Etapa 2: calma chicha

Etapa 3: la tormenta

El período de gestación

La tentación

El canto de las sirenas

Capítulo 1 – Desplome a la vista

Un primer aviso

Un modelo económico paradójico

Burbuja terapéutica

Recuperación económica con temporizador de autodestrucción

Ilícito, pero práctico

Cómo aprendí a crear un activo financiero a partir de una vaca

Tres médicos para la economía

¿Ingeniería o milagro?

El gran invento

¿Otro aviso?

Reinicio el contador de avisos de desplome

Segundo aviso

Bomba de insolvencia programada

Tercer aviso

Una oferta irresistible

Reajuste de expectativas

La cartera perfecta

Perspectivas favorables

¿Desplome o cuarto aviso?

Desacoplamiento

Capítulo 2 – Viaje al Sur

Primer aviso de ciclo bajista

Viajo en buena compañía

Cotiza lo positivo

Primera oportunidad para abandonar el barco

Víctima propiciatoria

Cuando los acreedores deben más dinero que los deudores

Confianza a la baja

Sospechas

Lluvia de dólares

Predicción cumplida

Necesito más pruebas

Capítulo 3 – Calma chicha

Segunda oportunidad

Las drogas más caras del mercado

Mensajes creíbles

Ultimátum a la banca

Masa crítica de víctimas

Nueva dosis de mensajes creíbles

El Banco de Inglaterra se la juega

Tercera oportunidad

Un banco central en apuros

Negativismo

Segundo aviso de ciclo bajista

¿En crisis? ¿Quién está en crisis?

Los gigantes se tambalean

Se vende caja con problemas

Vuelvo a naufragar

Cuarta oportunidad

Socorristas rescatadas

Cien días después

Capítulo 4 – Tormenta

Ritual

Pérdida garantizada

Seguras de sus seguros

El senior que copia en los exámenes

Bajo mínimos

Plan de rescate global

¿Dinero a cambio de basura?

Por qué no dejar quebrar a los bancos

Confianza contagiosa

Capitán Buffett

Rechazo al plan de rescate

29 de septiembre

La solución irlandesa

Sin rumbo

Sin esperanza

¿Una broma?

La mayor alza de los últimos 75 años

El fantasma que transmite seguridad

Llamadas del banco

Señales de esperanza

¿Juega con fuego el Banco Central Europeo?

Otro golpe

Ídolo caído

La increíble alza de Volkswagen

En el barco de Botín

Octubre honra su fama

Capítulo 5 – A la deriva

Después de la tormenta

Bandazos

Se malvende banco

American Express en descubierto

Los que anticiparon la crisis predicen el desastre

Globalización de las excusas

El Santander, por los suelos

Terrible dilema

General Shock

El gobierno y los bancos juegan al tenis

Pregunta incómoda

Capítulo 6 – Los restos del naufragio

La apuesta del Banco de Inglaterra

La apuesta irlandesa

La cartera perfecta

¿La última oportunidad?

Nueva tormenta

Celebración

No eran churros, sino comida rápida

Retrospectiva

Capítulo 7 – Carta de navegación

Ruta a seguir

Peligros de los mares del sur

La bruma de las expectativas

Las cambiantes sirenas de la lógica

Los vientos contrarios de las opiniones ajenas

El faro cegador de la confianza

Anexo – Los avisos en la fase bajista de 2007-2009

 

 

 

 

Un comentario en “Caos en la Bolsa

  1. Pingback: ¿Es buena señal que los máximos directivos de Repsol compren acciones de su propia empresa? | Invertir low cost

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s